Logo
Twiter Facebook Meneame
Viernes, 30 de Setiembre del 2022
Friday, 26 March 2021

El ViAJE (más final aún) a Ninguna Parte. UN CARA. DOS CARAS. TRES CARAS…CUATRO CARAS…DEMASIADOS CARAS (duras)…

Rate this item
(3 votes)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

Debo reconocer que, en su momento, yo fui un animador entusiasta del movimiento 15M.

Además, tengo que decir que ese era, “sensu stricto”, mi movimiento, toda vez que yo vine al mundo un 15 de Mayo, de 1951. Me parecía que los por entonces llamados “indignados” ni siquiera estaban tan indignados como yo pensaba que debían estarlo. Y creía que su principal obligación era la de rebelarse, sin demasiadas contemplaciones ni remilgos, contra un sistema que les dejaba muy escasas alternativas de futuro. Eran mis últimos años como Director del Instituto “Diego Tortosa”, 2010 y 2011, cuando el indecente y descerebrado presidente del Gobierno de España, del PSOE, el de la ceja de infausto recuerdo, José Luis Rodríguez Zapatero, el despistado, burdo e incompetente Babieca de las montañas de Babia, en León, metió la mano directamente en mi bolsillo para arrebatarme un 5% de mi salario del miedo, se inventó los planes E para llenar de aceras innecesarias media España, dilapidó las reservas de oro de nuestro país y puso las bases con su inepcia para el encadenamiento de crisis permanentes y la ruina total de España como proyecto. Un adalid del “todo prohibido”, un “Torquemada” del siglo XXI, que por prohibir prohibió hasta fumar en el trabajo cuando hasta él, en todos los trabajos se fumaba. Un cara que sigue cobrando más de 100.000 euros al año del erario público sólo como embajador plenipotenciario de Nicolás Maduro sin pegar un palo al agua.

 

Por entonces en Murcia mandaba con omnímodo poder Ramón Luis Valcárcel Siso, del P.P., padrino y mentor político, por cierto, de nuestro Teodorico García Egea, Teodorico el Grande, secretario general del P.P. y entablillador y muñidor de crisis intestinas en su partido, al que le bastaría (y me refiero a Valcárcel Siso, ojo al segundo apellido) una sonora tilde en la vocal de ese su segundo apellido para hacerle realmente justicia a su trayectoria de macarra chuleta y endomingado, un profesor que no fue capaz siquiera de llegar a interino sacando alguna oposición, y se quedó toda la vida en profesor de Historia del Arte en un colegio privado religioso de Murcia, de los capuchinos, el colegio Ruiz Mendoza, ya desaparecido, por cierto, y en el que seguro que entró por enchufe de papá; un charlatán populista avant la letre (después han venido otros que han dejado su charlatanería en mantillas), con el descaro y la sinvergonzonería de un puñetero chulo que iba siempre de sobrado, engolado petimetre exageradamente pagado de sí mismo. Otro cara que ha vivido del cuento en la política europea, cobrando sueldos astronómicos dedicado al “dolce fare niente”. Como digo, otro cara (dura).

 

Como cara (dura) es también don Pablo Iglesias Turrión, que vive en un casoplón provocador, insultante e indecoroso de Galapagar, individuo cuya incongruencia y descaro bien justificaría una revuelta de indignados, pero ahora contra él (que los hay, y muchos…), charlatán émulo del oriolano Ramonet y del ciezano Ángel el de las Mantas, personajes ambos mucho más valiosos, sencillos y nobles que el desconsiderado machista de la sierra madrileña que bien podría perderse, asilvestrado, por alguno de los vericuetos montaraces de Guadarrama. Se perdería sólo él, pero nadie perdería nada. Nadie lo echaría en falta. Yo retaría a este señor (por no faltar), antes de la coleta y ahora del moño, a batirse en incruento duelo con Ángel, “el de las mantas”, en el reto de vender una pila de metro y medio de mantas paduana y de mantas de Palencia, en la Plaza de España de Cieza, a la una del mediodía de cualquier día de Agosto, con 40 grados a la sombra y el suelo ardiendo como para freír en él un huevo. Pues bien, Ángel las vendía todas. Pienso que Pablo Iglesias no se comería una rosca…

 

Y el último cara (dura), último pero no por ello precisamente menor: Perico el esculeador, el hierático gigante de cartón piedra que preside el multitudinario Gobierno de España, el impasible ninot de la feria de las vanidades, que no ha dado ni una en la gestión de la catástrofe económico-sanitaria que seguimos padeciendo y que al cabo de unos pocos meses más, si Europa no lo remedia, habrá generado una crisis económico-social de tal alcance, gravedad y hondura que no saldremos de ella en generaciones. En esta tremenda coyuntura hostil y endemoniada me vienen dos palabras al magín: expiación e inmolación. Se impone que la sociedad, queramos o no, pague por sus errores. El sacrificio es insoslayable. Y sería bueno también que alguien generoso, inteligente y bueno, estuviera dispuesto a entregarse por nosotros, y a inmolarse incluso en el altar de la entrega y del sacrificio. O sea nos hace falta que trabajen más y mejor, como si les fuera la vida en ello, que puede ser verdad literal. Nos hace falta una víctima propiciatoria llena de amor. Un padre, o una madre, que nos saque del atolladero sin pedir nada a cambio. Son palabras antiguas, lo sé, y que algunos malinterpretarán. También lo sé, pero estamos ante un problema serio. Hace falta que unos cuantos (políticamente) se mueran. Ya está bien de raperos haciendo rimas “perroneras” y de “republiquetas” de opereta. Estamos ante una pavorosa y terrible Edad de Hierro. Cuanto antes lo asumamos, mejor. Basta ya de jugar con fuego.

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

© Cieza en la Red · Diseño: Airearte