Logo
Twiter Facebook Meneame
Miércoles, 24 de Mayo del 2017
Viernes, 21 Octubre 2016

El Viaje (final) a Ninguna Parte. Crisis de la "Españolidad"

Valora este artículo
(2 votos)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

Corría el año 1904 y la tertulia que había abierto el gallego Ramón María del Valle-Inclán en el Nuevo Café de Levante, de Madrid, hervía por las noches con la flor y nata de los intelectuales de la Generación del 98 y los artistas más significados del momento.


En la tarde-noche del 13 de mayo de 1904 el que sorprendió a todos los presentes fue Pío Baroja, aquel vasco-español de cotidiana mesa camilla y corazón anarquista, es decir que tenía su patria en el mundo entero y su visualización de la patria en las reminiscencias, sensaciones y recuerdos de su infancia. Cuando se estaba hablando de los españoles y de las distintas clases de españoles, el novelista vasco dijo: 

“La verdad es que en España hay siete clases de españoles… sí, como los siete pecados capitales. A saber:

1) los que no saben; 
2) los que no quieren saber; 
3) los que odian el saber; 
4) los que sufren por no saber; 
5) los que aparentan que saben; 
6) los que triunfan sin saber, y 
7) los que viven gracias a que los demás no saben. Estos últimos se llaman a sí mismos “políticos” y a veces hasta “intelectuales”. Era verdad en 1904 y verdad sigue siendo en 2.016, y en esa verdad más que centenaria se fundamenta buena parte de la desgracia de la nación española.

 

El gran fallo del régimen constitucional ha sido el abandono de una pedagogía de la españolidad, y, a este respecto, casi tan grave como la deslealtad de los nacionalismos excluyentes resulta la responsabilidad pasiva del Estado, su incuria acomplejada, su apatía para la creación de un sentimiento colectivo acorde con el orgullo de una sociedad democrática y soberana. Ante el gran fracaso de la construcción de una identidad nacional española diferente del más rancio folklorismo, hay que entonar el mea culpa de haber dado alas a las tendencias centrífugas de los sediciosos, permitiéndoles elaborar a su conveniencia un relato sesgado, falaz, torticero, tendencioso, sobre España y la españolidad.

 

El régimen franquista, a partir de grandilocuentes falacias que no entendía ni dios, como aquello de que España era (sic) una “unidad de destino en lo universal” o aquello otro del España, una, grande y libre, cimentó una gigantesca patraña, mantenida con mano de hierro e incluso a sangre y fuego, hasta con fusilamientos de por medio cuando se consideró necesario, sobre las supuestas esencias de la “españolidad”…”Gibraltar español”…”Spain is different”, el “macho man” español o la suicida cabra legionaria del “viva la muerte”, basándose fundamentalmente en el patrioterismo barato, irracional e inculto del “semoh loh mejoreh” y en dos rechazos principales que ya los dejó meridianamente claros quien fuera alcalde de Madrid y después presidente del gobierno tras la muerte de Franco, Carlos Arias Navarro: “ni separatismo ni comunismo”. Todo lo demás valía. Pretendían además dejarlo todo “atado y bien atado”. Si alguno de aquellos momios levantara hoy la cabeza y contemplara una mínima parte del caótico desbarajuste actual, sin duda que se moría del susto y pediría que lo enterraran boca abajo mirando hacia ninguna parte. Aquello era el tinglado de la antigua farsa, una falacia, una patraña, pero lo de ahora es un vacío insondable porque los unos, los de la derecha, los peperos, están avergonzados por su propio pasado y por sus muchos pecados; los otros, los de la izquierda psoera o psoeísta, que han podido serlo todo y están a punto de no ser nada, acomplejados también y con la cabeza hecha un lío descomunal, aunque el estómago en su sitio; y la otra mala pata de la izquierda, la “podemita”, hecha también un lío y mareada con tanta marea, aunque con el estómago (que ya no chilla) en su sitio, también ha podido serlo todo, pero está en trance de ser algo menos que nada cada día. Excesiva y descontrolada entrega a los placeres de la vida.

 

Pero por encima de todo pesa sobre la izquierda la rémora de su relativismo disgregador, de su inexplicable abandono del patriotismo. El sedicente progresismo ha rechazado la idea de lo español como un concepto casposo, rancio, heredado de la dictadura, que ha hecho recaer el anatema de facha sobre cualquier reivindicación de la ciudadanía que no coincida con sus postulados de laboratorio departamental universitario. Al exaltar o comprender el separatismo y ridiculizar como retrógrados los símbolos del Estado, la banal propaganda izquierdista ha desterrado cualquier posibilidad de arraigo entre las nuevas generaciones de una cierta satisfacción de pertenencia a eso que siempre se ha llamado España y que ahora está en peligro de desaparición, Sólo el deporte en general, y el fútbol en particular, han catalizado alrededor de sus éxitos una mínima identificación pasional, una -bastante superficial- sentimentalidad integradora.

 

Según decían los clásicos griegos, la patria del sabio es el mundo entero, mientras que Rilke y Freud dejaron establecido para quien quiera creerlo o sentirlo (y yo soy de esos) que la infancia es la patria del hombre. La patria es el idioma en el que aprendiste la ternura en labios de tu madre, la lengua que sabes hablar y es también la huella que dejaron nuestros antepasados en nuestro ADN. España es una nación vieja, antigua y noble. En la problemática y difícil tesitura actual, España parece que no tiene quien la quiera…quien la defienda sin complejos…Pues bien, frente a la eterna tentación autodestructiva, la nueva sociedad española necesita rescatarse a sí misma recuperando sus dos patrias: la del sabio, el cosmos, que decían los griegos, y la del hombre, la de nuestra infancia, que en este caso es y se llama España.

 

Yo sí, yo soy del Real Madrid…Mi infancia son recuerdos de un patio ciezano y una inmunda cuadra por donde correteaban ratas de más que regular tamaño…Estuve allí y ahora estoy aquí. Sí, ahora estoy aquí.

PromoCLR

Deseo recibir noticias en mi correo electrónico:


AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.