Logo
Twiter Facebook Meneame
Domingo, 28 de Mayo del 2017
Sábado, 01 Octubre 2016

Profunda tristeza

Valora este artículo
(4 votos)

CLR/Tino Mulas.

Es lo que siento cuando veo lo que está ocurriendo en la dirección del Partido Socialista Obrero Español. Profunda tristeza.

El PSOE es un partido viejo. Tan viejo que no le queda mucho para cumplir ciento cincuenta años de historia. A lo largo de ésta ha sido un partido clandestino, ha pactado políticas sociales con dictadores militares, ha sido el núcleo político de la fallida II República, ha pasado de partido prácticamente desconocido a grupo político hegemónico en España, ha transitado por gobiernos nacionales, regionales y locales, ha pilotado una etapa trascendental de cambio político y social y ha sido castigado una y mil veces por los errores cometidos. Pero nunca se había llegado a una situación como la actual.

 

En esencia, dos sectores se enfrentan en la dirección del partido. Uno, el de los barones territoriales, capitaneados por la líder socialista andaluza y presidente de su comunidad Susana Díaz. Otro, el de la actual cúpula directiva, liderado por el hasta ahora secretario general del partido, Pedro Sánchez. El primero, representante del aparato de la formación, de sus cuadros dirigentes regionales, más atento, por lo que se ve, a las directrices emanadas del poder económico y mediático que a las necesidades de la sociedad y que ha olvidado en buena medida lo que significan las siglas S y O del nombre de su partido. El segundo, con un líder elegido por la militancia y más proclive, dentro de un orden, a escuchar la voz de los militantes y del pueblo.

 

El sector de Susana Díaz sabe que no cuenta con el apoyo de los militantes del PSOE. Por ello, mediante un auténtico golpe de estado palaciego, ha intentado por todos los medios apartar a Sánchez del poder y evitar a toda costa que los militantes, en un congreso extraordinario, puedan zanjar el asunto de una forma perjudicial para sus intereses. Todo ello tras haber limitado la libertad de acción del secretario general hasta tal punto de que le impedían pactar a derecha y a izquierda y no le dejaban salida política alguna. O sí: la de la dimisión.

 

En cuanto al sector de Pedro Sánchez, su línea política ha estado poco definida. Se ha notado un exceso de personalismo en ella, primando más los sentimientos que la razón dialéctica y la maniobrabilidad política. También ha pecado este sector de una falta de autocrítica notoria, tras haber cosechado elección tras elección los peores resultados de la historia democrática del PSOE, sin que hubiera una verdadera asunción de responsabilidades por parte de los dirigentes del partido.

 

Este maremágnum de sensibilidades enfrentadas, solapadas por una cortina de unidad de cara al exterior, ha llegado al punto de colisión tras las elecciones de junio. La victoria del Partido Popular y su posterior pacto con Ciudadanos han desencadenado una lucha interna cada día menos soterrada en el PSOE sobre la postura a tomar ante la falta de gobierno del país y el intento de Mariano Rajoy de formarlo. Destacadas figuras de la vieja guardia del partido, entre ellas el expresidente y gran elefante blanco de los socialistas Felipe González, abogan sin empacho por la abstención para permitir que vuelva a gobernar el Partido Popular. Al igual que lo hacen la mayor parte de los líderes territoriales encabezados por Susana Díaz. La dirección del partido, bajo el mando de Pedro Sánchez, se niega a ello, y pretende acumular fuerzas para desalojar del poder al PP mediante un pacto para el que harían falta tantas filigranas, cesiones y concesiones políticas que sería prácticamente imposible. El enfrentamiento finalmente ha salido a la luz, y se ha convertido poco menos que en una pelea callejera con actitudes tan infantiles como no dejar entrar en su despacho de la sede de Ferraz a un dirigente dimitido para que pueda recoger las fotos de su familia, o convocar ruedas de prensa en la puerta de la sede para censurar a los del interior.

 

¿Qué sucede en el PSOE? En mi opinión, que ha perdido el rumbo y la identidad. Del PSOE republicano y marxista de principios de la Transición se pasó a un partido socialdemócrata y que se sentía abiertamente cómodo en una monarquía parlamentaria. Después, y sobre todo tras alcanzar el poder, el PSOE se estableció en el centro izquierda, para acabar claramente como una formación de centro, sin adjetivos, durante los gobiernos de Rodríguez Zapatero. Y cuando la crisis y la actuación del Partido Popular han abierto el melón de la política nacional y han aparecido los nuevos partidos, en el PSOE ha faltado un líder que domine la estructura territorial de la formación y que tenga una idea clara de lo que debe ser y significar ésta. Es más, la izquierda la ha perdido el PSOE a manos de Podemos, y el centro tiembla ante el acoso de Ciudadanos y del propio PP. No es de extrañar, por tanto, que se produzcan desastres electorales sucesivos. Lo malo, para el PSOE, es que no se pone remedio a ello. Buena parte del partido se ha identificado demasiado con el sistema, hasta el punto de que prefieren apuntalarlo permitiendo (si no apoyando) un gobierno de centro derecha antes que explorar una reforma profunda de nuestro sistema político, demandada por la inmensa mayoría de la sociedad española.

 

Buena parte del partido, en especial sus cuadros dirigentes, ha olvidado que la S de sus siglas significa socialista. Esa parte que también ha olvidado que la O es la sigla de Obrero. ¿Y qué queda sin la S y la O? Pues Partido Español, de esos que tienden más a servirse de la gente que a servir a la gente. Vamos, de los que hay muchos.

 

Esta mañana, un anciano militante socialista, parado ante la sede de Ferraz, observaba el circo mediático que cubre la pelea barriobajera en que se ha convertido el enfrentamiento entre críticos y oficialistas. Y con una profunda tristeza, decía: “Se han olvidado de las chaquetas de pana. Se han olvidado de los militantes. Se han olvidado de la gente”.

 

A mí me pasa lo mismo, señor militante. Siento una profunda tristeza. También de mí se han olvidado.

PromoCLR

Deseo recibir noticias en mi correo electrónico:


AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.