Logo
Twiter Facebook Meneame
Lunes, 22 de Julio del 2019
Martes, 14 Abril 2015

La hora de los ciudadanos

Valora este artículo
(1 Voto)
Tino Mulas Tino Mulas CLR

CLR/Tino Mulas.

En la tarde noche del lunes 13 de abril se celebraba en el salón de actos del IES Diego Tortosa un acto cuya repercusión, por lo innovador de su concepto para Cieza y por la especialísima situación política que atraviesa el país, se hará notar en años posteriores.

Estamos en uno de los años electoralmente más densos que recuerda la historia democrática de nuestro país. Elecciones de suma importancia política en algunas comunidades autónomas (Andalucía y Cataluña), elecciones municipales y autonómicas en todo el país y, con toda probabilidad, elecciones generales en noviembre. Además, las circunstancias que ha atravesado el país en los últimos siete años hacen de estas citas electorales una auténtica prueba de fuego para los partidos tradicionales y para el propio sistema político español.

 

Es en este ambiente, en el que se ve inmersa también la sociedad ciezana, el Foro para el Pensamiento y el Diálogo ha tenido una magnífica idea: organizar una mesa redonda con todos los candidatos que se presentan a las elecciones municipales en la que debían responder a las preguntas realizadas por el moderador de la misma, Bartolomé Marcos. Un formato que recuerda mucho a los empleados en programas de televisión, y que tiene varias ventajas, como tratar por igual y dar exactamente el mismo tiempo de palabra a cada uno de los participantes. Además de promover el fair play, el juego limpio y la ausencia de malos modos. De hecho, muchos candidatos acabaron citando a otros de forma positiva, dando la razón a propuestas presentadas por los adversarios en un ejercicio de buenas formas muy poco habitual en la política de nuestro país.

 

La convocatoria fue un éxito absoluto, tanto de público como de desarrollo. Por una vez (y sin que sirva de precedente) no se escucharon los habituales “¡y tú más!”, ni las acusaciones cruzadas, ni se airearon trapos sucios en lugar de ofrecer propuestas. Porque sí, por una vez (y repito, sin que sirva de precedente) se escucharon propuestas, vagas muchas de ellas, muy concretas otras, pero los asistentes pudieron saber qué es lo que los candidatos y sus formaciones tenían previsto hacer respecto a cuestiones muy específicas.

 

Se notó también la irrupción de nuevas formaciones y de nuevos candidatos en el circo electoral tanto patrio como local. Seis de los ocho candidatos presentes son nuevos, algunos de ellos jóvenes y bisoños, otros con experiencia política contrastada. Al menos tres de los partidos y agrupaciones electorales se presentan por primera vez al Ayuntamiento de Cieza. Todo ello se nota. Además, la posibilidad de escuchar las propuestas de cada formación y contrastarlas de forma inmediata con las de las demás da la posibilidad al sufrido ciudadano de contrastar y constatar de forma inmediata las diferencias entre unos y otros. Y ahí está el quid de la cuestión. Quien esto escribe no recuerda, en su ya más bien dilatada existencia, una situación política, social y económica como la actual. Por decirlo de forma resumida, se ha roto el contrato social, y los ciudadanos, que antes confiábamos en nuestros representantes y que, de criticarlos, lo hacíamos para darnos un barniz de inconformismo y descreimiento que daba buena impresión, hemos pasado ahora a ejercer una desconfianza total hacia la clase política española. Que, no nos engañemos, ha hecho muchos méritos para merecérsela, ganándosela en más de un caso a pulso.

 

No es de extrañar por tanto que prácticamente todos los candidatos hicieran hincapié en la ausencia de “políticos profesionales” en sus filas, en la novedad de sus formaciones, o en que no han participado directamente en el gobierno en el pasado reciente. Todos, también, abogaban por la transparencia y competían por ver quién bajaría más el sueldo de gobernar a los miembros de la corporación municipal. Muchos anunciaban rebajas de impuestos; otros no las prometían hasta conocer el estado real de las cuentas municipales. Casi todos trataban de no definirse ante temas escabrosos, como el establecimiento de la zona azul de aparcamiento en el centro de Cieza. Al terminar el acto una encuesta daba a conocer los resultados que para el público había tenido el debate, que no eran otros que una victoria de los nuevos partidos que apartaban de los primeros puestos a los tradicionales.

 

Y es que hay que colocar el acto del lunes en el contexto de una ciudadanía no sólo desencantada, sino en muchas ocasiones abiertamente beligerante para con la política y los políticos. Una ciudadanía que ha visto como los servicios públicos, ejemplo a seguir en el resto del mundo como es el caso de la Sanidad, han sido cercenados en algunos casos y prácticamente desmantelados en otros. Una ciudadanía que ha sufrido un aumento brutal del paro y de la pobreza como hacía muchas décadas que no se conocía, al tiempo que las ayudas públicas a los necesitados se evaporaban. Unos ciudadanos a los que se ha acusado con todo descaro de vivir por encima de sus posibilidades y que han podido saber después que han sido esos acusadores, protagonistas de tramas corruptas de valor incalculable, quienes han vivido por encima de nuestras posibilidades. Una ciudadanía a la que se ha intentado prohibir protestar, a quien se ha mentido sin decoro alguno, a quien se ha ignorado, a quien se ha tratado de forma despreciable y en cuyo nombre, que no en su beneficio, se ha gobernado.

 

Es en ese contexto en el que se debe enmarcar el acto convocado por el Foro para el Pensamiento y el Diálogo. Hoy, en 2015, la España real no es la que imaginan, o ignoran, muchos políticos. La España de 2015 es la que mejor y mayor información ha tenido en la Historia del país. Hoy, en 2015, la sociedad española tiene algo de lo que había carecido hasta hace poco: una opinión pública potente, con información fiable y canales de comunicación instantáneos entre los ciudadanos. Una opinión pública que constituye el terror de algunos políticos, que ven peligrar sus privilegios cuando el pueblo, los ciudadanos poseedores de la soberanía nacional, les demandan responsabilidades por los desmanes cometidos. Llega la hora de los ciudadanos, de los hombres y las mujeres que son la auténtica savia vital de este país, y de quienes emana el poder político.

 

Es el momento de la verdad, del castigo y la recompensa. Y el primer paso se da aquí, en nuestro pueblo, en Cieza. El lunes, gracias a la magnífica iniciativa del Foro para el Pensamiento y el Diálogo, escuchamos las propuestas de quienes aspiran a representarnos y guiarnos. Ahora nosotros, los ciudadanos, tenemos la palabra. Hagamos que nos escuchen, hagamos que quienes nos han utilizado y se han burlado de nosotros aprendan las consecuencias de sus actos. Votad, ciudadanos. Es nuestro derecho. Es nuestro deber. Y es nuestra hora: la hora de los ciudadanos.

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.