Logo
Twiter Facebook Meneame
Martes, 21 de Noviembre del 2017
Sábado, 27 Agosto 2016

El Viaje (final) a Ninguna Parte. España: paisaje para la desolación

Valora este artículo
(2 votos)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

Comienzo esta semana mi habitualmente calenturienta andadura por estas líneas y párrafos que de ninguna parte vienen y que a ninguna parte conducen, con ajenas aportaciones que me han llamado especialmente la atención, leídas aquí, allá y acullá.

La primera es de mi admirado coetáneo, además de la misma edad que yo, el cartagenero Arturo Pérez Reverte, al que no conozco personalmente, pero a quien me habría gustado conocer. Por muchas razones, siento muy cerca de mí a Pérez Reverte, entre otras cosas porque lo envidio, porque ha logrado hacer y ser en la vida lo que me habría gustado ser y hacer a mí. Es una envidia sana, sin resabio, resquemor o malos deseos hacia la otra persona, porque yo también he hecho en la vida lo mismo que Pérez Reverte, y la diferencia entre él y yo sólo es de grado, matiz o nivel, y eso siempre es muy relativo y se suele medir al cabo en meros términos retributivos, desde luego en mi perjuicio, es decir que yo siempre he ganado mucho menos que él.

 

En general todo lo que yo he hecho, él lo ha hecho más y lo ha hecho mejor que yo. Periodista, reportero, articulista, novelista y profesional de la televisión (como yo mismo) esta semana ha manifestado, creo que en Twiter, lo siguiente: "Me hago mayor, sin duda. Demasiados años y algunos libros. Será eso. Cada día que pasa me enfurecen más los idiotas que los malvados", comenzó reflexionando. Y siguió después: “Cuando ya no soporto más este lugar llamado España, lo miro a través de una biblioteca. Así puedo detestarlo y comprenderlo al mismo tiempo". Lo ha dicho él y me habría gustado decirlo a mí (aunque mutatis mutandis yo también lo he dicho muchas veces), porque en España hay demasiado sinvergüenza, sí, pero lo realmente preocupante es la muchedumbre, el sinnúmero infinito de tontos por centímetro cuadrado, o por medio de comunicación o grupo político (no pocos están allí refugiados) que existe a nuestro alrededor, muchos de ellos aupados y parapetados en lo más alto del escalafón, en los peldaños más elevados de la jerarquía, en los palos más altos del gallinero, donde más daño pueden hacer, las más de las veces, desgraciadamente, sin darse cuenta…y no es ése ningún consuelo. Pobres…no saben lo que hacen. Pobres…no saben lo que están haciendo. Pobres nosotros porque bien sabido es que los tontos, los idiotas, como también decía Anatole France, ni se curan, ni descansan. Son temibles. De verdad. Y tenemos muchos…demasiados. La proliferación innúmera de tontos, es, al menos en España, desgracia universal sin remisión posible. Pedro Sánchez, Antonio Hernando y César Luena, los tres mosqueteros del PSOE, que dirigen (es un mal-decir) actualmente el partido, son tres buenos ejemplos de lo que digo.

 

“No soy un hombre, ni un poeta, ni una hoja, sino un pulso herido que presiente el más allá”. Las de la segunda referencia, de Federico García Lorca, son palabras mayores porque lo son de un poeta y porque son, como la poesía, palabra esencial en el tiempo. Las palabras de García Lorca son hermosas, hondas y dramáticas. Aluden al sentido de la vida a la expectativa de la muerte, a la fragilidad del ser humano y de la existencia y a la incertidumbre del futuro, que linda con la muerte y que se presume, por ello mismo, añado yo, trágico. A muchos nos empieza a doler España y sentimos la punzada dolorosa del destino escrito en sangre como marca de fábrica de esta hermosa pero desgraciada nación de naciones. Ya lo escribía también Miguel Hernández, otro poeta, en su vigoroso, racial y “osborniano” soneto “Como el toro he nacido para el luto / y el dolor”. Nación de naciones que no se entienden aunque tienen un idioma común aparte los potencialmente enriquecedores idiotismos propios, con lo fácil que en otros momentos y situaciones de la historia ha parecido y ha resultado ese entendimiento, si bien no pocas veces muñido por un espadón al que temerariamente más de uno y más de dos estarían conjurando con la dilación en el tiempo de una decisión que hace mucho debería haberse adoptado. Juegan…pero juegan con sangre y con fuego.

 

Ya cansan…ya aburren…más aún que la Feria de Cieza 2016, en cuya programación no he logrado encontrar novedad alguna con tirón y gancho. No importa. No se preocupen los programadores ni los destinatarios del oficialista jolgorio porque bien conocida es mi natural aversión a la diversión preestablecida por decreto y a golpe de trompetín de órdenes. La Feria será, conmigo o sin mí (más bien lo segundo) y el gobierno de España ni está ni se le espera. En el páramo intelectual (malo) y moral (peor) de la actual política española, las terceras elecciones están servidas. Puede pasar de todo. Menos mal que sigue existiendo la cerveza.

PromoCLR

Deseo recibir noticias en mi correo electrónico:


AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Tamara
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.