Logo
Twiter Facebook Meneame
Viernes, 23 de Julio del 2021
Domingo, 13 Junio 2021

De elecciones y revocaciones

Valora este artículo
(1 Voto)
José María Cámara José María Cámara

CLR/José María Cámara.

Creo en las personas. Creo en ellas por encima de tentaciones, injurias, calumnias y cuchillos voladores.

Vivimos en una sociedad cada vez más volátil, lo que hoy es negro mañana es blanco pero, quizás, no sea necesario esperar a mañana, en cuestión de horas todo puede cambiar de manera inimaginable eso si, las personas, por lo general, nunca cambian. El que es un pedazo de cabrón siempre lo será y el que es un bonachón – como solemos decir por estos lares- siempre lo será. La cuestión es poner encima de la mesa, siempre, los valores y la buena educación antes que los egos y los conflictos. Y, últimamente, el panorama cofrade no lo está haciendo muy bien.

 

A veces me gusta detenerme a reflexionar sobre si lo que estoy haciendo está bien o está mal. No tengo la verdad absoluta, ni tampoco la quiero, por lo tanto soy consciente de que me equivoco, además de manera constante. La cuestión es que llevo unas semanas en las que me quiero alejar del ruido, sé que yo soy el primero que coge el tambor, la trompeta y las castañuelas y se pone a hacer ruido, porqué, al final, como a tantos otros, me gusta un algo; ese algo que me mueve a escribir y a expresar mis opiniones, aunque luego me fuercen el saludo o me vean como un enemigo, más que como alguien que pretende construir en lugar de deconstruir. Ya lo dijo Unamuno: ‘’Fundamentalmente, no soy más que palabra; el no hablar es morir’’

 

La sociedad se mueve por intereses, nadie deja de estar en su casa despatarrao en el sofá por un algo si detrás no hay un porqué. Nadie deja de estar con su mujer tranquilamente para sacrificarse por una causa si a cambio no obtiene algo y, el mundo del asociacionismo, no está nunca pagado. Todo es por amor al arte, como la vida misma. Las asociaciones son, al fin y al cabo, escaparates donde darse a conocer; generalmente las personas, algunas, las utilizan para alcanzar relevancia social o para saltar a la política, casos hay, y no voy a nombrarlos por que no es la cuestión. La cuestión si es que, en el momento que uno se integra en una asociación, la integración en si misma lleva implícita la aceptación de una serie de códigos, reglas, normas y estatutos. Hoy en día todo está regido en el día a día, pocas cosas quedan en libertad, salvo los vencejos volando, los atardeceres impuntuales y el gato del vecindario que come, duerme y juega cuando le da la gana.

 

Ser un asociado debe implicar la asunción de una serie de principios en los que, por encima de todos, debe destacar el bien común por encima del individual. No se puede estar en misa y repicando; no se puede no estar y estar jodiendo la marrana constantemente; no se puede ser sombra y a la vez sol; o estás o no estás, las medias tintas nunca son buenas. Es importante que, por otro lado, se asuma que en el momento que se adquiere un cargo de relevancia, por votación electoral, se entra pero de igual manera se saldrá, solo se permanecerá en la memoria y en las actas, el resto es ficción.

 

Nadie debe estar por encima de nada, nadie debe erigirse como salvapatrias porque, como se suele decir: ’’el cementerio está lleno de imprescindibles’’; ahora bien, si tu momento ya ha pasado, por edad o por compromiso, no pretendas imponer tus ideas, tus formas y tus maneras de trabajar a quien, cargado con la ilusión, el esfuerzo, la constancia y la renovación viene a echarse a su espalda una obligación más en su vida. No pretendáis que, con vuestras actitudes infantiloides, la entidad a la que perteneceis vaya a mejor porque, al final, lo que consigues es separar y romper. Por lo tanto, unidad, diálogo y sacrificio por encima de excentricidades, egos, y movimientos que solo abocan al fracaso y a la perdida de una realidad construida con el paso de los años por gente que, en algún momento de su vida, decidió asociarse, tener un cargo de representación y poner encima de la mesa todo su tiempo, sus desvelos y sus sueños.

 

Acéptenlo, su tiempo ya pasó. Es hora de volver a abrir las ventanas y que el sol de un nuevo amanecer penetre por las ventanas de esta nueva casa que, ojalá, comience a construirse de nuevo. ¡Qué San Bartolomé nos pille confesaos y aclare las ideas a más de uno y de dos!

 

Os espero en quince días, mientras sigo observando la vida.

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.