Logo
Twiter Facebook Meneame
Viernes, 20 de Setiembre del 2019
Sábado, 03 Octubre 2015

Un otoño ardiente. Capítulo 1,5: paisaje tras las elecciones catalanas (y no se acostumbren ustedes)

Valora este artículo
(3 votos)
Tino Mulas Tino Mulas CLR

CLR/Tino Mulas.

Una vez más en la brecha, queridos amigos y amigas. Nuevamente con ustedes en esta nuestra plaza digital para comentar, discutir, dialogar e incluso… ¡sí!, incluso... cotillear.

Decíamos ayer, como quien dice, que algo pasa en Cataluña. Hablamos, en su momento, con cautela y razones, de la cuestión catalana, sus orígenes, su significado, sus posibles soluciones. Y nos emplazábamos a las, en aquel momento, próximas elecciones a celebrar el 27 de septiembre. De 2015, para ser más exactos.

 

Y hete aquí que ya, que llegó el día, que los catalanes votaron y que se produjo un resultado que, he de confesarlo, es difícil de destripar, de extraerle las entretelas. De saber qué ha pasado, hablando en plata. Pero como sobre los cobardes no hay nada escrito, vamos a realizar un sesudo análisis del asunto. De verdad.

 

Resultados: Junts Pel Sí, la coalición independentista de CDC, ERC y diversas asociaciones soberanistas, 62/135 (62 diputados de 135 posibles). Las CUP, independentistas y antisistema (no comprendo muy bien cómo cuadran estos dos adjetivos, pero es que los tiempos cambian que es una barbaridad) 10/135. Ciutadans, mosca coj… del independentismo catalán y terrorífica pesadilla del PP, 25/135. PSC, marca catalana del PSOE y antiguo protagonista de la política del principado reducido hoy a secundario de lujo, 16/135. PP, gran protagonista del jaleo pero en franco proceso de deterioro, 11/135. Catalunya Si que es Pot, en la que participaba Podemos y que había generado grandes expectativas, 11/135.

 

Resumiendo: independentistas confesos 72. No independentistas declarados, 63. Pero…

 

Un análisis más fino se impone. Bloque independentista oficialista (Junts Pel Sí): 62. Independentistas antisistema (CUP): 10. No independentistas: 63.

 

Análisis más fino todavía. Porcentaje de votos de todos los grupos independentistas: 47,8%, No independentistas: 51,7%.

 

Vaya lío. ¿Intentamos desenmarañarlo? Pues vayamos por partes.

 

El bloque independentista oficialista (o sea, Junts Pel Sí), que confiaba en obtener la mayoría absoluta por sí mismo para poner en marcha un proceso unilateral de independencia, ha quedado muy lejos de conseguir su objetivo. A seis diputados, exactamente. Por ello, si quiere romper la situación de bloqueo generada, debe convencer a las CUP de que apoyen con sus votos la investidura de Artur Mas como president de la Generalitat, y que ayuden en el consiguiente proceso de secesión. Pero las CUP, independentistas pero antisistema, han jurado y perjurado varias cosas. La primera, que nunca apoyarán a Mas para que éste consiga la presidencia del Govern, ya que es para ellos el Recortator Maximus Catalaunicus, prez de la burguesía rapaz de Cataluña como diría Eduardo Mendoza y demasiado preocupado por su propia posición política para el gusto del grupo antisistema. Además, y es loable por la calidad democrática que demuestran (ya podrían aprender otros), las CUP afirman que, dado que los independentistas no han logrado la mayoría de los votos, no sería decente ni democrático desencadenar un proceso de independencia que no contaría con el apoyo de la mayoría de los ciudadanos catalanes. Algo que la coalición independentista oficialista consigue obviar de forma curiosa, ya que hasta hace poco clamaba por un referéndum y daba a las recientes elecciones carácter plebiscitario, en el que se cuentan votos, no diputados. Más aún si se tiene en cuenta que comienzan a intentar hacer suyos millón y medio de votos no independentistas que reinterpretan como “quasiindependentistas” con argumentos tan peregrinos como que “no está claro el carácter no independentista de estos votos”. Menos mal que no avisaron antes y durante la campaña hasta la saciedad de que quien quisiera votar por la independencia debía votarles a ellos. Mas no quiere tirar la toalla, y habla de democracia pero olvida los votos, habla de persecución pero olvida la ley, habla de la dignidad del pueblo catalán pero olvida la suya propia. Y si no, recordemos el proceso independentista en Escocia, cuyo lider, Alex Salmond, con resultados similares a los conseguidos por Junts Pel Sí, presentó su dimisión a las tres horas de conocer dichos resultados. Me malicio que algunos próceres de la independencia catalana se parecen demasiado a los próceres de la política española a los que tanto critican.

 

En resumen: el independentismo ha perdido su plebiscito. Sólo el peculiar sistema electoral catalán, que parece hecho para primar los votos de zonas, en especial rurales, tradicionalmente nacionalistas o independentistas sobre las zonas urbanas menos catalanistas ha enmascarado este hecho. Además, si comparamos los resultados de estas elecciones con las de las anteriores, se verifica un fuerte retroceso (cinco puntos porcentuales y aproximadamente un 12% de votos) de los partidos que forman Junts Pel Sí, paliado en parte por el ascenso de las CUP, principales beneficiadas en el bando independentista en estas elecciones.

 

¿Y del otro lado? Los partidos no independentistas no han ganado en escaños, pero sí en votos. No obstante las diferencias entre ellos son notorias. Ciutadans, el partido regionalista-españolista que está verificando un auge espectacular en todo el país, se ha convertido en el segundo partido catalán, pasando de nueve a veinticinco escaños y comiendo el terreno a PP y PSC. Este último ha logrado frenar su caída, pero su pérdida de influencia es evidente. Quién le ha visto y quién le ve. En cuanto al PP, viaja de desastre en desastre en cada una de las elecciones que se suceden en los últimos meses, y Cataluña no ha sido una excepción, habiendo perdido casi la mitad de sus diputados y, lo que es peor, caído en la trampa de los independentistas, que planteaban las elecciones autonómica como un plebiscito de independencia, siguiéndoles el juego de una manera sorprendente. Más aún, afirmando que el aumento de votos de Ciutadans es un éxito (sí, señoras y señores, ¡un éxito!) de su propio partido. Por su parte Catalunya Si que es Pot, coalición de grupos de izquierda no independentistas (EU, ICV, Podemos, Equo) perdía dos diputados con respecto a las anteriores elecciones, habiendo perdido impulso Podemos en Cataluña.

 

Los movimientos se están produciendo ya. Todos los grupos y asociaciones independentistas presionan a las CUP para que apoyen la formación de un Govern independentista, aludiendo a que no se puede dejar descarrilar el tren secesionista. Del otro lado, la oposición nacional critica al gobierno por su inmovilismo absoluto, que no es más que la continuación de su actitud política a todos los niveles durante sus cuatro años de mandato.

 

¿Qué enseñanzas podemos extraer de estas elecciones? El independentismo no ha ganado, pero la situación no ha mejorado demasiado. La sociedad catalana está ahora mismo fracturada en dos bloques aparentemente irreconciliables. A la cabeza de dichos bloques se encuentran dos de los políticos, al menos en opinión de quien esto escribe, de menor talla que ha dado España en los últimos siglos, adepto el uno al inmovilismo más trasnochado e incapaz de tomar el mando de la situación, y capaz el otro de cualquier cosa por mantener su poder personal. Con estos líderes no se llega muy lejos, pero lo malo es que sus propios partidos políticos, al menos sus cúpulas, han sido conformados a su imagen y semejanza, y es más que probable que les sigan hasta el final en defensa de sus propios intereses. Y entre medias, nosotros, el sufrido pueblo español, que somos los que siempre nos llevamos los tortazos en estos zafarranchos.

 

¿Qué nos depara el futuro? De momento, elecciones generales, probablemente por diciembre. Parece que grandes cambios se avecinan. Pero ésa es ya otra historia.

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.