Logo
Twiter Facebook Meneame
Martes, 12 de Diciembre del 2017
Sábado, 09 Abril 2016

Tan solo soy un niño

Valora este artículo
(3 votos)

CLR/Pablo Semitiel Barrancos.

Tan solo soy un niño, y tan solo todo lo que ello implica: el alma más inocente que jamás conocerá esta execrable y vil realidad. No entiendo de usanzas, sistemas o “maneras de hacer las cosas adecuadamente”.

Todo lo que vivo y experimento por mí mismo carece de trasuntos, y mi vida en sí ya es, aunque muy tristemente, una utopía. No existe en mi cándida e inocua mente ninguna preocupación o problema mayor, y es característico en mí un firme optimismo exagerado hacia todo lo que me rodea. En mi opinión, es asombrosamente mágico el simple hecho de tanta ingenuidad, y más admirable es la capacidad de ver las cosas, de simplemente con un palo y un trapo viejo, ya convertirse en mago; de afrontar la dura muerte de un familiar con un “mi mamá me ha dicho que el abuelo está bien en el cielo y que desde allí nos cuida”; así como los sueños e infinitas ilusiones que florecen en ellos cada día y, en total, la tan envidiable felicidad infantil. Hasta aquí todo bien, perfecto, insuperable.

 

Se acerca la Navidad, las calles y los escaparates de las tiendas se exhiben con incontables adornos navideños; al igual que nos irradian con sus luces de colores, las que, junto a los tradicionales villancicos, nos dibujan una sonrisa incontenible en la cara. Despierta en mí, como es propio en un niño, una gran ilusión al pisar el portal de mi casa y observar montones de revistas de juguetes en todos los buzones. Cojo todas las que mis pequeños y endebles brazos me permiten, y subo a toda prisa a mi casa con la evidente idea de hacer la carta de los Reyes Magos. Un leve toque de sorpresa o “mala sensación” sobrevino en mi inofensiva cabeza, al observar que, en la llamada “sección de niños” (que no de niñas) de todas y cada una de las revistas de las diferentes tiendas no había ningún juguete que me agradara del todo. Pero aún así, poco me importó, pues con toda mi ilusión pedí aquello que realmente me llamaba la atención: un bebé al que cuidar, una cocinita para hacerle de comer y un carrito para llevarlo.

 

Para mi sorpresa, un afectivo y decepcionante sentimiento se plantó ante mí cuando no recibí ninguno de esos juguetes, sino un pequeño camión demoledor, un balón de fútbol y un taller de herramientas de juguete. A partir de entonces, restándole la mayoría de importancia al hecho de que jugué como pude con esos regalos, una extraña sensación de malestar comenzó a perturbarme. En el patio de recreo de mi colegio, los niños jugaban por un lado; las niñas, por otro. Cuando quería jugar a “papás y mamás”, la señorita intervenía diciéndome: “éste no es tu sitio, ve a jugar con los demás”. En casa, todos los domingos después de comer, recuerdo que eran mis primas las que, según mis abuelos, eran las encargadas de recoger la mesa, mientras que a mí, aun queriendo ayudarlas, me obligaban a quedarme sentado, porque “eso no era para hombres”, del mismo modo que las desanimaban para que no estudiaran, por el mismo motivo. Claro estaba que algo no marchaba bien. Una impetuosa e indirecta fuerza contra mi voluntad me trastornaba por dentro, sentía que me ardía y que estaba forzado a reprimirme. Con el paso del tiempo, esa invisible fuerza influenció de tal manera en mi desarrollo y crecimiento personal, hasta el punto de llegar a sentir que no sentía, que estaba atrofiado por dentro, que ya nada me hacía llorar y pocas cosas me hacían reír. Me había dejado llevar por las convenciones sociales.

 

Un niño, en lo único que piensa es en jugar. En su mundo, no existen diferencias entre niños y niñas, sino es por influencias cercanas. Increíblemente, todavía hay personas que piensan que el sexo femenino es de color rosa y el masculino azul. Ante todo esto, solo puedo añadir que un niño es libre de hacer, crear, compartir, jugar, soñar lo que él/ella quiera, y que las múltiples acciones convencionalistas, existentes en la actualidad, arrebatan todo lo anterior, al igual que su autoestima.

PromoCLR

Deseo recibir noticias en mi correo electrónico:


AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.