Logo
Twiter Facebook Meneame
Lunes, 22 de Julio del 2019
Sábado, 09 Enero 2016

Se veía venir, nos quedamos sin planeta

Valora este artículo
(1 Voto)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

Hace pocos días finalizaba en París la enésima cumbre del clima. Lo de enésimo viene a cuento, más que por el número de cumbres anteriores, por los escasos resultados y compromisos que se obtuvieron en ellas. Pero en esta ocasión las cosas han sido diferentes. Esta vez había prisa por obtener acuerdos, porque eran más que necesarios. 

Para el común de los mortales, la meteorología es ni más ni menos que lo que nos cuentan tras el telediario sobre el tiempo que hará mañana. La mayor parte de la gente confunde clima con tiempo atmosférico. Pero el clima es algo mucho más extenso: ni más ni menos que la sucesión, a lo largo de los años, de los diferentes tiempos atmosféricos, su organización y agrupamiento por estaciones, las lluvias y temperaturas medias de cada mes, etc. La climatología es, por tanto una disciplina a medio y largo plazo, que no puede decirnos qué tiempo tendremos mañana, pero sí el tiempo más probable a lo largo del mes de enero en una zona concreta, con las naturales excepciones. Y no olvidemos que el clima de una zona determina desde las plantas y animales que pueden vivir, o no vivir, en ella, hasta la erosión y el modelado de la superficie de la misma.

 

Por todo ello, lo del cambio climático quedaba un poco lejos de nuestra capacidad de observación del día a día, o por el contrario, si un día el tiempo no era como se suponía debía ser, se lo achacábamos al cambio climático. Pero en la actualidad estamos viendo ya que las excepciones a nuestro clima, como días anormalmente cálidos en enero o especialmente fríos en mayo, son cada vez más regla, y menos excepción. Y es ahí donde radica el cambio climático: en que las medias de temperatura y precipitación y su distribución a lo largo del año que dan origen a los tipos de clima se trastocan y acaban creando un tipo de clima diferente.

 

Hoy casi nadie, por no decir nadie, discute que se está produciendo un cambio climático, salvo algunos científicos de dudosa integridad pagados por multinacionales del petróleo cuya conciencia es simplemente inexistente. Las pruebas son abrumadoras: aumento global de las temperaturas, por cierto, más rápido de lo esperado; disminución progresiva de las precipitaciones y aumento de los fenómenos meteorológicos extremos; elevación del nivel del mar; desaparición de los glaciares de montaña y de enormes masas de hielo de los casquetes polares; extinción de especies animales y vegetales a una velocidad sin precedentes…

 

¿Qué va a ocurrir? El clima y sus cambios es uno de los fenómenos más difíciles de predecir de forma exacta. Las variables que intervienen son tantas, y además a escala planetaria, que ni nuestros superordenadores más potentes son capaces de establecer modelos con una cierta exactitud de cómo va a acabar siendo nuestro clima. Pero algunos datos sí que conocemos, y son los siguientes:

 

-Aumento de las temperaturas: desde 1880 la temperatura media del planeta ha aumentado en 0,8oC. Esto no parece demasiado, pero hay que tener en cuenta que el calentamiento ha sido mayor en los continentes que en los océanos, y que su velocidad se ha duplicado en las últimas décadas. Esto supone que los climas se desplazan de sur a norte, aumentando su superficie los desiertos y disminuyendo la de las zonas frías. Pero debemos tener en cuenta que los actuales cultivos de los que se alimenta la especie humana se distribuyen también en cinturones climáticos, según necesiten las plantas un tipo de clima u otro. Si los cinturones se mueven, las plantaciones también deberían hacerlo. Pero el problema es que el cambio climático está siendo tan rápido y su final es tan incierto que es imposible trasladar las plantaciones a tiempo y al lugar exacto. Como consecuencia la producción alimenticia va a empezar pronto a caer, y el hambre que ya sufre buena parte del planeta puede convertirse en un problema generalizado.

 

-Disminución progresiva de las precipitaciones: los estudios realizados ofrecen sólo resultados parciales, pero parece ser que las precipitaciones se van a hacer más escasas e irregulares. Para España, por ejemplo, las estimaciones son de un descenso del 30% de las lluvias. Teniendo en cuenta que hablamos de un territorio en el que no sobra una gota de agua, los efectos serán devastadores. Buena parte del país, sobre todo el SE y el arco mediterráneo, se convertirán lisa y llanamente en un desierto inhabitable, en el que serán imposibles los cultivos. Los desplazamientos de población hacia las zonas más húmedas serán masivos, pero éstas a su vez habrán sufrido también una merma de precipitaciones que harán difícil atender las necesidades de agua de sus actuales poblaciones, sin contar con que recibirán a las oleadas de desplazados de las zonas convertidas en desiertos. Y este hecho se repetirá a nivel mundial, vaciándose las zonas actualmente semiáridas y huyendo sus poblaciones hacia zonas más húmedas. De hecho el acceso al agua potable, muy desigual en la actualidad, se convertirá en un auténtico lujo.

 

-Aumento del nivel del mar: más de la mitad de la población mundial, con todos los recursos que utiliza para vivir, vive por debajo de los cien metros de altura sobre el nivel del mar. Es decir, en la costa. El deshielo de las masas de hielo polares y continentales y el aumento del tamaño de los océanos por la dilatación de las masas de agua debida al aumento de la temperatura tienen como consecuencia la elevación, ya visible, del nivel de los océanos. Un aumento de 4 mm anuales significa que el agua inundará, en especial durante las mareas altas, buena parte de los territorios y ciudades costeras, arruinando los suelos por la salinidad, cambiando por completo los ecosistemas y destruyendo el hábitat de miles de millones de personas. Y estas estimaciones son optimistas.

 

-Incremento de los fenómenos meteorológicos extremos: el aumento de temperatura en la atmósfera y los océanos suponen un aumento de la energía en el sistema que se traduce, por ejemplo, en huracanes, tornados y tifones más devastadores y que llegan además no sólo en las estaciones típicas, sino fuera de temporada, con efectos devastadores sobre el medio ambiente y las poblaciones humanas.

 

-Extinción de especies animales y vegetales: las grandes extinciones, debidas a cambios climáticos de origen natural ocurridos durante la historia del planeta, no son una novedad. Lo que sí es una novedad es la velocidad a la que están desapareciendo especies de animales y plantas no sólo conocidas, sino muchas veces desconocidas, y en algunas de las cuales podría encontrarse la cura de enfermedades como el cáncer o el SIDA. Es la propia velocidad del cambio climático producido por el hombre la que lleva a esta extinción masiva de especies, algunas imprescindibles para la vida humana, como es el caso de las abejas.

 

Son muchos más los efectos perniciosos del cambio climático, pero para resumir podemos decir que buena parte de la humanidad no podrá seguir viviendo en sus territorios actuales, y quienes sí puedan hacerlo verán como los recursos básicos como el agua o los alimentos se hacen mucho más escasos, al tiempo que sus territorios deberán acoger a aquellas personas que huyan de sus casas convertidas en desiertos. Nos hemos dedicado de forma entusiasta a destruir nuestro medio ambiente, nuestro clima, y ya no hay vuelta atrás. La especie humana se encuentra en una encrucijada, posiblemente la más difícil a la que se haya enfrentado en su corta historia, y el problema lo hemos creado nosotros mismos. Ya no podemos evitar el desastre, es demasiado tarde. Pero sí podemos intentar actuar para disminuir los efectos más graves del cambio climático; aunque ya no podamos revertirlo, sí debemos suavizarlo.

 

Es responsabilidad de todos, de los políticos, de los empresarios y de la gente común. Se veía venir, nos quedamos sin planeta por nuestra mala cabeza. Ahora toca la acción. Los gobiernos por fin lo han comprendido, y en la cumbre de París se ha llegado a compromisos muy importantes. Comprométete tú también y actúa contra el cambio climático. Por tu propio bien, por el de tus hijos y por el de toda la humanidad.

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.