Logo
Twiter Facebook Meneame
Miércoles, 08 de Abril del 2020
Sábado, 25 Enero 2020

Se coge antes a un mentiroso .......

Valora este artículo
(5 votos)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

Lunes, 20 de enero de 2019. El líder de Vox Santiago Abascal ofrece una conferencia de prensa en la que afirma que se están enseñando a niños de 0 (¡cero!) a seis años juegos eróticos en los colegios públicos, incurriendo así los centros educativos en delito de corrupción de menores.

Inquirido sobre en qué colegios se llevaban a cabo estas prácticas, Abascal calló y se fue. Y lo hizo por un motivo muy simple: porque su afirmación era una pura invención, una burda mentira. Tan burda que su partido tuvo que buscar material audiovisual para respaldarla y, dado que no encontró nada grabado en España, tuvo que recurrir a un vídeo que se había elaborado en el extranjero y recortarlo para extraer, sacándolo de contexto, un pequeño fragmento que parecía dar la razón a Abascal. Aunque en realidad el vídeo era tan falso como la afirmación del líder de Vox. Si no más.

 

El recurso a la mentira es habitual en las formaciones políticas, pero en el caso de este partido alcanza proporciones épicas, nunca vistas en nuestro país. La propia dirección del mismo utiliza y ordena a los escalones inferiores emplear la muy tradicional e hispana técnica de tirar la piedra y esconder la mano. Y parece que incluso les funciona, ya que el rédito político que sacan con estos embustes es evidente. Por muy increíbles que sean las mentiras, siempre hay gente dispuesta a creérselas.

 

Otro engaño sobre esta cuestión: el adoctrinamiento que según Vox se realiza en los centros públicos. Nuevamente sin dato alguno, inventándose todo el asunto. Para muestra, un botón en forma de datos: el nada sospechoso consejero de educación del gobierno de la comunidad de Madrid, Enrique Ossorio, ha hecho públicas las estadísticas de quejas contra el pretendido adoctrinamiento en la educación pública de la región, en las que se observa que de entre los millones de niños que han pasado por las aulas públicas madrileñas sólo se ha presentado una queja por parte de sus familias. Una. Y en las demás comunidades autónomas ocurre lo mismo.

 

Analicemos la cuestión con lógica. Entre los cientos de miles de profesores y maestros de la educación pública podemos encontrar todo tipo de opciones políticas y vitales. De derecha, de centro, de izquierda, de arriba, de abajo, heterosexuales, homosexuales, asexuales, bisexuales, conservadores, progresistas, del Barça, del Madrid, de la Gimnástica Segoviana… Como en botica, hay de todo. Si todos y todas a una se pusieran a adoctrinar a los alumnos el guirigay que se formaría sería impresionante. Y el desconcierto en el que se sumirían niños, niñas, chicos y chicas alcanzaría proporciones desconocidas. ¿Y por qué no ocurre esto? Porque al contrario de lo que dicen e intentan hacer creer los dirigentes de este partido, en la inmensa y aplastante mayoría de los casos los profesionales de la enseñanza pública cumplen con su labor, que no es otra que enseñar a su alumnado los contenidos de los currículos oficiales y los valores humanos y constitucionales universalmente aceptados. Es en otro tipo de centros educativos en los que se realiza un constante adoctrinamiento, del cual existen numerosas pruebas que se han hecho públicas en bastantes ocasiones. Sin embargo Vox olvida este tipo de adoctrinamiento, o más bien lo aplaude, porque coincide con su ideario. De hecho para Vox no es lo malo el adoctrinamiento, sino el hecho de que no sea el que esta formación desea. Y además, al acusar al colectivo docente público de adoctrinar se está en realidad intentando desprestigiar la educación pública, preparando el terreno para una privatización masiva de la enseñanza (y de todos los servicios públicos en general) en España.

 

Pero este plan busca alcanzar también otros objetivos. El primero, provocar la autocensura en el colectivo docente para que ciertas ideas, de las que hablaremos inmediatamente, no se incluyan en la formación del alumnado. El segundo, poner entre la espada y la pared a sus socios políticos que ofrecen para justificarse excusas y explicaciones variopintas y, las más de las veces, bochornosas. Y el tercero, y en mi opinión el más importante, reducir la extensión y el calado de los valores de respeto y tolerancia entre los jóvenes españoles, sustituyéndolos por el desprecio, la negación e incluso el odio a todo aquello que sea diferente o distinto de lo que esta formación política preconiza. Porque sólo recurriendo a valores negativos y envolviendo el auténtico mensaje en ellos se puede convencer a la gente de que un partido de ultraderecha va a hacer algo por los trabajadores o por la clase media.

 

Y es que en lo único en lo que Vox no oculta en absoluto sus intenciones es en su programa económico y social. Y ahí el objetivo es claro: privatizar el estado del bienestar y los servicios públicos, bajar casi a cero los impuestos a las rentas altas y eliminar las organizaciones sindicales y empresariales, potenciando la fuerza del empresario y disminuyendo los derechos y los salarios de los trabajadores. Y claro, si se dice así pocos trabajadores votarían a esta formación. Pero si se envuelve en banderas, en himnos, en odio y en mentiras se puede llegar a mucha más gente. Y es de hecho lo que se hace.

 

Aunque mentir está muy feo. Y es pecado. Y se coge antes a un mentiroso…

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.