Logo
Twiter Facebook Meneame
Jueves, 19 de Setiembre del 2019
Domingo, 27 Diciembre 2015

¿Qué podemos contar?

Valora este artículo
(1 Voto)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

Llega el fin de año. Festejos, buenas intenciones, sonrisas para todos, a veces forzadas, y toda la parafernalia de compras y orgías gastronómicas que nos dejan más pobres, más gordos y con cara de felicidad.

Y llega el momento de hacer balance. Cada cierto tiempo el ser humano tiende a mirar hacia atrás, a echar cuentas de lo realizado y a, no siempre, sacar conclusiones del análisis. Catársis, que le llaman, es lo que en ocasiones hacemos tras ver que ni somos tan buenos ni tampoco tan malos como creíamos.

 

En 2016 seremos más buenos, más solidarios, más trabajadores, más sanos, más amables, más cariñosos y más de todo lo bueno que se nos ocurra y que no siempre cumplimos mínimamente. Pero si miramos atrás, a la serie histórica que componen los años que llevamos viviendo en ésta, nuestra vida, veremos cómo de buenas intenciones está el camino de nuestra existencia sembrado, pero en pocas ocasiones las semillas florecen.

 

Vamos al grano. ¿Qué podemos contar del año que termina? Pues cada uno lo suyo, claro está. Pero como aquí no tenemos espacio para hablar de cada uno individualmente, nos tendremos que conformar con un vistazo rápido a los grandes titulares del 2015, que no se diga que no nos acordamos de él, ahora que está a punto de irse para siempre.

 

A nivel de nuestro pueblo sin duda hay dos grandes temas de los que hablar: el cambio en el Ayuntamiento y la remodelación de la ribera del río a su paso por Cieza. Del primero llevamos ya medio año, y hay opiniones variadas. Vamos, que cada vecino tiene la suya. Pero independientemente de que la gestión de la nueva corporación municipal sea más o menos positiva, no hay duda de que se ha producido un cambio notable en la forma de llevar los asuntos locales. Falta, creo, tiempo para poder hacer un análisis más fundamentado.

 

Del segundo, el interés por él de la ciudadanía es enorme. Uno de los lugares más hermosos y emblemáticos de nuestro pueblo, el Paseo Ribereño, está siendo ampliado y mejorado. Se han producido fuertes debates sobre qué y cómo se debía hacer con él, pero finalmente se tomó la decisión, largo tiempo diferida, y las obras van a buena marcha. Son muchos los que se acercan a contemplar los cambios, y es el tema estrella de conversación en todos los mentideros y tertulias de la localidad. Señora/señor lector, dé usted también su opinión, aunque espere unos días a que esté la obra acabada.

 

A nivel del país, vamos de terremoto político en terremoto político. Elecciones andaluzas, elecciones locales y autonómicas, elecciones catalanas, las recentísimas elecciones generales, citas electorales todas que han supuesto un vuelco político que no se recuerda aquí desde tiempos remotísimos. Pero que me suenan, que por algo soy de Historia. En resumen: el sistema tradicional de la democracia, basado en dos grandes partidos y en la importancia de los nacionalistas a la hora de apuntalar mayorías, está en proceso de derrumbe, aunque menos rápido de lo que muchos esperaban. El partido que prácticamente monopolizaba el poder estatal, autonómico y municipal, el PP, ha perdido una porción enorme de la tarta. Sus victorias electorales han sido pírricas, y sólo son victorias por la división de los grupos de centro izquierda e izquierda, que antes se cobijaban juntos bajo el techo del PSOE. Éste va de desastre en desastre, al tiempo que curiosamente, recupera buena parte del poder autonómico y municipal gracias al apoyo de las nuevas formaciones de izquierdas, pero obteniendo unos resultados electorales más que preocupantes.

 

Y luego están las nuevas formaciones políticas. Dos de ellas, Podemos y Ciudadanos, han recogido el voto del descontento tras años de recortes, imposiciones nada democráticas y escándalos por corrupción que dejan al ciudadano con la boca abierta y cara de tonto. No hace mucho parecía que estos dos nuevos partidos podrían sustituir a los antiguos, instaurar un nuevo bipartidismo más cercano a la gente y menos a los grandes intereses empresariales. Pero los resultados que han obtenido están por debajo de las expectativas generadas. El bipartidismo tradicional, aunque ha recibido un golpe terrible, aún resiste. El tiempo nos dirá cuánto y con qué fortaleza.

 

También es notable la aparición de plataformas ciudadanas en muchos lugares que están cosechando resultados muy interesantes. Es curioso lo poco que se habla de ellas, pero a mi corto entender estas plataformas están desgastando más al sistema político tradicional que los nuevos grandes partidos. De hecho sus líderes son gente de la calle, que gobiernan para la gente de la calle, y que tienen en cuenta más lo que a la gente le importa realmente que los grandes asuntos políticos que al ciudadano no le causan ni frío ni calor. En muchas ciudades han conseguido el poder municipal, y en algunos territorios el autonómico.

 

¿Y qué decir de la cuestión catalana? A mi modo de ver, el independentismo va perdiendo fuerza conforme pasan las semanas tras las elecciones catalanas. El hecho de convertir la convocatoria electoral en un plebiscito y perderlo (con ventaja en escaños pero bastante por detrás en votos) y, sin embargo, intentar seguir adelante contra viento y marea, le ha quitado toda legitimidad al “procès”, que deja ver una cara de exclusión y de imposición de las ideas de una minoría a la mayoría. Artur Mas es sólo un cadáver político que se niega a entrar en proceso de putrefacción, pero buena parte del independentismo ha atado a él su destino, y el movimiento independentista se muestra incapaz de llegar a un acuerdo sobre la línea a seguir. Por si fuera poco, los resultados de las elecciones generales han supuesto un varapalo para el independentismo catalán, aunque sus miembros se niegan a aceptarlo. De hecho, si en Madrid hubiera un gobierno con capacidad política y con una cierta dosis de generosidad, el independentismo catalán se vería obligado a recular de manera histórica. Lo malo es que no lo hay.

 

¿Y cómo va el bolsillo? Pues mire usted, igual. La tan cacareada salida de la crisis la estarán notando los de siempre, pero el resto ni nos enteramos. Los recortes continúan, y nos esperan aún más. El paro apenas disminuye, y los empleos que se ofrecen son de tan corta duración y tan mal pagados que por primera vez en España se da el caso de que millones de trabajadores tienen que recurrir a las ONG sociales porque con su sueldo no le llega para sobrevivir. Cientos de miles de personas se van de España cada año, y entre ellas muchos jóvenes españoles con una profunda formación que no encuentran salida en nuestro país. De hecho, en este 2015 se ha batido el récord de emigración de jóvenes españoles. Vamos, que me gustaría conocer a alguien cuya situación haya mejorado.

 

A nivel internacional los frentes que estaban abiertos a principios de 2015 lo siguen estando, y han hecho su aparición otros nuevos. Sigue la guerra en Siria, en la que nuevos actores dejan caer sus bombas (léase Rusia o Francia). El estado islámico (con minúsculas, no merecen más) ha campado a sus anchas, pero sus excesos están costándole caros. Continúan las negociaciones del TTIP (Tratado Internacional de Libre Comercio), una bomba que los gobiernos temen hacer pública para que no les estalle en la cara. En Venezuela, y tras recibir una bofetada electoral sin precedentes, el chavismo intenta enquistarse en la estructura del estado para no ser digerido por la voluntad popular. La crisis económica no acaba de terminar, y las recetas neoliberales basadas en los recortes no hacen sino ahondarla.

 

En cuanto a las novedades, la extensión a Europa del terrorismo yihadista, con una estructura difusa basada en lobos solitarios, no es que se algo radicalmente nuevo, pero sí el nivel que está alcanzando en países como Francia o Bélgica. También es nuevo el hecho de que la guerra en Siria esté generando una enorme corriente de refugiados que huyen de la barbarie de islamistas y gobierno sirio, y que en Europa son recibidos con alambradas y fuerzas militares desplegadas para impedirles el paso. Y no olvidemos la entrada en el conflicto de nuevos protagonistas, a la que hemos aludido antes.

 

Poco más, o tal vez muchísimo, hay que añadir. Seguro que he olvidado varios temas importantes, o me he extendido en demasía en otros que no lo son tanto. Juzguen ustedes mismos/as. Eso sí, no cejen en sus buenos deseos e intenciones para el nuevo año; aunque no se cumpla más que una pequeña parte de ellos seguro, seguro, que el mundo será al menos un poco mejor que en 2015.

 

Feliz 2016

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.