Logo
Twiter Facebook Meneame
Domingo, 18 de Noviembre del 2018
Viernes, 08 Diciembre 2017

Preguntas de un ciudadano descolocado

Valora este artículo
(3 votos)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

Vamos a ver: no es que uno sea un pardillo en esto de la política y la ley, pero hay cosas que se me escapan, que no entiendo por qué son como son. Pero no estoy solo en mi ignorancia: cuando pregunto a mis conciudadanos, resulta que nadie (o casi nadie) entiende tampoco muchas cosas.

Y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid y que se me ofrece la ocasión de escribir esta columna, pues voy a aprovechar para lanzar mis dudas a los cuatro vientos, a ver si alguien es capaz de responderme. Y prometo que si alguien me aclara alguna de ellas, yo por mi parte se lo explicaré a todos aquellos y aquellas a los que antes pregunté y no supieron contestarme.

 

Primera duda: ¿Por qué si alguien comete un delito estando borracho o drogado, se considera su intoxicación como atenuante? Si llevo un arma o conduzco un coche el más mínimo sentido común me indica que si no estoy en pleno uso de mis facultades, puedo liar la de San Quintín. Pero resulta que no, que si voy hasta arriba de alcohol o drogas tengo una disculpa casi perfecta. Que alguien me lo explique, por favor.

 

Segunda duda: ¿Por qué el alcalde de una ciudad mediana cobra el doble que el presidente del gobierno? ¿Tiene más responsabilidades, corre su vida más peligro, trabaja muchas más horas? Una respuesta necesito, porfa.

 

Tercera duda: ¿Por qué son los poderes políticos los que eligen a buena parte de los altos magistrados de la justicia si el poder judicial es independiente? ¿Y siendo así, podemos creer que el poder judicial es independiente? Un misterio insondable que necesita respuesta inmediata.

 

Cuarta duda: Siendo como son derechos individuales e inalienables el trabajo o la vivienda en nuestro país, ¿por qué hay millones de personas en paro y cientos de miles sin hogar o habitando infraviviendas? ¿No debería el Estado salvaguardar y garantizar ese derecho? ¿Alguien se atreve a explicármelo?

 

Quinta duda: ¿Por qué, si cuando hago mi declaración de renta elijo un destino bien definido para mi 0,7% de acción social, acaba yendo en parte y sin mi permiso a otras opciones que yo no he elegido y a las que no quiero contribuir? ¿Es que mi decisión no se tiene en cuenta? ¡Que se trata de mis impuestos, oiga! Quiero que me lo expliquen.

 

Sexta duda: ¿Por qué tengo que pagar un 35% de mi salario en impuestos directos si un millonario o un deportista de élite llegan a pagar tan sólo un 1%, aunque ganen mil veces más que yo? ¿Tengo que hacerme millonario para pagar un 1%? Estoy dispuesto, de mil amores lo haría, pero explíquenme cómo hacerlo, por favor.

 

Séptima duda: En mi trabajo dispongo de un móvil y un ordenador portátil, que tengo que devolver inmediatamente y en estado de revista cuando cese en el cargo. Sin embargo los diputados reciben teléfonos y tablets de la marca de la manzana mordida que cuestan un dineral, que se rompen o son robados con sospechosa periodicidad y asiduidad, siendo naturalmente sustituidos como corresponde a la posición e importancia de Sus Señorías, y que nunca se devuelven al finalizar la legislatura. ¿Existe una quinta dimensión en la que habitan IPads y IPhones desaparecidos en el Triángulo de las Bermudas Parlamentario?

 

Octava duda: Si yo tengo que pagar sí o sí el IBI de mis fincas y viviendas (si quito el plural y algún ítem sería mucho más realista), ¿por qué algunas instituciones que todos conocemos no pagan nada de nada por las suyas (y aquí el plural se quedaría cortísimo)?

 

Novena duda: ¿Por qué tenemos que pagar la electricidad más cara de Europa y encima nos prohíben utilizar la energía de un sol que tenemos a raudales? Exijo una respuesta, que mi dinero (y mucho, de verdad) me cuesta todos los meses la falta de respuesta a esta duda. Y al resto de los españoles, también.

 

Décima duda: ¿Por qué en nuestro país, cuya constitución dice negro sobre blanco que la educación obligatoria es gratuita, hay que gastarse un pastón cada año en libros, material escolar, transporte y un largo etcétera para que nuestros niños cumplan con su obligación de estudiar? ¿O es que se les olvidó a los padres de la Constitución que la educación es gratuita, sí, pero en Finlandia?

 

De momento, es suficiente. No creáis, queridos y queridas lectores y lectoras, tengo muchas, muchísimas más dudas e inquietudes que necesito desesperadamente que me aclaren y me expliquen, porque mi fe y credibilidad de buen ciudadano se ven por ellas minadas y esto es un sinvivir. Como dicen en los telefilmes americanos, por favor, ¡qué alguien haga algo!

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.