Logo
Twiter Facebook Meneame
Viernes, 23 de Febrero del 2018
Sábado, 20 Enero 2018

¿Pero cómo hay que decirle a esta gente que no queremos fracking en Murcia?

Valora este artículo
(4 votos)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

Vamos a ver. Cuando yo era pequeñito, si hacía algo mal mi madre me decía: eso no se hace, no vuelvas a hacerlo. Y si no era a la primera, a la segunda aprendía que eso no debía hacerse, que no era bueno, que estaba mal. Y como yo, el resto de la humanidad.

Desde muy pequeños se nos ha enseñado que hay cosas que no deben hacerse, que provocan daño o molestias a los demás. En resumen: no hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti, ni hagas nada de lo que después te arrepientas.

 

Pues bueno, parece ser que las escasas excepciones a esta regla de comportamiento las encontramos concentradas en el gobierno de la Nación. Y algunas también en el de la Región. Porque si el Parlamento Regional en bloque, incluyendo a la totalidad de los partidos políticos con representación en él; si todos los ayuntamientos de las zonas afectadas, también por unanimidad; si los movimientos sociales, ecologistas y ciudadanos… Si la ciudadanía de la comunidad y sus representantes se han pronunciado de forma masiva en contra del fracking en nuestra Región, ¿por qué el gobierno español, con la tibieza y la permisividad de parte del gobierno regional, insiste en que la empresa concesionaria de los permisos realice las prospecciones, aun dañando los intereses electorales de su propio partido en la Comunidad? ¿Cuál es el motivo?

 

Se nos dan explicaciones sumamente peregrinas. En realidad, las que nos dan nuestras autoridades: que las prospecciones, que por cierto cuestan un dineral, no significan ni mucho menos la extracción efectiva de gas o petróleo. De ahí a llamarnos a los ciudadanos imbéciles a la cara no hay ni medio paso. O si no, ¿por qué una empresa cuyo único objetivo es ganar dinero se va a gastar una cantidad enorme de este en buscar combustibles fósiles si no es para extraerlos, venderlos y conseguir beneficios en el proceso? ¿De verdad piensan que nos vamos a creer semejante embuste?

 

Pero insisten. Y, como decía mi padre, se va a armar la de San Quintín. Porque nos va mucho en ello: nuestras aguas, que quedarán contaminadas; nuestros suelos, que se perderán contaminados por esas mismas aguas y los subproductos del fracking; nuestra agricultura, arruinada y sin futuro junto con nuestras aguas y nuestras tierras. Y ni siquiera tendremos el magro consuelo de la creación de riqueza y puestos de trabajo en las zonas donde se practique, porque serán técnicos venidos de otras tierras quienes manejen las explotaciones, y la empresa concesionaria la que se lleve todos los beneficios.

 

Pero lo peor, siendo muy malo, no está en la contaminación. Para quien no lo sepa, Murcia se asienta sobre un auténtico avispero sísmico. En realidad casi todo el sureste español lo está. Como suele decirse, aquí la cuestión no es si habrá un gran terremoto, sino cuándo. Pues bien, la práctica del fracking y otras técnicas de extracción y almacenaje de este tipo supone algo así como meter un palo en ese avispero y removerlo. Está más que demostrado que la fractura hidráulica (el fracking) produce terremotos incluso en zonas geológicamente estables, en las que de forma natural nunca se verificaría un movimiento sísmico. Y si no que se lo pregunten a las poblaciones vecinas a la plataforma de almacenamiento Castor, frente a la costa castellonense, cuya actividad tuvo que suspenderse por los continuos terremotos que producía. O a los habitantes del estado de Texas, el cual se asienta sobre unos terrenos antiguos y geológicamente inactivos en los que no se recordaba ningún terremoto hasta que la práctica del fracking ha hecho que estos sean constantes. Y aquí quiere practicarse esa ruleta rusa geológica en unos terrenos que tiemblan ya de forma continua por su propia naturaleza, a sabiendas del peligro y sin atender a las razones que tantos y tantos especialistas esgrimen en contra de dicha práctica.

 

Un gobierno, cualquier gobierno, debe actuar por el bien de sus ciudadanos, buscar el bien común y el bienestar de sus administrados. En este caso los administrados somos claros: no queremos fracking en nuestra tierra, es demasiado peligroso. Pero el gobierno insiste: tendréis fracking. Y si se saltan a la torera nuestra opinión, los consejos de los expertos, la conservación del medio ambiente, la tan escasa y preciosa agua, nuestra principal fuente de riqueza, la agricultura, y otras muchas cosas más, sólo podemos llegar a una conclusión: no lo hacen por nuestro bien, ni por el interés general, ni por nuestro bienestar. Lo hacen por el bien de otros, a cuyos intereses dan más valor, y me puedo imaginar el por qué, que a los nuestros, que a los de la Región y sus gentes.

 

Tomad nota, ciudadanos de la Región. Y actuad en consecuencia. En vuestras manos, en vuestras actitudes y en vuestros votos tenéis el poder de cambiar todo esto.

PromoCLR

Deseo recibir noticias en mi correo electrónico:


AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.