Logo
Twiter Facebook Meneame
Viernes, 18 de Agosto del 2017
Domingo, 24 Julio 2016

Palomas y mariposas en el verano de 2016. Vacaciones

Valora este artículo
(2 votos)
Bartolomé Marcos con su familia en el Puerto de Mazarrón Bartolomé Marcos con su familia en el Puerto de Mazarrón

CLR/Bartolomé Marcos.

Como hace tiempo que -sin pudor alguno - opté por contarles a ustedes mi vida y la de los míos, pues he decidido seguírsela contando también ahora en vacaciones, con mi propio permiso - porque sigo hablando de mí- y dando por supuesto el permiso de ellos para hablar de sus vidas, que están entrelazadas con la mía, ¡pobrecicos¡ Algún derecho, siquiera a hablar o a escribir, tendrá el pobre abuelo, que también es, como ellos y entre ellos, pobrecico. La pretensión no es otra que hacerles saber de la familia Marcos en tiempo de ocio y canícula, decirles que afortunadamente seguimos bien, en amor y compaña.

Estoy (estamos…como se aprecia en la foto) en el Puerto de Mazarrón, Mazarrón, Murcia, España (perdón, mientras sigamos sin gobierno), como hemos venido haciendo los últimos años, en un chaletito ya algo venido a menos, pero todavía bien equipado, agradable y ccquetón. Desde aquí, después de lo pasado (ya pasado…) las cosas se perciben con otra perspectiva. El contacto con la naturaleza, el cielo, ahora azul tras unos días iniciales que el viento de Levante nos trajo un punto desapacibles y anacrónicos para lo esperable, nublados y ventosos, la inmensidad del mar, aunque sea la relativa inmensidad de nuestro pequeñito mare nostrum (valga la redundancia), la paz y la tranquilidad-salvo algún que otro previsible e inevitable conflicto de niños- que se respira en la plácida vida cotidiana de quienes hemos optado por situarnos al margen del ruido mediático exterior, todo ello nos lleva a contemplar la vida degustando, saboreando y valorando cada momento banal de rutinaria convivencia. Lejos del mundanal ruido o en un ruido mundanal sujeto a un tempo diferente, algo más lento y cadencioso, como recuperando los veranos eternos de la infancia. Sí, indudablemente, en lo que a nosotros concierne, estamos en un tiempo de recuperación.

 

Se está a gusto de vacaciones…y en familia, a pesar de todo. Saliendo a caminar por las mañanas hasta las proximidades de Bolnuevo, para comprobar que todavía uno (ese uno soy yo) es capaz de recorrer cinco o seis kilómetros en llano, a buen paso, en amena compañía de mi hija pequeña Patricia (en la foto, segunda de la primera fila de izquierda a derecha), comprobando también que, en mi ausencia, caso de haberse consumado como definitiva, el mundo habría seguido aquí, en derredor, en este provinciano poblachón de costa, indiferente y ajeno. Primera por la izquierda, arriba, mi queridísima esposa, Merche Izquierdo, auténtica alma mater, genuina orientadora, fautora y guía, de lo que a día de hoy es esta familia. Después voy yo, en actitud entre displicente y resignada de quien todo lo ha sido y está resignado a ser, en un paso atrás y desde una perspectiva rezagada y prudente, en un segundo plano, lo que la vida y los demás decidan por y para él. Por último, mi primogénita, María Mercedes, mi chica guerrillera, personalidad, fuerza y brío al servicio de lo suyo y de los suyos. En la fila de abajo, la fuerza emergente, la feliz promesa de los nietos, la reflexiva y sensible Alba y el principito valiente Ricardo (Corazón de León), al que, de vez en cuando, le haría falta refrenar un poquito el ímpetu. Faltan para completar el cuadro, el autor de la foto, mi otro hijo varón (con permiso de sus padres), mi yerno, Antonio Ricardo Sánchez Pérez y el otro yerno (también hijo con permiso de los suyos), Francisco López González, de trabajo estos días en Barcelona construyendo máquinas para que no pare el país (ni los paisos catalans españoles). También in absentia en la foto mi único hijo carnal varón, Antonio (Marcos), que lleva nombre de (gran) maestro, además de serlo, y que se ha dado a sí mismo la gran satisfacción. de aprobar la oposición y obtener una plaza. ¡Enhorabuena, hijo!

 

Hemos estado por primera vez en la procesión marinera de la Virgen del Carmen en Puerto de Mazarrón el sábado 16 de Julio (la foto es precisamente de esa salida), recorrimos los puestos de un importante mercadillo de artesanía, los abuelos obsequiamos a los nietos con dos graciosos polluelos de esos que se mueven sin parar tirados por sedal y que acaban siempre enredados, y juntos, tras el paseo y las fotos (y saludar a medio pueblo de Cieza en el Paseo del Puerto), dimos cuenta de unas cervezas que a mí en particular (me tomé dos jarritas) me supieron a gloria bendita y que me sentaron fabulosamente bien. Y es que sin cervezas no hay recuperación que valga. Doy fe.

PromoCLR

Deseo recibir noticias en mi correo electrónico:


AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.