Logo
Twiter Facebook Meneame
Jueves, 16 de Julio del 2020
Sábado, 07 Diciembre 2019

¿La educación tiene solución?

Valora este artículo
(3 votos)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

PISA. Palabra maldita para políticos y planificadores educativos que deja sus bravatas con respecto al sistema educativo que diseñan y controlan en la realidad: por los suelos.

Las causas del repetido fracaso de España en general (y de algunas comunidades como la nuestra en particular) son muchas y variadas. Los culpables, también. Incluida la propia PISA, cuyo diseño no se adapta en absoluto a numerosas realidades educativas. Vayamos por partes.

 

Los políticos españoles actuales pasan por completo de la educación. No les importa, y lo demuestran intentando reformarla desde parámetros decimonónicos o con sistemas fracasados en otros países y que aquí se toman como panacea. Ningún partido de los que nos han gobernado ha realizado un análisis serio de los fallos de nuestro sistema educativo. Ni siquiera de sus potencialidades. Y si lo han hecho, desde luego no lo han tenido en cuenta. Nuestra inversión en educación es inferior a la de los países en los que los resultados son, al menos, decentes. Ha descendido el número de profesores, las ratios alumno/profesor han aumentado, también la carga horaria de los docentes. Un profesor o profesora actual, en especial en nuestra región, esta literalmente sepultado por la burocracia, que ya le ocupa mucho más tiempo que la preparación de sus clases o la evaluación de sus alumnos. Al mismo tiempo tiene que desarrollar su labor en un ambiente cada día más hostil. Los equipamientos de los centros están no ya anticuados, sino caducos. Todo esto y mucho más es responsabilidad de quienes deben crear, estructurar y desarrollar nuestra educación. Cosas que, en mi opinión, no hacen en absoluto.

 

Más: nuestra sociedad siente muy poco interés por la educación. Primero, porque al contrario que en otros países, no cree que la educación sea algo de importancia, o al menos no se la da. Segundo, porque es difícil que si un padre no educa a su hijo lo pueda hacer un profesor. Si los chicos y chicas no traen de casa valores como el respeto, la autovaloración o el reconocimiento del trabajo bien hecho, es muy complicado que aprovechen lo que el sistema educativo les ofrece para cimentar su futuro. Si una de las partes no quiere mejorar, es problemático que la otra lo consiga. Hay que cambiar la noción que demasiadas familias tienen de colegios e institutos: un aparcadero para sus hijos en el que estos pueden hacer lo que les dé la gana, defendiéndolos en caso de conflicto aunque sepan con toda certeza quién es el culpable. Y hay que exigir que la educación de nuestros hijos sea de la mejor calidad, que les posibilite tener un futuro mejor y desarrollarse como personas. Y colaborar en este loable objetivo.

 

¿Y los profesores? Pues también deben cambiar el chip. El mundo cambia y con él deben cambiar también las metodologías educativas. Hay que reciclarse continuamente, dominar las nuevas tecnologías para conectar mejor con los alumnos, formarse para mejorar. Es difícil, porque los obstáculos son muchos, desde el agobio burocrático aplastante hasta la falta de interés y de respeto de padres, alumnos y sociedad. Pero la pedagogía de factoría, el enseñar a una masa amorfa en vez de a cada alumno de forma individualizada, no es la mejor de las recetas educativas. Aunque, todo hay que decirlo, en demasiadas ocasiones no queda otra opción, ya que el sistema les impone aulas masificadas, falta de recursos y un ambiente cada vez más hostil.

 

La educación es un servicio básico. Un país que no ofrezca a sus ciudadanos un sistema educativo de suficiente calidad, adaptado a los tiempos y que busque tanto la transferencia de conocimientos y habilidades como la de valores, un país así no puede tener un futuro esperanzador. Puede aguantar durante un tiempo, pero finalmente no tendrá otro porvenir que la decadencia social y económica. Y para simplemente funcionar se verá obligado a importar conocimiento y trabajadores que sepan aplicarlo, tanto al proceso productivo como al desarrollo social. Se convertirá en un país dependiente, atrasado, en la cola del bienestar y relegado a los últimos puestos del ranking de la humanidad.

 

Prevenir es curar. Y de la prevención depende el mañana de nuestra sociedad. El futuro de nuestros hijos, de nuestros nietos, de nosotros mismos. De nuestra región, de nuestro país. Dependen tantas cosas de la educación que, simplemente, no podemos permitirnos el lujo de no hacer nada. Pongámonos, de una vez, manos a la obra.

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.