Logo
Twiter Facebook Meneame
Viernes, 15 de Noviembre del 2019
Domingo, 04 Octubre 2015

La brújula de la sociedad

Valora este artículo
(7 votos)

CLR/Adrián Semitiel Martínez.

El viento me empuja, fuerte, y me hace perder la armonía, la flema, abatiéndome. No obstante, todo equilibrio deseado es fútil en estos momentos, pues me dejo llevar al son del impacto entre las ráfagas y yo.

Las corrientes de aire sacuden mi interior, erosionándome por dentro, convirtiéndome en un ser corriente y ordinario, persiguiendo a la multitud. Me invade la ira y quedo ciego de espanto, ya no es que no pueda manejar mi propio cuerpo por mí mismo, sino que mis advertencias, ideales y pensamientos no van acatados en relación a mi juicio. Algo interfiere. Quizá sea ese vendaval que accede a mi sesera y remueve, como un torbellino, todas mis creencias, ideologías, nociones… todos mis propósitos y caracteres. Me exacerban todos mis pasos, no son los pasos que quiero dar, no es el camino que deseo recorrer ni son éstas las montañas que pretendía escalar.

 

Poco a poco voy entrando en cólera, me desquicio y dejo por segundos de pensar, razonar, reflexionar; enloquezco con cada acción que veo, me enerva ese cruce amargo y falso de miradas que me hacen pensar en lo sucios, malvados y crueles que somos. Reviento como un globo sin poder contener más aire y por último exploto. Desenfreno y erupciono con vehemencia a la vez que con un ímpetu capaz de conquistar medio firmamento… y reposo, pasando a álgido, aflojando. Me desvío de la travesía, retrocedo y comienzo a meditar, atando cabos, para saber qué me ha hecho entrar en este caos sin sentido.

 

Es el viento la sociedad de hoy en día. La marea, que arrasa con todo lo que pasa a su alrededor. Las masas de personas, de gente, que viven por y para ellos aplastando a los demás, derribándolos y vagando sin mirar atrás, sin ver consecuencias, sin pensar en qué más hay ahí fuera, dejando atrás la inculturación, la empatía y la humanidad y cerrándoles los ojos a otros que vienen detrás, siguiendo, con mordazas, vendas y cadenas, un sendero inestable y estrecho que conduce a la insostenibilidad, a la decadencia y a la involución, despidiendo a la dulce y estremecedora idea de utopía. Siempre podemos retractarnos, volver a un pasado, mirando en la Historia, rectificando, pues “un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla”.

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.