Logo
Twiter Facebook Meneame
Martes, 12 de Diciembre del 2017
Viernes, 18 Marzo 2016

Fiesta Mayor

Valora este artículo
(3 votos)
La cofradía de 'Los Dormis' desfilando por la Esquina del Convento La cofradía de 'Los Dormis' desfilando por la Esquina del Convento CLR

CLR/Tino Mulas.

Se acerca la Semana Santa. Está ahí, a la vuelta de la esquina. Y Cieza, ansiosa y expectante, se prepara para su Fiesta Mayor.

Llevo veinte años viviendo en Cieza. Hasta que llegué aquí nunca había vivido en el sur de España, y no conocía bien sus costumbres y su cultura. Las tradiciones de Semana Santa que conocía eran las castellanas, adustas y austeras, o las vascas, poco menos que inexistentes.

 

Lo primero que me sorprendió fue ver a unos niños en la calle jugando a la Semana Santa. Y digo bien, jugando, sin cursiva ni comillas, con sus pequeños tronos y figuritas procesionales, remedando con ingenuidad infantil lo que habían visto, año tras año de sus cortas vidas, hacer a sus mayores. Y en lo que sin duda habían participado ellos mismos.

 

Después, y poco a poco, fui conociendo más de cerca el desarrollo y significado de estos días tan queridos para los ciezanos. Empecé a entender que las hermandades, o cofradías, eran mucho más que una mera asociación: eran un signo de identidad, algo que se hereda de padres a hijos, algo de lo que se está orgulloso y que une a sus miembros con lazos invisibles pero recios. Me di cuenta de que incluso gentes que no son especialmente religiosas, o lisa y llanamente no creyentes, pertenecen a las cofradías o hermandades a las que pertenecieron sus padres y abuelos, y a las que ellos mismos apuntaban desde el nacimiento a sus propios hijos.

 

Comencé a saber de pasos y procesiones. Vi la devoción de muchos de los cofrades por sus imágenes, la pasión por ser ellos y ellas quienes carguen con los tronos de sus hermandades, el mimo con el que las tratan y cuidan… Y también vi la dimensión familiar de la Semana Santa ciezana, los preparativos que se hacen en familia, limpiar y planchar túnicas y trajes, preparar capirotes y cirios, peinarse y vestirse para representar a la cofradía con el mayor lustre posible… Actos previos, procesiones, silencio, música, desfiles de tronos y más tronos, calzadas que chillan bajo pies y neumáticos por la cera de los cirios caída, olor a incienso y a vela...

 

Recogimiento para los más devotos. Curiosidad y expectación para los menos. Respeto, mucho respeto.

 

Y fiesta. Fiesta Mayor, con mayúsculas. La mayor del año para Cieza. Gambas. Toda Cieza huela a gambas. Bares a rebosar de ciezanos y forasteros entre paso y paso procesional, entre acto protocolario y acto protocolario. Cerveza, mucha cerveza, que por algo rima con el nombre del pueblo. Como dijo un cronista local, no hay ciezano, por muy humilde que sea, que no guarde en su bolsillo 50€ para gastárselos en Semana Santa. Restaurantes imposibles por lo lleno, calles abarrotadas a cualquier hora del día y de la noche, esperando, y disfrutando cuando llegan, las fechas clave. Habas, humildes habas que parece que han nacido y crecido para acompañar al omnipresente bacalao. Dulces, pan, vino y más cerveza. Alegría junto al respeto y el recogimiento. Hay tiempo para todo, y para todos. Cieza se llena de ciezanos que vuelven a casa por Semana Santa, de forasteros que quieren ver de primera mano lo que otros les han contado o lo que han visto en publicaciones y ferias.

 

Y por último, la Mona. Desde el mediodía del Domingo de Resurrección el pueblo se vacía. Ciezanos y ciezanas trasladan la fiesta a sus casas de campo, a los merenderos, a la Atalaya, a cualquier rincón apropiado de los alrededores de la ciudad. Vuelven las habas, acompañadas del “salao”, escoltando al hornazo y a las tortas de pan dormido, que hay que rematar la faena como Dios manda, y con parsimonia, hasta el Martes de Mona. Y, cómo no, cerveza para acompañar a las viandas. Que no se olvide.

 

Y después, cansado silencio. Cierran muchos bares, que cogen vacaciones tras la gran celebración. Se comenta, se charla, se cuentan las anécdotas e impresiones de la fiesta recién terminada. La gente se tranquiliza, pero por poco tiempo. Porque casi de inmediato, comienzan los preparativos para la próxima Semana Santa. Arranca la ocupada espera para la fiesta más importante de Cieza.

 

La Semana Santa. La Fiesta Mayor.

PromoCLR

Deseo recibir noticias en mi correo electrónico:


AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.