Logo
Twiter Facebook Meneame
Viernes, 30 de Setiembre del 2022
Friday, 16 April 2021

El VIAJE (más final aún) a Ninguna Parte. Recién vacunadito estoy…

Rate this item
(1 Vote)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

Recuerdo que en mis años de docente en activo en el IES “Diego Tortosa”, mi compañero, colega en tareas directivas y excelente persona, Rafael Torres Gómez, profesor de Geografía e Historia y que también fue director del Instituto durante muchos años, solía decir, ante las dificultades y problemas, a veces bastante complejos, que se le presentaban, una frase que el claustro entero, con frecuencia, repetía a coro, regocijados todos y también, frecuentemente, con algo de sano cachondeo y retranca.

La frase era “por algún lao saldremos”, y, efectivamente, mejor o peor, salíamos, porque Rafael Torres, como Zidane, también tenía “su flor”. Yo, que también estuve muchos años al frente del Instituto, nunca fui de consignas o eslóganes, pero (aunque quizá pueda estar feo que lo diga), sí que aquilaté la rotunda y espartana expresión de “hay que aguantar”, que condensaba en ella algo así como un sucinto y casi telegráfico programa de resiliencia-resistencia, mucho antes de que llegara el ninot de Pedro Sánchez, con su tozudez y burricie infinita del no es no, que también le ha dado un buen juego, todo sea dicho, aunque España lo lamente…mucho. Nunca reclamé nada por mi dedicación, si bien en una ocasión me permití sugerir la posibilidad de que se me erigiera una estatua ecuestre, en bronce, en el patio del instituto en reconocimiento a mi quehacer, dedicación y logros. No hubo suerte porque, con buen criterio, se lo tomaron a broma, y en broma se quedó para los restos. Pues bien, hablando de salir, hay que decir que de esta desgracia de la pandemia que le llegó al mundo hace poco más de un año, también se sale, también saldremos. Hay que aguantar, pero “por algún lao saldremos”. Creo intuir incluso que el fin debe estar ya bastante cerca, porque es difícil -y muy temerario- estirar todavía más el chicle de este siniestro invento.

 

En gran parte creo en lo del fin cercano de la pesadilla porque las vacunas no sólo es que existan, sino que incluso han llegado hasta mí. Como reza el titular de esta semana, exactamente el viernes, 9 de Marzo, a las 13.30 horas, en el Polideportivo Municipal Mariano Rojas, de Cieza, y sin salir siquiera del coche, que no hizo falta pues la vacuna (de las que hacen sabroso ruidito al descorchar, de Pfizer, que suena casi como una sabrosa pilsen) vino a mí a través de la ventanilla de la puerta trasera del coche de mi hija mayor, María Mercedes, que, como buena hija que es, y doy fe de ello, se prestó a llevar a su ya algo baqueteado y desvencijado papi, a cumplir el trámite que mejore la estadística de lo mucho que están haciendo por nosotros antes de que nos “eutanasien”, valgan el palabro y la larga parrafada. No obstante creo también que la enfermedad va a seguir todavía algún tiempo con nosotros porque le queda filón por exprimir. Esta vez estaba más estudiado y han hecho mejor negocio que en el 2009 con la gripe A.

 

Me transmuto en Berganza y completo esta semana mi artículo con las reflexiones de mi querido Cipión, mi aguerrido perro de Baskerville y un nuevo e incisivo can, Prudo; en todos ellos ha impactado particularmente el texto de un lector, Antonio Gómez Salinas, que la semana pasada consideré interesante incorporar al propio cuerpo del artículo. Empezaré por el segundo de los canes citados, Prudo, que me dice así: el artículo de la semana pasada me ha evocado muchos recuerdos a través de tu amigo Antonio Gómez Salinas pues me he sentido muy identificado con él, esto es, vivir fuera de nuestra tierra, sus lecturas y sus deseos juveniles de cambiar el mundo bajo la influencia de muy diversos autores, añorar el pueblo de su infancia, sus costumbres, sus gentes y, más tarde, sentir que fue engañado por lo mismo que, en otro tiempo, lo ilusionó. Añade el perro Pruno que, con la edad, nuestras vivencias toman una relevancia que nunca les dimos pero que ahora nos sirven para comparar nuestra actualidad con el pasado y reflexionar en si hay o no hay cambios sustanciales. Continúo ahora con la opinión de otro de mis colaboradores perrunos, Cipión, sobre ese mismo asunto. Dice así: magnífico, sensible, revelador y valiente el testimonio de tu amigo, y compatriota nuestro, amante de nuestras tradiciones ciezanas y españolas, el, a su pesar, charnego Gómez Salinas. En los tiempos que corren no es usual tener el arrojo de reconocer y advertir del peligro de una doctrina tan perniciosa como el comunismo. Churchill decía, y como tantas cosas que dijo no se equivocaba, que los antifascistas de ayer serán los fascistas del mañana. Nada nuevo bajo el sol. Y termino con mi admirado y valiente perro de Baskerville: leído tu último artículo con la "sabrosidad" que te daban los bocatas de sobrasada que tu mamítomí te preparaba con ese amor que sólo una madre puede dar, me refocilo al saber que Salinas, tal que yo, renunció a la falacia comunista que a tantos bobos emboba, y tú (y yo) conoces (conocemos) a alguno. Pero sabroseando (me gusta el vocablo) tu recordativa ciezana con aquel charnego ilustre, me quedo con una expresión que comparto con él, y creo que también contigo, maestro del noble arte de juntar letricas y comas y puntos para el buen entendimiento de lo que tu mente, siempre despierta, magina e imagina. Es aquello que dice sin rubor, tal que yo… y tú: tengo la lágrima fácil. Que nuestro psicólogo de guardia permanente y cabecera, ponga, si no tratamiento, al menos un acertado diagnóstico a ese desborde de aguas por el lagrimal. Yo, por mi parte, abro periódicos, oigo y veo teles, leo en el Facebook y así como si ná, me inundo mejilla abajo. Porque, querido maestro, hay que ver cómo está el patio y hay que ver cómo está el mundo...

 

Atento siempre a la corrección expresiva, el feroz pero noble perro sajón se apresura a corregir y me dice: que no es magina, sino maquina, a lo que Berganza, o sea, yo mismo, que, multifuncional y polivalente que es uno, también paso por diligente corrector de galeradas, un servidor, presto y raudo, le precisa y objeta que también podría valer magina, ¿por qué no? Y cierro, remato y concluyo: porque el magín… "magina". ¿O no? Para rematar por hoy la faena, se me ocurre pensar y como lo pienso lo digo, que, aunque quizá sea mucho pedir, Pedro Sánchez debería empezar a jugar limpio.

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

© Cieza en la Red · Diseño: Airearte