Logo
Twiter Facebook Meneame
Martes, 28 de Setiembre del 2021
Viernes, 04 Junio 2021

El Viaje (más final aún) a Ninguna Parte. España: orgullosos de nuestro legado (I)

Valora este artículo
(3 votos)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

Dos de mis perrunos contertulios guasaperos (que no se han muerto, a pesar de los estragos dramáticos de la pandemia, aunque hace algún tiempo que no se les oye ni resollar siquiera) vuelven esta semana a la carga con su persistente, y entiendo que más que justificada obsesión, sobre la injusta leyenda negra española.

Ellos son el sabio y prudente Cipión y el aguerrido y siempre vibrante perro de Baskerville. Este último empieza transcribiéndome un texto de un tal Carlos Jesús Pérez Simancas, que dice llevar algunos días leyendo post (sic) sobre el supuesto error de no haber sido derrotados por Nelson, y que la “Union Jack” no hubiera ondeado sobre nuestras cabezas. A esas personas pretende aportarles datos que espera les sirvan de reflexión. Así afirma que en realidad los anglosajones hicieron allá donde fueron una verdadera política de exterminio. No hay comparación posible con el trato que tuvieron los indios en la América española frente al dispensado por los ingleses. De hecho, mientras que en Estados Unidos solo hay un 1% de población indígena y «mestiza», y en Canadá un 4%, en Honduras es el 96%, Ecuador el 92%, Bolivia el 88%, México y Perú el 85%, Nicaragua y Guatemala un 82%.

 

Sí, pero, a pesar de que la investigación histórica ha barrido muchos tópicos, la leyenda negra sobre España se resiste a desaparecer, dispuesta siempre a rebrotar cuando la ocasión lo permite (V centenario del descubrimiento de América, bicentenario de la independencia de las excolonias españolas…). Es una pena, pero la imagen negativa de España y lo que quizá es aún peor, la actitud derrotista de los españoles ante su propia historia, persisten…

 

Por su parte, mi querido y sesudo Cipión, sabueso escrupuloso y concienzudo donde los haya, analiza, investiga y dice que tan solo una vez nos hemos batido contra EEUU… y los hemos derrotado con solvencia. Fue durante el mundial de fútbol de 1950, con un rotundo 3 a 1. Claro que en el ámbito bélico, aunque igualmente sólo una vez nos hemos enfrentado a ellos, en 1898, en aquella lejana ocasión nos ganaron por goleada, tanto que nos dejaron fuera del campeonato para siempre. El otrora poderoso Imperio Español estaba por 1898 completamente agotado. Había dado más de lo que recibía y eso puso fin a su hegemonía en el mundo durante más de 300 años. Para aquellos que suelen olvidar fácilmente el pasado hay que recordarles que igual destino tendrá el actual Imperio Norteamericano de Occidente, nacido de las ruinas del Imperio Español, es decir, con el semillero de la segura podredumbre en su ADN. Algunos especialistas apuntan a que con el ataque al Capitolio, el 6 de enero de 2021, su declive habría comenzado ya, y eso que todavía le quedarían más de 200 años para igualar nuestro brillante registro temporal.

 

El acorazado USS Maine explotaba en la bahía de La Habana el 15 de febrero de 1898. De entre los 354 hombres que formaban su dotación, 266 fallecieron, a los que habría que sumar dos marinos españoles, los cuales pusieron tanto énfasis en las operaciones de salvamento de los yanquis, que- quijotes hasta el fin- acabarían palmándola. La única causa razonable, no interesada, era el accidente, pero William Randolph Hearst, desde el New York Journal, y Joseph Pulitzer, desde el New York World, encabezaron una campaña típicamente hispanófoba para que el gobierno declarara la guerra a España.

 

Hoy se sabe a ciencia cierta que desde el momento de la explosión la mayoría de expertos, incluidos los norteamericanos, creyeron que fue un accidente (…) Pero la vida da muchos tumbos y los enemigos siempre están al acecho. Si los americanos pensaron por un casual que les iba a salir la jugada a pedir de boca y que iban a ser ellos los que ocuparan en Cuba el lugar dejado por España se equivocaban de parte a parte. Una vez expulsada del Nuevo Mundo la potencia que le había dado forma, para consternación de los yanquis, tan solo medio siglo más tarde, los cubanos, de los que creían que se les iban a rendir a sus pies, se decantarían por un compañero de viaje más implacable e igual de armado: la URSS.

 

La pestilente prensa amarilla que se desató con lo del Maine hizo todo lo posible por eliminar cualquier influencia que los españoles hubieran podido tener en los actuales EEUU, pero a pesar del adoctrinamiento escolar les resultará imposible eliminar de la Historia las proezas de los descubridores españoles en Norteamérica, así que se han tenido que comer con patatas, por los siglos de los siglos, los nombres de unas cuantas ciudades fundadas por nuestros ilustres hombres como, por ejemplo: San Agustín (en Florida, la ciudad más antigua del país); Nueva Orleans (fundada originariamente por los franceses, pero reconstruida y ampliada en época española, por lo que a nosotros se debe su actual esplendor); San Francisco (durante mucho tiempo fue la principal ciudad y puerto del Pacífico americano); Los Ángeles (recordemos que es la segunda ciudad más poblada de EEUU y la mayor de California); San Antonio (la segunda mayor ciudad de Texas); Albuquerque (la principal ciudad de Nuevo México); San Luis (fundada por colonos españoles y franceses aguas arriba del Mississippi); San Diego (fundada por los españoles bajo el inicial nombre de San Miguel); San José (la tercera ciudad en tamaño de EEUU y donde tiene su sede Silicon Valley); El Paso (donde don Juan de Oñate, explorador conocido por haber observado el Rio Grande, cerca de El Paso, celebró una Misa de Acción de Gracias el 30 de abril de 1598, varias décadas antes de la que se atribuye a los ingleses); Memphis (fundada también por españoles, en 1795, originariamente llamada Fuerte de San Fernando de las Barrancas); Santa Fe (fundada en 1610, que es la capital de Nuevo México y la más antigua de EEUU); y así un largo etcétera. Es difícil soslayar el hecho de que aproximadamente la mitad de lo que hoy es territorio estadounidense ha sido en algún momento de su historia parte del Imperio Español» (…) España, pues, había comenzado a globalizar el mundo 500 años antes de que nadie se lo propusiera y ese derroche de poderío y de espíritu emprendedor motivó que nuestros enemigos, que no podían vencer en un campo de batalla al Imperio Español, crearan la Leyenda Negra Española como fruto de su impotencia.

 

Así que…¡¡¡A JOERSE!!!

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.