Logo
Twiter Facebook Meneame
Sabado, 20 de Julio del 2019
Sábado, 20 Junio 2015

El Viaje (final) a Ninguna Parte. Toca hablar (más aún...) de elecciones municipales en Cieza. El tercer hombre... que resultó ser mujer

Valora este artículo
(1 Voto)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos CLR

CLR/Bartolomé Marcos.

En el ámbito regional y nacional, el panorama político anda aún a estas alturas bastante removido y turbulento, como consecuencia de la generalización de los pactos postelectorales, que hay que reconocer que han tenido como principal damnificado al Partido Popular, víctima en realidad de las muchas víctimas provocadas por sus políticas autonómicas, municipales y nacional.

Cieza no ha sido una excepción y Pascual Lucas, flamante nuevo alcalde de un relativamente exiguo destacamento de sólo 6 concejales electos del partido por el que se presentaba, el PSOE, ha conseguido el bastón de gobierno gracias a un acuerdo tripartito entre su propio partido, Ganar Cieza, Izquierda Unida/Verdes/ Alternativa Socialista y Cieza Puede (franquicia de Podemos), sumando así los 11 concejales necesarios para alcanzar la mayoría absoluta que le permitiera ser investido como alcalde por el pleno. Así ocurrió sin más problemas el sábado, 13 de Junio.

 

Al margen de alguna intervención más o menos destemplada cuya motivación y alcance se nos escapa en este momento, la sesión de investidura de Pascual Lucas transcurrió de acuerdo al guión previsto y no hubo salidas de tono y, sobre todo, no hubo salidas de madre, ni mucho menos de padre y muy señor mío, que eso ya habría sido demasiado.

 

Con Pascual Lucas a la cabeza como alcalde, el nuevo Equipo de Gobierno ha empezado a trabajar, me consta que ilusionadamente, aunque supongo que sin hacerse demasiadas ilusiones. El pueblo de Cieza también haría bien en no hacérselas. Aparte de románticas aventuras revolucionarias que generalmente cuestan más de lo que consiguen, la política sigue siendo el arte de lo posible, y ese posibilismo practicista no suele ser ni muy atractivo ni muy estimulante para las expectativas del pueblo llano, que a estas alturas de la película de la historia ya debería saber que también es casta, la más humilde y baja de todas, condenada inapelable y fatídicamente a ser pisoteada y expoliada por todas las demás. La escasísima permeabilidad social que permite ahora mismo el sistema de castas ha brindado con las elecciones municipales una oportunidad al trasvase de un numeroso grupo de individuos (algunos muy pero que muy “individuos”) que han ocupado asientos correspondientes a castas superiores, o, para hablar con más propiedad, castas mejor y más confortablemente acomodadas, y el correspondiente desalojo de otros individuos e individuas de los espacios concretos que ocupaban, pero sin ser expulsados en modo alguno de la casta, sino que han corrido a refugiarse en escalones que ya ocupaban aún más cómodos y relajados que los que hasta ahora tenían (léase Rita Barberá, exalcaldesa de Valencia, por ejemplo). Mientras, los recién llegados protagonizan chirriantes incidentes derivados de su falta de costumbre de pisar moqueta, pero es una situación que, tras el obligado periodo de adaptación (no más de 1 mes), se corregirá y en breve nadie o casi nadie hablará de ello. Acabarán siendo indistinguibles. Tengan en cuenta los lectores que escribo lo que pienso, no lo que deseo.

 

Pues bien. Visto lo visto y dicho lo que antecede, en Cieza tenemos gobierno tripartito. Larga vida (si puede ser, la legislatura entera) al gobierno tripartito, que sin embargo hay que decir que también podría haber sido un tripartito diferente. La clave, el tercer concejal que obtuvo Izquierda Unida y el noveno concejal que finalmente no obtuvo el Partido Popular, por escasa diferencia de votos, y que podría haber supuesto la conformación de una mayoría absoluta distinta con pactos entre P.P. (no olvidemos, la lista más votada...que no les sirve para nada) y los ciudadanos de Oscar Verdejo más los ciudadanos ciezanos de José Luis Vergara (¡ay si Robespierre levantara la cabeza!...no me lo digan, no me lo digan...¡se la cortarían!) que tienen ciertamente por delante –tan iguales y tan diferentes- un panorama peliagudo en la oposición. La clave estuvo por tanto en ese tercer concejal de Izquierda Unida que casi nadie (ni siquiera yo mismo, que –insomne irredento- tengo línea directa con las pitonisas nocturnas de la tele) había previsto. Un tercer hombre inesperado, con banda sonora inquietante del húngaro Anton Karas, un tercer concejal que para más inri resultó mujer y concejala: Cristina García Vaso. Ella y nadie más que ella fue la clave del resultado electoral final de las municipales 2015 en Cieza. Si ya lo decía yo, si no dejo de repetirlo desde hace tiempo: cherchez la femme. Tintorintorin torin torín, tintorintorin torín torín ...y la sombra siniestra de Orson Welles vagando por las calles, esquinas y encrucijadas de Viena. ¿Quo vadis, Orson? Tintorintorin torín torín ...

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.