Logo
Twiter Facebook Meneame
Sabado, 20 de Julio del 2019
Viernes, 30 Enero 2015

El Viaje (final) a Ninguna Parte. Toca hablar de elecciones municipales en Cieza (II)

Valora este artículo
(2 votos)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

De una de las citas electorales de un 2015 apasionante ya se sabe el resultado: el laberinto griego se ha resuelto por el momento como se preveía, con una victoria clara de Syriza, cuyo líder Alexis Tsypras, ya ejerce como primer ministro tras haberse quedado a las puertas de una mayoría absoluta.

Mayoría que no le ha hecho falta para conseguir el poder (relativo porque Grecia sigue en la miseria y tampoco hay auténtico poder si no se tiene un céntimo y sólo quedan trampas en la caja vacía) y poniendo en evidencia la nefasta política de la merkeliana, antipática y huraña Unión Europea (de los mercaderes) que sigue a punto de saltar por los aires por una política económica miope, cicatera y torpe, que se ha olvidado del Sur al que estigmatizó como PIGS, y que sólo ha servido y sirve para mantener a una nomenklatura de privilegiados zánganos, alimentar el rencor, generar sufrimiento y profundizar en las desigualdades más hirientes y hasta trágicas, en la que se ha convertido en la Europa de los más ricos contra los más pobres. ¡Abusaores!.

 

Quizá resulte extraño empezar hablando de Grecia en un artículo sobre las elecciones municipales en Cieza, pero es que si una cosa debe estar clara a estas alturas de la historia universal de la infamia, es que vivimos en un mundo global y que cada acontecimiento que tiene lugar en cualquier punto de la bolica loca repercute en la bolica loca entera. Y Europa también está loca y también es global y aunque Syriza no es Podemos, sino más bien Izquierda Unida bis (qué envidia, ¿verdad?, don Cayo Lara, don Llamazares, don Alberto Garzón, don Juan Antonio Pujante...don Francisco Saorín...¿qué tienen ellos que no tengáih uhtedeh?) su victoria representará un empujón añadido para los del “Sí, se puede” teniendo en cuenta además el apoyo explícito del joven y mesiánico charlatán de verbo chorreante Pablo Iglesias a Alexis Tsypras.

 

Nada, Syriza o Podemos no tienen nada que no tenga Izquierda Unida, son lo mismo o casi lo mismo y hasta se acuestan juntos y revueltos, pero es la injusticia subyacente al azaroso e incierto desenvolvimiento de la vida y de la historia, las variables coyunturales del momento y la necesidad (o el sentido de la oportunidad) de quienes promovieron Podemos en su día, muchos de ellos estudiantes de Ciencias Políticas, de crear un partido político para tener algún porvenir en una carrera de tan escasas salidas profesionales. Una cadena de televisión, la Sexta, y la coyuntura afortunada del éxito en las europeas, les proporcionaron el trampolín para dar el salto al circo político y coger visibilidad. Son una incógnita, pero la gente empieza a preferir la incógnita al hedor de la podredumbre. Podemos le ha quitado preciosos espacios al PSOE, que acentúa ahora su mensaje reformador frente al rupturista de los hijos del 15 M ( yo también lo soy, stricto sensu, porque mi D.N.I. dice que nací el 15 de Mayo de 1951) y sobre todo a Izquierda Unida, a la que en gran medida ha dejado sin discurso sólo porque el formato de Podemos llega más y llega mejor, sin que se sepa muy bien por qué eso es así.

 

El formato a nivel nacional, porque en el ámbito local la puesta en escena de Podemos resulta aterradora y tira para atrás. Pero es la ola que viene y se surfea bien sobre ella. Tiene una fuerza imparable, como una fuerza de la naturaleza, un imperativo categórico de los nuevos tiempos y de los nuevos vientos que soplan en el panorama político, donde hay muchos fondos de alfombra que aventar aunque en realidad nadie sabe muy bien a dónde nos llevará, o incluso si nos la pegaremos.

 

Por otra parte, todo eso del cambio tan reiteradamente preconizado hiede a PSOE 1982. Si es que hemos vivido, visto y oído demasiado. Y del PSOE y de su candidato en Cieza es de lo que yo quería acabar hablando hoy, haciéndole un penúltimo favor protocolario al moribundo bipartidismo (la semana pasada hablaba de P.P., sugiriéndole –en sede vacante- una candidata, y ésta toca hablar de PSOE). Pascual Lucas Díaz, candidato a alcalde por el PSOE por tercera vez consecutiva (aunque la primera, hace dos legislaturas, abandonó antes de empezar por razones de salud), es un hombre naturalmente bueno (en el sentido machadiano) que ocasionalmente se hace el duro para no parecer blando y pusilánime y que se la acaben metiendo.

 

Es persona de genio fuerte si le aprietas o si le tocas los... ¡eso mismo!, y de ingeniosidad y gracejo justos pero nada desdeñables, que lleva en la política local más de un cuarto de siglo y que mamó el credo socialista del otro Pablo Iglesias (al que ahora oscurece su redivivo alter ego de Podemos), desde recién nacido en su casa de la ciezana calle Calderón de la Barca, en una familia de raíces cristianas que tenía como timbre de honor nada menos que la amistad con Don Antonio Salas, cura e inteligente, ahí es nada.

 

El suyo era, evidentemente, un cristianismo, “salasiano”, hecho de depuración crítica del mensaje, hondura teológica indiscutible, aversión al dogma y firme compromiso social. Profesionalmente hablando, Pascual Lucas lleva más de media vida como probo y sufrido trabajador bancario, vamos, de los currantes de la banca y no de la banda de mangantes de la banca). Sería un buen alcalde, y miren que a mí me gustaría decir que lo va a ser, porque a Pascual y a su familia los quiero como a familia propia; lo vi nacer y de bebé lo tuve en mis brazos. Pero ya les adelantaba la semana pasada que el PSOE no va a ganar las elecciones en Cieza y no creo que pasen, con mucha suerte, de los 6 concejales con los que ahora mismo cuentan, y eso por pura inercia del cuerpo electoral. Incluso es muy posible que se queden sólo en 5, y, salvo carambolas (que podrían darse y muy diversas) Cieza no tendrá alcalde del PSOE. Claro que en la situación actual casi cualquier expectativa que se vislumbre como posible puede acabar haciéndose realidad.

 

Y Pascual Lucas, candidato del PSOE a la alcaldía de Cieza por tercera vez podría ver –con cierto estremecimiento de terror- cómo a la tercera va la vencida y cómo la combinatoria postelectoral acaba dándole el bastón de mando, ya que históricamente el partido socialista ha estado más abierto al pactismo con otros grupos. Eso sí, tendrá que apretarse los machos, insuflarle fuerza y dinamismo a la franquicia y demostrar que a ésta -después de haber muerto- le quedan aún rescoldos de vida latente. Suerte en la empresa, Pascual.

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.