Logo
Twiter Facebook Meneame
Lunes, 22 de Julio del 2019
Viernes, 30 Octubre 2015

El Viaje (final) a Ninguna Parte. Paseo Ribereño sí, Paseo Ribereño no...Tomando el pulso al Tripartito

Valora este artículo
(2 votos)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

Con diferencia, o yo al menos así lo veo, José Eduardo Illueca, de Izquierda Unida, es el concejal más neoplatónico de cuantos actualmente aposentan sus posaderas en los vetustos escaños del salón de plenos municipal.

Es una percepción personal, pero basada en mi conocimiento desde hace bastantes años de la persona y del personaje, del yo (o mejor él) y sus circunstancias y en la observación habitual de su manera de decir, de hacer y de plantear sus propuestas.

 

Vaya por delante que de ese conocimiento se deriva una valoración positiva del edil del tripartito, funcionario docente, abogado y persona intelectualmente muy preparada, válida y capaz, pero con cierta propensión a pajarear por etéreas alturas no al alcance del común de los mortales y a eso quería aludir cuando hablaba de concejal neoplatónico pues que ha fijado residencia habitual en el mundo de las ideas, ideas que él se esfuerza en explicar con variable, diverso y desigual acierto, dependiendo de los asuntos, porque algunos son áridos de cojones por lo metafísicos e inasibles. Y es que José Eduardo, al que le gusta oírse, tiene propensión a la verborrea pedagogista en la que es un teórico nada desdeñable.

 

Illueca es concejal responsable de Medio Ambiente y de Participación Ciudadana en el trabajoso y accidentado discurrir del Tripartito municipal que dirige los destinos de Cieza la Desdichada desde el pasado mes de Junio. Y digo trabajoso y accidentado porque los concejales del nuevo Equipo de Gobierno están tropezando un día sí, y otro más aún, en algunas de las piedras que dejó caer en el camino, como quien no quiere la cosa, el Equipo de Gobierno saliente del Partido Popular, del que heredaron “encarguitos” totalmente cerrados como el proyecto de Nuevo Paseo Ribereño, algo que nadie había pedido porque las demandas mayoritarias del personal iban por el lado de arreglar y mejorar el existente.

 

Demanda social semejante a la que en su día se produjo con el Teatro Cine Capitol y que en ambos casos, Ribereño y Capitol, han arribado a semejantes cotas y puertos de desmesura presupuestaria con escaso beneficio ciudadano. Hablo del Ribereño porque incide directamente en uno de los campos competenciales, en la medida en que el río y su entorno constituyen factores esenciales de eso que se llama Medio Ambiente, materia (aquí sí cabe hablar de materialidad) de la estricta responsabilidad de José Eduardo Illueca en el nuevo Equipo de Gobierno Municipal.

 

Adelantar desde ya que a la vista del progreso de las obras, aún es pronto para valorar positiva o negativamente el proyecto. Mucha maquinaria pesada en el entorno del río, desaparición (se me antoja que sólo momentánea) del cañaveral, habilitación de ridículos paseos peatonales de no más de 80 centímetros de anchura, y transfiguración paisajística del río, que, eso sí, se ve, en un anodino y vulgar canal. Bien el desbrozado y limpieza que se ha hecho en buena parte del Paseo Ribereño existente, que en realidad era lo que pedían insistentemente los usuarios del Paseo. El proyecto no le gusta en realidad a ninguno de los grupos integrados en el Tripartito, PSOE, I.U. y Cieza Puede Podemos, pero los tres son solidariamente corresponsables porque los tres tienen concejales en el Equipo de Gobierno, incluido Cieza Puede Podemos, aunque estos dicen que a ellos no, que ellos no gobiernan, pero tienen un teniente alcalde dentro del Equipo.

 

Tampoco le gusta el proyecto, ni cómo se está desarrollando, a quien debería ser su más directo responsable como concejal concernido, a José Eduardo Illueca y en tal sentido se han expresado él mismo y miembros de su formación política, Izquierda Unida. Lo cual nos lleva a presumir con fundamento la existencia de un grave trastorno tripolar en el cuerpo gestor de la cosa pública en Cieza, una grave dolencia esquizoide que puede conducirlos en breve a una gravísima crisis e incluso a la muerte, porque, ¿hasta cuándo puede aguantar el gobierno municipal sin resquebrajarse las críticas, algunas incluso públicamente expresadas por significados representantes de las formaciones políticas que se integran en el Tripartito, hacia gestiones de las que son formalmente responsables ellos mismos?.

 

Es habitual escuchar el lamento estéril del “No me gusta...no nos gusta...pero...” cuando la única respuesta admisible debería haber sido no, o la dimisión. ¿Verdad, José Eduardo? Nadie va a ignorar a estas alturas que el resultado de las elecciones municipales del 24 de Mayo nos abocó a un escenario de aritmética electoral endemoniada, pero la posibilidad de haber dejado gobernar al P.P. que sumó 8 concejales y que fue la lista más votada, siempre estuvo ahí. Otra cosa es que no quisieran. Ahora, a tragarse los sapos calladitos, a asumir las limitaciones del ejercicio del poder, o a irse.

 

Y vuelvo a nuestro neoplatónico, y en cuanto tal “idealista” concejal, para referirme a otro de sus ámbitos competenciales: el de la participación ciudadana, cuyo Reglamento (el de Participación Ciudadana) se presentaba en días pasados. He de reconocer que la noticia me sorprendió porque consideraba éste un asunto cerrado hace tiempo. Me sonaban de hace años disposiciones aprobadas por el Pleno, incluso otras de ámbito superior, en las que llegó a regularse la intervención de los diversos colectivos ciudadanos y hasta de los particulares en las sesiones plenarias, o la configuración de Consejos Municipales de Cultura, de Juventud, de Empleo, de Medio Ambiente y otros muchos, como instrumentos de participación e implicación de la ciudadanía en los asuntos públicos.

 

Generalmente eran iniciativas que empezaban con mucho entusiasmo y que acababan enfriándose y muriendo al poco tiempo por inanición y desistimiento de sus voluntariosos y esforzados miembros y por abandono de los responsables políticos, para quienes esos órganos acababan convertidos las más de las veces en engorrosas e inoperantes pérdidas de tiempo. El pueblo llano además suele estar demasiado ocupado en la lucha cotidiana por la vida, buscando la manera de sobrevivir, como para asumir dedicaciones no pagadas y a veces ni agradecidas.

 

Así que, José Eduardo, no os canséis: el pueblo lo que quiere es que trabajéis con denuedo por él, por hacerle justicia, por darle lo suyo. Ni transparentes e idílicos Códigos de Buen Gobierno, ni Reglamentos de Participación Ciudadana. El pueblo no quiere que le deis más ni mejor participación, ¿para qué?, sino que vosotros, aquellos a los que el pueblo eligió, sepáis decir que no y que le deis a ese pueblo más partes del pastel.

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.