Logo
Twiter Facebook Meneame
Jueves, 19 de Setiembre del 2019
Viernes, 27 Noviembre 2015

El Viaje (final) a Ninguna Parte. No en mi nombre

Valora este artículo
(1 Voto)

CLR/Bartolomé Marcos.

Si, aquí en España, y en el mundo mundial también, el problema es que todos buscan engañarnos (algunos- bienintencionados e ingenuos que son ellos-buscan ese objetivo tan feo hasta de buena fe porque los engañados son ellos y funcionan como tontos útiles).

La única verdad es que ninguno nos dice la verdad, toda la verdad, sólo la verdad y nada más que la verdad. ¿Ustedes entienden las escaramuzas de la Tercera Guerra Mundial que se están desenvolviendo ahora mismo? ¿Ustedes entienden la postura de los Estados Unidos en el conflicto, la de los países árabes, alguno de los cuales sostiene y financia al (según dicen) mal llamado Estado Islámico, o la de Israel, o la de Turquía frente a Rusia o Rusia frente a Turquía? Y digo yo, ¿por qué mal llamado Estado Islámico? ¿Quién o qué nos manda llamarlo así? ¿Cómo habría que llamarlo? (Mejor no llamarlo de ninguna manera no sea que venga, ¡huy qué miedo!). ¿No serán los judíos (tan jodíos ellos siempre en todos los sentidos) los que estén detrás de este invento para cargarse a los árabes desde dentro y desacreditarlos completamente ante el mundo? ¿Por qué las únicas alternativas barajadas pasan en todos los casos por lanzar más toneladas de bombas sobre Siria?. En fin, como poco, si no engañados, sí que muchos estamos cada vez más desconcertados y en lo que concierne a Europa cada vez más asustados. Fíjense qué poco ha durado la generosidad europea abriendo sus fronteras a los refugiados, que ya sólo se habla de reforzar los controles y establecer más limitaciones. Qué bonito y qué fácil era: ser generoso y solidario desde la comodidad y sin pagar precio por ello.

 

Pues bien, en ese confuso contexto de un mundo en guerra en el que se suceden los atentados por doquier y a Europa le entra la tiritera del pánico, ocurre que hay elecciones generales en España (en una parte de España, en Cataluña, hay elecciones sin parar desde el año 2012 y aún nadie sabe para qué han servido) y ante esas elecciones generales surge de nuevo la tentación del oportunismo político electoralista preñado y emponzoñado de intereses inconfesables, engaño, doblez y mentira. Y en esa situación que a algunos y algunas les viene pintiparada, se utilizan de nuevo unos atentados terroristas, los de París del viernes, 13 de Noviembre, y la respuesta bélica que desde Occidente se le está dando a aquel acto de guerra, para instrumentar una nueva campaña como la que en el año 2004, bajo el lema de NO a la GUERRA, tras los atentados del 11M en Madrid y la reacción torpe y apresurada del gobierno del P.P. atribuyendo la autoría a ETA, interfirió de manera evidente en el resultado electoral, colocando al frente del gobierno de España para desgracia de todas las Españas (algunas de las cuales quieren dejar de serlo), al figura entre las figuras, al actualmente muy bien pagado consejero de Estado vitalicio José Luis Rodríguez Zapatero y su cohorte de ministras del sofá, que posaron en su día cubiertas de pieles en una escena impagable para la antología del feísmo: la Teresa Fernández de la Vega, la Salgado que expulsó a los fumadores de bares y cafeterías y convirtió las calles en campamentos de tiendas de bereberes o la Bibiana Aído que sigue cobrando de la ONU desde 2010, tras descubrir su auténtica vocación como Consultora en asuntos de la Mujer gracias a los nulos servicios prestados como ministra que fue de Igual-dá durante dos años en un gobierno de Zapatero. Ahora han elegido un nombre más poético y sugerente para la rediviva campaña torticera: No en mi nombre. Pero, oigan, no en mi nombre...¿qué? ¿Que se deje impune el atentado del viernes, 13N en París? ¿Qué no se persiga el terrorismo del cabronazi (perdón, amigo) Estado Islámico?.

 

Miren ustedes. Les juro por mis nietos (oigan, que ese es juramento muy serio) que a mí lo que me da igual es quien gane las elecciones generales del próximo 20 de Diciembre. No se me rían, ni insinúen sonrisillas irónicas. Me da igual, sí, absolutamente igual. Me importa un ardite quien gane porque no confío en ninguno, pero no puedo por menos que decir que esa campaña peca de sucio y soez oportunismo electoralista. En el año 2004 les salió bien y la tentación es demasiado fuerte, demasiado golosa, demasiado grande, como para dejarla pasar sin aprovecharla.

 

La mentira es necesaria para vivir, para garantizar la existencia civilizada y en paz, pero hoy, aquí y ahora, estamos en el momento de la verdad, como también estamos en ese momento de la verdad en el problema catalán, donde la machimondinga sigue a vueltas con la legalidad, la política y la democracia, en un grosero e interesado ejercicio de prostitución de las palabras por el lado de vaciarlas de su contenido y usarlas igual para un roto que para un descosido y por el lado de construir un discurso de medias verdades con el único objetivo de confundir a los ciudadanos para llevarse el gato al agua. Los catalanistas querían y quieren llevarse el gato al agua de la independencia sólo para disponer de dinero a su antojo y para lo que les dé la gana sin contribuir a las necesidades de los demás. Se cansaron de decir que por la vía de las decisiones jurídicas nunca se resolvería el conflicto catalán, que era un problema político que exigía soluciones y planteamientos políticos; y cuando el gobierno central pide explicaciones sobre en qué se van a gastar 1.300 millones de euros del FLA (Fondo de Liquidez Autonómica) entonces dicen que el Estado Español pretende perpetrar una intolerable intromisión política en la capacidad de decisión de la Generalitat sobre un dinero que por ley les corresponde. Pero, ¿en qué quedamos, ley o política? Pregúntenle al presidente del Círculo de Empresarios catalán, que ha asegurado, textualmente, que “es difícil encontrar estabilidad en un territorio donde no se cumple la ley”. ¿Por qué la política es buena en unas ocasiones y es mala en otras? ¿Por qué algunas veces la ley es la mejor solución, como quieren ahora los catalanes y es mala en otras, como cuando se usa esa ley para impedir que algo hoy por hoy ilegal como que Cataluña se convierta en un estado independiente y unos pocos españoles nos arrebaten a todos los españoles lo que es nuestro, se haga realidad?.

 

No en mi nombre...no en mi nombre...¡Ja!

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.