Logo
Twiter Facebook Meneame
Jueves, 19 de Setiembre del 2019
Sábado, 13 Abril 2019

El Viaje (Final) a Ninguna Parte. Necesitamos un chute de adrenalina…

Valora este artículo
(1 Voto)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

A los españoles nos falta autoestima, autoconcepto, eso de lo que tanto se predica en el ámbito educativo, porque estamos sonados, derrotados sin dar batalla, desnortados, anémicos de ilusión, catatónicos y capitidisminuidos in extremis, y nos falta chispa, motivación y entusiasmo por la única patria que siempre hemos conocido y reconocido, patria que se llama e identifica con la lengua española y con España.

Decía Erasmus Darwin (Inglaterra, 1731-1802), médico y filósofo, además de abuelo de Charles Darwin, el naturalista investigador del “Origen de las especies”, que, en sus viajes por el inabarcable imperio español, había quedado admirado de “cómo los españoles tratan a los indios, como a semejantes, incluso formando familias mestizas y creando para ellas hospitales y universidades, he conocido alcaldes y obispos indígenas y hasta militares, lo que redunda en la paz social, bienestar y felicidad general que ya quisiéramos para nosotros en los territorios que, con tanto esfuerzo, les vamos arrebatando”. Añadía Darwin que “parece que las nieblas londinenses nos nublan el corazón y el entendimiento, mientras que la claridad de la soleada España le hace ver y oír mejor a Dios. Sus señorías deberían considerar la política de despoblación y exterminio ya que a todas luces la fe y la inteligencia española están construyendo, no como nosotros un imperio de muerte, sino una sociedad civilizada que finalmente terminará por imponerse como por mandato divino. Y culminaba: “España es la sabia Grecia, la imperial Roma, Inglaterra el corsario turco”. ¡Bien por Darwin! Te perdonamos que seas inglés y que te llames Erasmus.

 

Pero Erasmus Darwin no es el único que, desde fuera, ha sabido valorar lo español. Hay otros muchos, algunos grandes historiadores, que tumban la imagen secular, torticeramente interesada y tergiversada, de una España cruel, fanática y oscurantista, vamos la de la leyenda negra que en gran medida, masoquistamente, nos hemos autoinfligido. Es el caso del historiador inglés Hugh Thomas (1931-2017) que dejó dicho que “destacó la actitud de la Iglesia católica en México, mucho mejor que la religión de los aztecas. También llevaron la rueda, el trigo o el caballo, que contribuyeron positivamente a la vida en el continente”. O el también historiador, igualmente inglés, por cierto, John Elliot (Inglaterra, 1931), que señala que “hubo muchas atrocidades, mucha crueldad, como suele pasar en cada conquista. Pero también hubo un empeño de la Corona y la Iglesia en proteger a los indios”. Otro historiador, el hispanista británico Henry Kamen (Birmania, 1936), en un curso de verano en el Escorial, mostraba su asombro ante la reacción desproporcionada del público, compuesto en su mayoría por estudiantes universitarios, cuando Kamen trazaba un relato objetivo, con luces y sombras, del rey Felipe II. Los jóvenes reaccionaron tildando al monarca de tirano mezquino, rencoroso, fanático e hipócrita, ante lo que el hispanista no tuvo más remedio que manifestar que la reacción de los estudiantes era algo “inaudito y que los únicos en todo el mundo que se creen aún la leyenda negra a pies juntillas son ustedes (les dijo), los universitarios españoles. Me abochorna”, añadió…y nos debería abochornar a todos, añado yo. El historiador norteamericano Charles F. Lummis (1854-1928) estableció que “los españoles no exterminaron a ninguna nación aborigen -como exterminaron docenas de ellas nuestros antepasados los ingleses-“.Y si no recuerden las películas del oeste…Otro historiador estadounidense, Stanley G. Payne pensaba que “el mundo le debe (a España) haber logrado la recuperación de España para la Europa cristiana durante la Reconquista. Así como la extensión de la cultura occidental en su versión española al resto del mundo a partir del Descubrimiento de América. También los primeros brotes del Derecho internacional y la derrota del imperialismo napoleónico”. Más aún, el historiador inglés Robert Goodwin dice que con una historia tan impresionante como la española en América, “hay muchísimos motivos para estar orgulloso de ser español. Vamos (añade) hay muchos más motivos para estar orgulloso de ser español que de ser británico, o incluso francés”. Un francés precisamente, el escritor, historiador y filósofo Voltaire (1694-1778) dijo aquello de que “los españoles tuvieron una clara superioridad sobre los demás pueblos: su lengua se hablaba en París, en Viena, en Milán, en Turín; sus modas, sus formas de pensar y de escribir subyugaron a las inteligencias italianas y desde Carlos V hasta el comienzo del reinado de Felipe III España tuvo una consideración de la que carecían los demás pueblos.” Y termino está inyección de adrenalina en vena con una cita del gran geógrafo, astrónomo y naturalista prusiano Alexander Von Humboldt (1769-1859): “la Humanidad debe gratitud eterna a la Monarquía española, pues la multitud de expediciones científicas que ha financiado ha hecho posible la extensión de los conocimientos geográficos.”

 

¡Viva España! ¡Ah!, y Gibraltar, ¡español! Por favor, Señor, haz que pase… (Jijiji…ya me explicaré en otro artículo).

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.