Logo
Twiter Facebook Meneame
Martes, 23 de Octubre del 2018
Viernes, 31 Agosto 2018

El Viaje (Final) a Ninguna Parte. “Mis queridos phantasmas”

Valora este artículo
(1 Voto)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

Hay universos paralelos y extraños y, a veces, muy queridos seres pueblan algunos de esos universos, nos acompañan, o simplemente caminan a nuestro lado, que es una manera de acompañar, aunque no la única.

Después, algún día, más o menos dolorosamente, nos dejan, se van, si bien no siempre eso significa que nos abandonen. Se apartan, se hacen a un lado, o la vida los lleva por otros derroteros más o menos espectrales. A pesar de eso, siempre encuentran maneras diversas de mostrarse y de seguir entre nosotros con nosotros. O de volver, porque es que en realidad nunca acaban de irse del todo, quizá porque en buena medida, somos nosotros quienes les aportamos consistencia y vida, son como emanaciones de nosotros mismos, todos somos multipolares y hasta esquizofrénicos en diverso porcentaje. Alimentamos nuestro espectro y nuestro espectro se alimenta de nosotros. Vamos, como los antibióticos…

 

Y ahora sí que sí: entrados en el evanescente y complejo territorio de la mente y su turbulento maquinar, éste podría ser artículo interminable, prolijo y premioso, o dar de sí para una saga prolongada de artículos, si no de divulgación, sí de divagación. No se preocupen. No voy a torturarles más de lo que ya lo hago habitualmente. No sé aún lo que haré, o lo que me dejarán hacer, pero por el momento aquí estoy con un primer y solitario artículo, probablemente único (pongo este paréntesis tras releer el artículo una vez acabado, y no, no será el único)- que ideo mientras camino de buena mañana- acompañado de algunos phantasmas (que, como es de rigor, sólo yo veo)- hacia la Presa, por el Paseo Ribereño, y del que son protagonistas, y protagonistos, algunos de esos phantasmas más queridos, dejando al margen al primero de ellos, el okupa monclovita y okupa, también para mal, de mi pensamiento, Pedro Sánchez, que ése, aun siendo gran phantasma (probablemente el más grande, no sólo el más alto, en generaciones), ése, ni es mío, ni es, desde luego, por mí querido…pero que se empeña en salir y asustar y eso que ni yo voy a evocarlo ni mucho menos a invocarlo (lo que haría, si pudiera, sería conjurarlo y hasta derrocarlo, empezando por -una vez más- derrotarlo en las urnas, pero es que él ahora que puede no quiere, no se deja y pospone las elecciones para mejor ocasión, tonto listo que nos ha salido el nene). Supongo que a él, que ha sabido ponerle cara de póker (que aquí viene a ser lo mismo que cara dura) a la vida política, que vive en la Moncloa haciendo oídos sordos al clamor popular adverso frente a un comportamiento fríamente maquiavélico en el que todos los medios y decisiones se justifican por su propio, interesado y egoísta fin, y en una situación en la que- rodeado de asesores bien pagados, que, no obstante, lo hacen equivocarse tres veces de cada dos- practica el cínico y displicente “ande yo caliente y ríase la gente”…supongo que a él (iba a decir antes y sigo diciendo ahora) le dará lo mismo lo que yo piense, lo que diga o escriba un modestísimo articulista de aldea y desde la aldea, pero, como a mí también me da igual lo que piense él y tampoco espero nada de su pensamiento, si es que lo tiene, lo digo paladinamente: Pedro, coge a Pablo y multiplícate por cero. Le harías –le haríais- un gran favor a España. Pero, bueno, ya sé que no caerá esa breva, ni siquiera en este tiempo en el que ya están maduras y un amigo del Fatego me dice que puedo entrar cuando quiera en su finca y comerme los higos, o las brevas, que me dé la gana, sin más permisos, que a él se le da una higa y que con sumo gusto. Gracias, amigo…

 

Pues en estas estaban mis pensamientos caminito de la Presa, cuando me cruzo con Abelardo Salmerón Pinar, arquitecto ciezano casado con una antigua alumna mía, Isabel Martínez Villegas, otro phantasma de hace más de treinta años, intérprete en el largometraje más largo y quizá también pesado, “La Escritura del Diablo”, realizado nunca en un instituto de bachillerato. Saludo a Abelardo y me viene a la mente otro queridísimo phantasma, su hermano Rafael Salmerón Pinar, antiguo alumno mío también, presidente brillante y exitoso durante muchos años de la Junta de Hermandades Pasionarias, y no sé de qué manera ni por qué me sobreviene también el recuerdo de otro joven estudiante de Literatura Española de segundo de BUP en el Instituto de Bachillerato Mixto de Altea (Alicante), Pedro Juan Lloret Escortell, hijo de pescadores, a quien sin pretenderlo le hice el flaco favor de enrolarlo en el magro, enteco y antiguo pelotón de las humanidades cuando él llevaba bien encarrilada la autopista despejada, luminosa y rutilante de las ciencias experimentales. Después hizo Derecho y sé que se casó, que tuvo algún hijo y que ha llegado a ser concejal por Compromís en el Ayuntamiento de Altea. Poco más. Ni respondí a sus cartas… Pendiente tengo una conversación con Pedro Juan, o con su phantasma, que es el mío, para darle algunas explicaciones, e, incluso, reclamar su comprensión o su perdón. El recuerdo de Pedro Juan evoca en mí el recuerdo de otra extraordinaria alumna, Conchi Rodríguez López, mujer llena de personalidad, fuerza y sensibilidad, y uno de los pocos estudiantes, por nombre, auténticamente españoles, en un curso nutrido por estudiantes residentes en Benidorm en su inmensa mayoría, casi todos extranjeros (y no precisamente por alicantino-valencianos), con nombrecitos de este jaez: Michael Draper, Isabella Vittenbroek Dietrich, o Ruth Schuler Estalrich…un verdadero curso internacional exótico que ya por entonces -1977-78- ponía de manifiesto el atractivo del Levante español para los terratenientes anglosajones, ingleses y alemanes fundamentalmente.

 

A la mitad del camino de nuestro recorrido, como diría el divino Dante, me asalta un último phantasma (por hoy), casi el phantasma del Paseo Ribereño con mayúsculas, como yo lo fuera en mis mejores tiempos de los pasillos, salas, auras y estancias del IES “Diego Tortosa”, Fernando Galindo Tormo, que, móvil en ristre, me explica su acezante actividad fotográfica de esa mañana y hasta me hace una demostración in situ de retoque fotográfico que revela su pasión pictórica escondida, probablemente el phantasma latente que a él lo tortura y no lo deja descansar. Pero hay más días, Fernando. O eso espero…Decirles por último que esta semana se me apareció también una queridísima y admirada phantasma en el teléfono. Dentro de unos días se lo cuento ¡Ah!, añadir que este artículo lleva ilustración fotográfica, del propio Fernando Galindo, pero, como cabía esperar, es también phantasmal y sólo yo puedo verla.

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.