Logo
Twiter Facebook Meneame
Sabado, 20 de Julio del 2019
Viernes, 09 Octubre 2015

El Viaje (final) a ninguna parte. Ha llegado, para quedarse entre nosotros, un libro hermoso

Valora este artículo
(1 Voto)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

Por fin llegó el día y el sueño se hizo realidad, ¿verdad, Fernando?. Porque han sido muchos años detrás de coronar con éxito una empresa que bien podríamos conceptuar, sin temor a equivocarnos, como “el sueño de una vida”, y no son pocos los que hemos coincidido en los últimos días en emplear esta expresión, no por manida menos pertinente, para referirnos a la presentación pública del libro de Fernando Galindo que recoge una muestra seleccionada de su trabajo fotográfico de más de veinticinco años sobre el tema de “La Floración en Cieza”.

Aquí está ese sueño, tu sueño, atrapado entre las páginas de un libro hermoso, para los anales (ojalá que también para los caudales, que falta hacen) de un pueblo y de sus gentes.

 

Yo he estado con Fernando (Galindo Tormo) en esta loable y meritoria empresa, para colaborar en aquello que él me pidió, ponerle palabras a algo que verdaderamente no las necesitaba, aunque nunca puede decirse que las palabras estén de más. En realidad no le harían falta las palabras a este libro, cuando, como decirse suele (es verdad y es mentira a partes iguales) una imagen vale más que mil palabras, y de imágenes que hablan, que expresan, y que se expresan, va esta obra. Este es un libro para ver, sobre todo y por encima de todo…y para desear ver de manera directa aquello que reproducen las fotografías. Yo no he pasado de ser sino un humilde compañero del estupor, del asombro que al propio autor de las fotografías sé que le causó en su momento la tarea de obtenerlas, y las vivencias asociadas con las circunstancias, con la peripecia de su captación. El texto en el libro “La Floración en Cieza”, sólo es un modesto anclaje de lo contemplado, con la única aspiración de que no moleste el placer de la contemplación ensimismada.

 

Ha manifestado Fernando Galindo que el descubrimiento del fenómeno de la Floración “le cambió la vida”, convirtiéndose para él en un oficio sin horario, una afición sin mesura ni límites y hasta en una pasión interminable que lo ha llevado por campos, ríos, montes, caminos y veredas, registrando incansablemente perfiles, líneas, manchas, colores, personas y perspectivas con la humilde pero vistosa flor de innumerables árboles frutales como protagonista.

 

Las fotografías de Fernando Galindo reproducidas en este libro hablan por sí mismas y sólo dejan margen para un ¡oh! entre la admiración y la incredulidad. La admiración porque es belleza auténtica la de estas fotos que pasman con el impacto de su plástica evidencia, la de la incredulidad porque quizá nadie sospechara que la realidad de la que parten estas fotografías está aquí mismo, muy cerca de cualquier punto geográfico de la Región de Murcia. Fotografías relacionadas con el fenómeno de “la floración”, un suceso o acontecimiento efímero, casi fugaz (lo que contribuye a dotarlo aún más de esa condición o característica de “arte puro natural”- la belleza siempre es pasajera…) que se reproduce cada año en fechas más tempranas, cuando Febrero acaba de llegar y Marzo aún no ha venido. Son apenas tres semanas para la contemplación maravillada de un suceso natural, recurrente y único en España, pero en el que la mano del hombre, quizá sin pretenderlo, tiene un papel fundamental. Es un ejemplo evidente de cómo el hombre puede interactuar con el entorno, en este caso de manera positiva, para generar belleza, regalo para la vista, cuando tantas veces y tantos ejemplos tenemos de lo contrario.

 

Precisamente el objetivo del fotógrafo y más aún su punto de vista, su particular óptica interesada en lo que la máquina capta, han contribuido a dotar de permanencia – más aún ahora que las fotos aparecen a través de la perennidad que otorga el libro- aquella realidad natural que sólo está al alcance de la contemplación directa unas pocas semanas al año, y tampoco de manera igual durante ese tiempo, cambiante incluso según la hora del día a la que se contemple. Por eso, la labor del autor en este caso–del artista, me atrevo a decir- es impagable (siempre lo es por otra parte), porque ha sabido mirar, ha fijado en su retina después el encuadre insospechado, ha capturado con su máquina luego y ha transmitido ahora mediante esta joya editorial que se presentaba el viernes, 9 de Octubre, en el salón de actos del IES “Diego Tortosa”, un paisaje que es una aparición, diríase casi un espejismo, un accidente natural inducido, en este caso - y reitero- de manera positiva, por la acción transformadora del hombre, agricultor, sobre el medio. Nunca mejor que aquí pudiera decirse aquello de “Pasen y vean”…y maravíllense.

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.