Logo
Twiter Facebook Meneame
Domingo, 28 de Mayo del 2017
Viernes, 04 Noviembre 2016

El Viaje (final) a Ninguna Parte. El Gran Silencio

Valora este artículo
(2 votos)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

Es lo que le recomiendo –silencio- ahora y quizá para siempre a Pedro Sánchez, el cabezón cabezabuque más grande de España (por lo menos y por lo menos en algo es grande) y parte del extranjero, que, lejos de haber aprendido la lección, ha regresado de sus inmerecidísimas vacaciones californianas, dispuesto a seguir incordiando para perjuicio de su partido y nulo beneficio de sí mismo.

Nada, que no aprende. Pero, ¿aún no se ha dado cuenta de que es tonto del culo o es que él es el único que no lo sabe? Pedro dicen que es alto y guapo, que no es algo que esté mal o de lo que tenga que avergonzarse, pero eso no suma un ápice a los números, muy escasicos por lo que se ve, de su cociente intelectual. Lo demás sólo es (sólo ha sido) el temerario atrevimiento del torpe. Así que, Pedro, rumia a solas tu infantil decepción por no haber conseguido hacer realidad el sueño de tu ambiciosa compañera Begoña. Rumia, calla, y cobra, que es lo que te corresponde ahora, mientras puedas, o multiplícate por cero que bastante daño has hecho ya, demasiado. El PSOE tiene ahora al frente, circunstancialmente, a una buena persona, prudente y sensata, Javier Fernández, y a una lideresa con las ideas claras y los pies en la tierra, Susana Díaz. Si deja aparte el complejo adolescente de izquierda traicionada de muchos de sus militantes, atiende a la sociología interior de sus votantes, acaba con el invento ese raro del federalismo asimétrico y folklorista del PSC y el gordito Iceta (conspicuo representante del más genuino y parasitario pesebre socialista desde hace 30 años) y expulsa del partido a quienes no siguieron en la votación de investidura la pauta acordada por el Comité Federal, si hace todo eso…volverá a la senda de los éxitos electorales.

 

En lo que a mí concierne, me olvido definitivamente de Pedro Sánchez, me olvido del PSOE y del P.P. y me sumerjo yo también en el Gran Silencio de mis caminatas matinales por los campos del Cajitán de Mula, junto a mi amigo Pedro Luis Almela (otro eterno y maduro adolescente) enfrascados en peripatéticas elucubraciones y honduras a la esperanzada espera de cervecera recompensa en Venta El Cazante. Ocasionalmente nos paramos a escuchar la que Pedro Luis califica como la canción más antigua del mundo: la del viento entre las ramas de los árboles, o el ladrido aislado de un perro en la distancia. Lo demás es paz…y el alma se serena.

 

Por eso, en esta época de tribulaciones presidida por un racionalismo simplista y ramplón sometido a la tecnología, que es la nueva religión de nuestro tiempo, Pedro Luis y yo aún nos permitimos rememorar dudas y conflictos, también religiosos, de nuestra muy lejana adolescencia, como el de la existencia de Dios, por qué no. Y hablamos de Dios, de los dioses o de “la diosa”, que no es otra que el eterno femenino cuya entrepierna se muere por dirigir el mundo, no sólo de manera latente. Y es que, lejos de que la pregunta sobre la existencia de Dios pueda oler –para muchos- a naftalina, lo que está detrás de esa cuestión es algo tan intrínsecamente humano y tan radicalmente existencial como la interrogación sobre el sentido de la vida…y de la muerte. No en vano, uno de los principales anhelos de los seres humanos sigue siendo el afán de trascendencia, la necesidad de proyectarnos hacia el infinito, de sentir que somos algo más grande que un simple animal mortal. Son –ya digo- peripatéticas conversaciones al socaire del conocido consejo –“atrévete a pensar”- del filósofo ateo Inmanuel Kant. Aunque en Occidente se ha producido un abandono total y una estigmatización de la cuestión de Dios, el problema de la existencia o no de Dios, sigue sin resolverse y no creo que acabemos resolviéndolo Pedro Luis y yo en nuestros amenos paseos de tantas y tantas mañanas. Con todo, lo que abunda en nuestros días no es un ateísmo verdadero, sino un seguimiento rebañil y adocenado de las religiones actuales: el fútbol, la música, el nacionalismo y la tecnología que supuestamente nos librará de todo, incluso de morir. Vana creencia. En realidad, obteniendo respuestas o no, no podemos dejar de buscar el significado último de nuestra existencia, no nos lo podemos remediar. En última instancia, creer o no creer se reduce a una cuestión de pura voluntad. El creyente apuesta por la fe, por la voluntad de creer, pero el ateo también, ya que al no poder demostrar la inexistencia de Dios, hace otra apuesta de fe por no creer. Es igualmente racional y legítimo creer que no creer, y esa es una de nuestras pocas y más significativas conclusiones.

 

Pedro Luis y yo hablamos también de muchas otras cosas, por ejemplo de que hay un rufián en el Parlamento español, un diputado impensable en un Parlamento civilizado, que rescata el invento detestable del lumpen proletariado para asustar –y asquear- desde su escaño a millones de burgueses bienpensantes (la vieja consigna de “épater le bourgeois”), que no deben alarmarse demasiado porque en el fondo sólo son deliberadamente incontrolados fuegos de artificio muy bien calculados. Como artificio son las jornadas con la ciudadanía y colectivos de Cieza para la confección de los Presupuestos Participativos (¿eso quiere decir que llevamos todos en ellos “participaciones”?) promovidos desde el Ayuntamiento de Cieza. Con convocatorias tan bienintencionadas –y abstrusas- como la que sigue:

 

El próximo martes 25 de octubre a las 19,30h en la biblioteca del IES Diego Tortosa se va a constituir el Grupo Motor de los Presupuestos Participativos de nuestra localidad, para el cual nos gustaría contar con vuestra presencia y colaboración.

 

El Grupo Motor es un grupo abierto de colaboración ciudadana y vecinal responsable de establecer las Bases Reguladoras del Proyecto (Autorreglamento) y dinamizar e impulsar su puesta en marcha. Su composición es abierta, pero su idiosincrasia necesita ser heterogénea, para que diferentes representantes territoriales y sectoriales, así como vecinos y vecinas que no pertenezcan a ningún colectivo, puedan co-diseñar las fases del proceso buscando el bien común.

 

Este grupo reconoce la necesidad de que los ciudadanos y ciudadanas decidan y guíen la implementación del proceso, definiendo y estableciendo las normas de nuestro propio proyecto.

 

Vuestra opinión es lo más importante y como protagonistas del proceso de Presupuestos Participativos, recae en vosotros la visibilidad y el poder de tomar decisiones. Por todo ello queremos haceros partícipes con vuestra asistencia y colaboración desde el mismo inicio.

 

Lo dicho: me quedo con el Gran Silencio de los campos de Cajitán de Mula.

PromoCLR

Deseo recibir noticias en mi correo electrónico:


AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.