Logo
Twiter Facebook Meneame
Sabado, 20 de Julio del 2019
Viernes, 25 Septiembre 2015

El Viaje (final) a ninguna parte. Eduardo, el hombre que siempre creyó en la revolución

Valora este artículo
(6 votos)
Eduardo López Pascual Eduardo López Pascual

CLR/Bartolomé Marcos.

En realidad no hace falta que se lo presente. Ustedes lo conocen. Es persona y personaje habitual en estas páginas; hasta no hace demasiado tiempo, habitual también de las calles de Cieza (una desgraciada contrariedad de salud lo ha retirado recientemente de ellas), y frecuentador de cuantos actos culturales se organizaban en nuestra ciudad, sobre todo cuando estaban la literatura en general, la poesía en particular, o la política- siempre la política, uno de sus más conspicuos afanes y ansiedades- de por medio.

He de decir que yo también lo conozco desde hace mucho tiempo; más, mucho más de media vida. Lo conozco...y, porque lo conozco, lo aprecio, aunque desde luego, sobre todo en política, no comparta muchos de sus puntos de vista, que algunos sí, no se vayan a creer. Y él lo sabe...y nunca ha sido un problema entre nosotros, porque ha primado la recíproca valoración respetuosa, la cordialidad en el trato y la priorización, por encima de cualquier diferencia, de aquellos gustos y aficiones que compartíamos, principales la literatura y la poesía...o el cine (una de mis primeras comparecencias públicas, en el antiguo Club del Guía en la Esquina del Convento, estuvo dedicada, a instancias de Eduardo, a comentar la película de Stanley Kubrick 2.001 una odisea del espacio, que en su parte final no había dios que la entendiera, y que con mis explicaciones de aquella ocasión yo quizá contribuí a hacer más críptica aún...que aquellos muchachos me perdonen).

 

En realidad no hace falta que se lo presente, pero se lo voy a presentar, hombre, se lo voy a presentar, aunque a él lo conoce todo el mundo: el Eduardo en quien hoy centro mi artículo no es otro que Eduardo López Pascual, maestro (en casi todos los aspectos o sentidos de la palabra), profesor de secundaria y Bachillerato, escritor y periodista (columnista en “El Mirador de Cieza” desde hace muchos años), animador sociocultural e impulsor desde asociaciones como “Pueblo y Arte”, de iniciativas de ambición y calado como el Premio Internacional de Poesía “Luys Santamarina”-“Ciudad de Cieza”-, los Encuentros de Poesía sobre el Segura, o el Premio Internacional de Pintura “Toledo Puche”. Eduardo es lo que podría denominarse un francotirador de la cultura, generoso, bondadoso y simpático bandolerodesierramorena, que –aquí te pillo, aquí te mato- te endilgaba en totum revolutum un ejemplar de su última novela – ha escrito muchas, pero pongamos que “Proceso a un hombre muerto”, por ejemplo, y un décimo de Lotería de Navidad (20 euros más 3 para su Falange Auténtica) sin agobiarte en el pago si no llevabas dinero encima. ¡Ya me lo pagarás!, decía...y se marchaba sin cobrar y sin apuntarlo siquiera, confiando en la gente sin más. Por cierto...nunca tocó un décimo de aquellos...hay que ver qué mala suerte.

 

Eduardo es lo que suele conocerse como un auténtico “personaje” del paisanaje local; vinculado familiarmente con el mundo de la enseñanza y de la comunicación en general (la enseñanza o es comunicación o no es nada) sus cuatro grandes vocaciones han sido las ya apuntadas: la cultura, el periodismo, la docencia (y habría que añadir que también la decencia) y... la política. Y ha ejercido todas ellas desde la sencillez, la honestidad, la coherencia y la lealtad. Una joya de persona.

 

Y junto a Eduardo, siempre, como un formidable puntal emocional, la discreta Eladia, la mujer de su vida, acendrada vocación de esposa y madre, a prueba de avatares desgraciados e incertidumbres mil, cuyo acaecimiento más tarde o más temprano es lo único seguro en la vida, y eso lo sabe dolorosamente bien Eduardo López Pascual. Sin duda, Eladia es con diferencia el mayor y mejor capital humano con el que incondicionalmente cuenta Eduardo.

 

Como poeta y novelista hay que destacar en Eduardo su desigual lucha por la palabra y con las palabras, descomunal, aterrador combate, que libramos todos los que tenemos el atrevimiento de escribir y que suele estar hecho a partes iguales de éxito y fracaso, reconfortantes y alentadoras victorias y estrepitosos y hasta ripiosos fracasos, pero que con Eduardo se nos deja siempre constancia del empeño, la perseverancia, la voluntad, el tesón y hasta la encomiable cabezonería de quien siempre quiso y quiere ser escritor. Prueba superada porque sus escritos, poemarios, novelas, artículos, se cuentan por decenas y hasta por centenares. Si hubiera que destacar alguna característica de su producción literaria habría que subrayar sin lugar a dudas la valentía.

 

Este ciezano incombustible, valiente y quijotesco, que se subleva ante los desmanes del capitalismo y la injusticia, y que siempre creyó en la revolución, forma parte por derecho propio, o al menos yo lo veo así, de nuestro paisaje existencial, de nuestro horizonte vital cotidiano. Candidato a todo desde hace tanto tiempo, ejerciente de nada, Eduardo López Pascual es un personaje de la historia local entrañado en la intrahistoria de este pueblo nuestro, que habría sido un excelente alcalde de Cieza en cualquier régimen político y que ha intentado serlo en democracia, presentándose una y otra vez sin demasiada fortuna, éxito o predicamento. Siempre ha sido joseantoniano en el sentido de seguir los compromisos más singulares y originales de su doctrina política y en el deseo paulatino y permanente de querer cambiar las cosas.

 

Ahí está. Presente y...¡vivo!

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.