Logo
Twiter Facebook Meneame
Viernes, 20 de Setiembre del 2019
Viernes, 26 Febrero 2016

El Viaje (Final) a Ninguna Parte. Aurelio eterno

Valora este artículo
(1 Voto)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

El martes, 23 de Febrero, su grupo, el grupo de literatura de “La Sierpe y el Laúd”, dedicó un sentido homenaje de recuerdo, a Aurelio Guirao Moreno, polifacético ser humano, profesor y poeta, y miembro del colectivo hasta su muerte. En el acto se obsequió a los asistentes con una “plaquette”, una modesta publicación con 20 poemas de Aurelio seleccionados por otros tantos lectores amigos y conocedores de su obra poética.

20 poemas, uno por cada uno de los 20 años transcurridos desde la muerte de Aurelio, un ya lejano, aunque parece que fue ayer mismo, 23 de Febrero de 1996, una particular versión del ars amandi y la visión trágica de la existencia de este humanista sin par nacido y muerto en el feraz secarral ciezano, oasis y desierto a la vez.

 

Conocí a Aurelio Guirao entre los años 1976 a 1996. Fuimos compañeros como profesores, él de Francés y yo de Lengua, en el IES “Diego Tortosa”. Las aficiones compartidas, muchas veces algo extravagantes para lo que es usual, en particular la edición de publicaciones, la programación y preparación de actividades extraescolares en el Instituto o el cine, además de la pertenencia de ambos al grupo de Literatura de “La Sierpe y el Laúd”, nos llevaron a cimentar una amistad basada sobre todo en la colaboración, el aprecio y el respeto mutuos.

 

Aurelio Guirao era un ser humano (una “persona humana” como diría Manolo Dato Buitrago, también gran amigo de Aurelio, más recientemente desaparecido) excepcional. En realidad, más que persona, Aurelio era un personaje, de cuento, de novela o de película y resultaría muy difícil pintarlo, describirlo, en dos, tres o cuatro adjetivos, de manera que yo, aparte del que va asociado con su nombre en el título de este comentario, Aurelio eterno (pues que en esa dimensión está desde hace 20 años), voy a dedicarle unos cuantos más vinculados con mi conocimiento vivencial y experiencial del personaje, en esos otros 20 años, 1976 a 1996, en los que tuvimos ocasión de compartir aficiones, gustos, vivencias, compañeros y copas. El adjetivo pinta, describe y se trata justamente de ofrecer unas pinceladas que recojan el caleidoscópico mosaico de una personalidad realmente inabarcable.

 

Excéntrico y genial artista plástico de gusto exquisito. Depurado actor full time. Socarrón. Polifacético. Perfeccionista. Maniático. Ocurrente y divertido. Provocador. Cinéfilo apasionado. Poeta, por supuesto. Rapsoda. Humanista y hombre del Renacimiento. Caprichoso. Ingenuo. Polígloto. Idealista. Cabezón, perseverante y tenaz con lo que le gustaba. Impulsivo. Contradictorio. Versátil. Iconoclasta irreverente. Antojadizo e irritable. Señorito rancio. Miedica. Respetuoso. Delicado y exigente melómano. Timorato. Tímido, frágil, delicado e ingenuo como un niño pequeño. Simpático, accesible y cordial. Arisco y huraño a la par que accesible y sencillo. Exigente y complicado tantas veces. Intratable, elitista y antipático. Imprevisible. Sorprendente. Cáustico y volteriano, vitriólico casi, como algunos otros de su grupo de la Sierpe y el Laúd. Suave, delicado, sensible y meloso hasta el empalago. Escatológico hasta la arcada si se terciaba. Introspectivo y solitario. Histriónico y natural. Solipsista, culto, pedante con clase, erudito y cultivado. Dominador del lenguaje y depurado coreógrafo de los ritmos estróficos y las pausas y tonalidades versales. Maestro del endecasílabo y el alejandrino. Extraterrestre y humanísimo. Escenógrafo genial. Altivo a la par que humilde y cercano. Bueno, malo y regular… De ninguna parte y de todas, pero sobre todo, de la Edad Media y el Renacimiento italiano. Aldeano y cosmopolita. La Voz, antes incluso que Sinatra…al menos, con Salinas, la voz a ti debida. Un artista en bicicleta, medio que utilizaba para desplazarse al instituto, además del taxi. Noctámbulo. Anacrónico. Visionario. Ciudadano ejemplar y rebelde sin causa. Unamuniana religiosidad. Peón y estrella. Señor y siervo. Rico y pobre. Orgulloso y altivo. Humilde y servicial. Todo y Nada. Nunca y Jamás. Siempre. Radicalidad sin militancia.

 

Tuve la ocasión de ser productor de sus películas “La escritura del Diablo”, “Verruche d´amore”, “Cartas para un cuerpo esperado” o “Música y Palabras”, vivir con él las ya míticas (para nosotros) reuniones en el edificio de la antigua Telefónica en la Esquina del Convento frente a los Valencianos, o compartir tardes de conversación, cerveza, “escombro”, algún que otro güisqui y maravillosas e inspiradísimas “plumillas” en las que pasmaba con su habilidad para el dibujo. Tuve la ocasión de conocer, presentar e incluso prologar algunos de sus libros de poesía experiencial y sufriente. En fin…pues eso, que…

 

El 23 de Febrero pasado se cumplían 20 años de su muerte. En 2016 habría cumplido los 76. Aurelio eterno.

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.