Logo
Twiter Facebook Meneame
Martes, 20 de Noviembre del 2018
Sábado, 05 Mayo 2018

El Viaje a Ninguna Parte. Elogio de la Verdad…

Valora este artículo
(2 votos)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

Porque, sí, la verdad es siempre más fácil y sencilla y no hay que estar construyéndola o apuntalándola constantemente, forjando andamiajes más o menos consistentes para mantenerla a flote, como ocurre con las mentiras, incluso las más piadosas, para las que ideamos ropaje y bambalinas que les proporcionen consistencia y verosimilitud y que exigen siempre ímprobo y desproporcionado trabajo de mantenimiento.

Ya conocen aquello de que “se coge antes a un mentiroso que a un cojo”, porque hace falta mucha habilidad muñidora para mantener enhiesto el mentiroso constructo, mientras que la verdad se basta a sí misma, se suele imponer con la fuerza de la evidencia. Así que, después de dos artículos bastante similares en los que hace unos años me permití plantear un encendido “elogio de la mentira”, concebida como herramienta imprescindible para la paz social y la convivencia, artículos a cuyas tesis no renuncio, hoy –en este mundo de demasiada falsedad y mentiras- decido apuntarme a la verdad, siquiera sea como utópica aspiración. He de reconocer, además, que en la vida cotidiana soy un ingenuo y que se me suele escapar decir la verdad a poco que me descuide, y por eso, porque no sé fingir, porque no sé mentir, a veces he llegado a tener algunos problemillas. Por ejemplo, mi mujer siempre me dice que no me va a contar más cosas, determinados secretitos, cotilleos, ya saben… porque después, sea oportuno o no, se me escapan y se las cuento yo a todo el mundo, sin discriminar y sin medir las consecuencias…Te cuento esto, pero no se te ocurra decírselo a nadie…que nos conocemos, me dice… Pues eso, dicho y hecho, a las primeras de cambio ya lo estoy soltando, ante el estupor y desconcierto de quien acababa de contármelo tras haber obtenido instantes antes mi pleno compromiso de discreción, que es una virtud consistente en la reserva o cautela que hay que observar para guardar un secreto o para no contar lo que uno sabe y no hay necesidad de que conozcan los demás, que bien mirado no tengo excusa, porque no se me pide que mienta, sino que no lo diga. Comprendo que esa peculiaridad mía puede llegar a ser incómoda y hasta exasperante para quienes presumieron en mí la prudencia, sensatez y tacto suficientes como para confiar en que sabría guardar el secreto de la confidencia o, en todo caso, calcular el mejor momento para su revelación.

 

Escribía Ortega y Gasset (catalán y español universal) que «la vida, sin verdad, no es vivible»; habría que decir que, sin una cierta dosis de mentira, menos aún…Pero, en fin, también escribía el español Ortega (indisolublemente unido y de común acuerdo con el catalán Gasset) que «la verdad es lo único que esencialmente necesita el hombre, (o la mujer) su única necesidad incondicional». Y verdad se parece mucho a sinceridad, algo en lo que, afortunadamente, se va mejorando con la edad. Empezamos a perder el miedo a decir la verdad. Por eso me ha llamado mucho la atención una entrevista en la prensa con una de mis musas juveniles, la cantante pop francesa Françoise Hardy (74 esplendorosos años, sí, ya saben, aquella de Tous les garçons et les filles de mon âge se promènent dans la rue deux par deux, tous les garçons et les filles de mon âge savent bien ce que c'est d'être heureux, et les yeux dans les yeux, et la main dans la main, ils s'en vont amoureux sans peur du lendemain – al final traduzco- que señalaba –ella, la Hardy- que “en una época donde imperan todo tipo de hipocresías, hablar con sinceridad (o sea, decir la verdad) me parece lo esencial. Y es (decía ella)…lo que hago). Françoise Hardy ha declarado que su posición ante movimientos como el #MeToo intenta ser equilibrada, lejos de un mundo binario, en blanco y negro, de buenos y de malos. Por momentos, esos movimientos sugieren que de un lado están las mujeres, siempre buenas y simpáticas, y del otro los hombres, siempre machistas y energúmenos. A su modo de ver, no siempre se piensa en las razones de fondo del comportamiento odioso de algunos hombres. En algunos casos, pudiera ocurrir que detrás del comportamiento odioso de un hombre quede al descubierto la ausencia de una madre, la ausencia de una familia feliz y la falta de amor, la ausencia de los valores que una madre puede transmitir a un hijo. Por otra parte, también hay madres que educan muy mal a sus hijos, haciéndoles creer que todo está permitido».

 

Mis apreciados leyentes, la verdad es clara, nítida, transparente y te conduce directamente al cielo pues que te lleva a la muerte, la única y segura gran verdad-realidad de la vida. La mentira es oscura, oblicua, tortuosa, torticera -¡Ah, qué complicación y qué pereza mentir! , y te lleva derechito al infierno de la muerte negra…el último y definitivo chasco.

 

Vivimos una época caótica y tenebrosa que se caracteriza por un culto desaforado a la mentira, a veces manejada con hipocresía, a veces con cinismo y desparpajo. Todos los vicios y prevaricaciones, todos los crímenes y desafueros, buscan la complicidad de la mentira. Y cuando la mentira impera e impone sus reglas, cuando logra convertirse en norma y rutina de vida, el mundo se convierte en una lastimosa jaula de locos, en la que puede más quien más –y mejor- miente.

 

Traducción: Todos los chicos y chicas de mi edad Se pasean por la calle de dos en dos Todos los chicos y chicas de mi edad Saben bien lo que es ser felices, con los ojos en los ojos y la mano en la mano, ellos van enamorados sin miedo al día siguiente.

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.