Logo
Twiter Facebook Meneame
Jueves, 18 de Octubre del 2018
Sábado, 17 Febrero 2018

¿Crisis en nuestro modelo agrícola?

Valora este artículo
(2 votos)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

Pues sí, todo parece indicarlo: nuestro modelo agrícola está en crisis, y con él nuestra principal fuente de riqueza e incluso nuestra forma de vida.

Son varios los problemas que afectan a nuestra agricultura, basada en las frutas y verduras de regadío de cosecha temprana. De uno de los más importantes, la disponibilidad de agua, ya hemos hablado en esta columna. Pero algunos otros resultan tan peligrosos como la escasez del líquido elemento: es el caso de la superproducción y su consecuencia inmediata, el desplome de los precios para los agricultores y la práctica ruina de éstos.

 

En la producción agrícola ocurre lo que en el resto de los sectores económicos: cuando hay demanda de un producto o servicio los precios de éste suben, y los productores intentan producir más para ganar más. Es la ley de la oferta y la demanda, el mantra que el liberalismo económico repite sin parar y que el neoliberalismo ha convertido en su mandamiento más sagrado. Y no es que sea falso, no. Es innegable que funciona, aunque quizá lo haga con menos perfección que la que predican estas doctrinas económicas.

 

¿Y por qué? Pues porque el mercado no es tan automático e inmediato, en especial por la falta de información continuada sobre su evolución o por la propia naturaleza de algunas actividades económicas. Así, un agricultor ciezano puede plantar en un terreno hasta entonces sin cultivar albaricoqueros de variedad ultratemprana, porque sus albaricoques se venderán a un mejor precio que los que se cosechen más tarde, manteniendo además la producción de estos últimos tipos. Eso le va a costar un dinero, ya que hay que preparar la tierra, los sistemas de regadío, comprar arbustos, herbicidas, insecticidas y agua y esperar al menos un año para recoger los primeros albaricoques. El problema es que no es nuestro agricultor en particular el único que tiene esa idea, sino que muchos otros no sólo de Cieza, sino también de otros lugares, van a invertir en poner en producción las variedades ultratempranas. La cuestión es que este tipo de producciones tiene buenos precios porque hay poca producción, poca oferta, y si ésta aumenta los precios disminuyen a la par. Pero los agricultores siguen plantando nuevos árboles porque creen que ello significará más beneficio.

 

Llega un momento en que el equilibrio entre producción y precios se hace inestable, cuando el mercado está saturado ya de estos productos, en este caso el albaricoque. Y entonces, y en especial cuando llega una buena cosecha, el mercado es incapaz de absorber el exceso de producción y los precios que se pagan al agricultor se derrumban. Incluso llega un momento en el que los almacenes, cooperativas o mayoristas dejan de comprar producto, porque el mercado ya no demanda más. Y entonces los agricultores ven como sus cosechas, y con ellas sus inversiones, se pudren en los árboles o en el suelo, ya que en muchas ocasiones recogerlas supondrá un gasto más e innecesario porque no podrán venderlas después.

 

En teoría el mercado debería regularse automáticamente. Es decir, los agricultores deberían plantar o cosechar menos, la producción sería menor y con ello los precios se recuperarían. Pero como hemos visto, muchas veces falta información sobre la evolución de los mercados; en otras ocasiones el empecinamiento hace que no se tenga en cuenta la realidad de éstos; casi siempre el agricultor está dispuesto a lo que sea menos a arrancar unos árboles cuya puesta en producción le ha costado mucho dinero y de los que espera aún obtener beneficios.

 

La cuestión es que está claro que las producciones de frutas, sobre todo de hueso, son ya excedentarias, por lo que los desplomes de los precios en origen (lo que se le paga al agricultor) son tan fuertes que no cubren los costes de producción. Las soluciones son variadas, pero no fáciles. La primera, el arranque de árboles, cosa que ya se ha hecho en otros sectores agrícolas, como los viñedos, aunque siempre resulte traumática. La segunda, la reconversión a otras variedades o incluso a otros productos con mayor salida, como los ecológicos. La tercera, la prohibición de nuevas plantaciones que no harían sino saturar más un mercado incapaz de absorber la producción actual. De hecho se están empezando a implementar varias de estas medidas para evitar un nuevo desastre para nuestros agricultores, en cuyo diseño y puesta en marcha colaboran asociaciones de productores y administraciones.

 

Unas medidas que se están tomando no sólo a nivel de Cieza o Murcia, sino de todas las regiones que producen este tipo de frutas en todo el país, ya que si no hubiese coordinación con toda seguridad si una de ellas bajara su producción las demás la aumentarían para cubrir el nicho de mercado, aunque finalmente no obtendrían beneficio alguno al volver a saturar el mercado. Los arranques de árboles serán en todas estas regiones voluntarios, pero sí se limitará y prácticamente prohibirá por ley la plantación de nuevos árboles de frutales de hueso. Además se subvencionará en parte el cambio a nuevas variedades y a nuevos productos de las tierras que ya producen, para adecuarse más a la demanda del mercado. Por otro lado se intentará mejorar y perfeccionar la coordinación entre las asociaciones de productores de todo el país para adaptarse mejor a las exigencias cambiantes del mercado, mientras que se tomarán medidas para facilitar la financiación de los agricultores con el objetivo de abaratar los costes de producción y hacerles más resistentes a los vaivenes de la demanda.

 

En resumen: se están tomando medidas, y bastantes, para comenzar un cambio en el modelo agrícola. Y es que el crecimiento sin fin en el que se basaba el actual llegó ya a su límite hace tiempo, por lo que las crisis por exceso de producción y los consiguientes desplomes de los precios se repetían cada vez con mayor frecuencia. Por una vez se avanza en la dirección correcta antes de que sea demasiado tarde, adoptando los cambios necesarios para hacer sostenible un sector que constituye la base de la economía no sólo en muchos municipios y comarcas, sino incluso en algunas regiones de nuestro país.

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.