Logo
Twiter Facebook Meneame
Martes, 23 de Julio del 2019
Sábado, 04 Mayo 2013

Año 1903, Bouton y Cormier en Cieza.

Valora este artículo
(19 votos)
Bouton y Cormier sobre el automóvil antes de la salida Bouton y Cormier sobre el automóvil antes de la salida Colección Fernández Rivera

CLR/Antonio León Más Gómez.

El famoso mecánico y piloto de automóvil francés Georges Cormier junto al ingeniero y fabricante de vehículos Georges Bouton realizaron uno de los primeros circuitos mundiales de prueba de un nuevo modelo de automóvil, marca “De Dion Bouton” Tipo W 10 HP.

El 17 de octubre de ese mismo año parten desde Bruselas ambos personajes sobre un nuevo automóvil de dos cilindros con la finalidad de realizar un circuito europeo-africano promocional para demostrar las cualidades del motor y de los neumáticos Dunlop. Esta proeza, anterior en cuatro años al famoso rally Pekín-París (origen del conocido París-Dakar), consistió en recorrer 7.240 kilómetros en 52 días realizando una media de 220 kilómetros diarios atravesando varios países europeos (Bélgica, Francia, España, Italia, Suiza, Austría y Alemania) y africanos (Argelia y Túnez).

 

En su recorrido por España pasaron por numerosas ciudades españolas, entrando por Álava hasta su embarque, desde el puerto de Cartagena, hacia Argelia. Finalizando el viaje el 9 de Diciembre, a tiempo de exponer el modelo en el Salón de París de ese año. En su periplo por las carreteras y caminos españoles fueron realizando diferentes fotografías de sus vivencias, dificultades y variopinta geografía que encontraban, aunque sin largas paradas dada la premura de la prueba, como testimonio de su paso por Cieza realizaron dos fotografías; una junto a un paso a nivel con muchos vecinos posando perplejos alrededor del extraño vehículo blanco y cabrio, frente a la extraña pareja de franceses que los fotografiaba.

 

La otra fotografía se realizó cruzando la rambla del Judío y dando paso a dos carretas, imagen que da testimonio del transporte tradicional frente al nuevo carruaje de motor a petróleo. Teniendo en cuenta que el primer automóvil matriculado en la provincia de Murcia fue varios años después de esta prueba es lógico el gesto de sorpresa de los vecinos al paso de ese invento. Georges Cormier es una de las más importantes figuras de la historia del automóvil, laureado y premiado en numerosas carreras, alcanzando el tercer puesto en el rally Pekín-París de 1907, a bordo de un “De Dion-Bouton” similar al mencionado aunque con algunas mejoras.

 

Del fabricante debo destacar que creó las bases del automóvil moderno pasando de los elementales triciclos y cuadriciclos con motores de vapor de finales de siglo XIX a un concepto diferente, el de turismo, camiones, “omnibuses” y otros derivados. Fue en el salón de diciembre de 1904, en el séptimo “Salón de L,Auto”, cuando el conde Albert De Dion y su socio Georges Bouton presentaban ante la alta sociedad francesa su primer motor de explosión de cuatro cilíndros, el denominado 15 cv. Hasta ese momento sus motores, de explosión, eran a “monos” y bicilíndricos de diferente capacidad, como el bicilíndrico de 10 cv que pasó por nuestras tierras. A partir de esta novedad sus vehículos fueron muy apreciados en las carreras como en la mencionada Pekín-París y la de Nueva York-París de 1908.

 

Pronto las clases más pudientes deseaban tener un vehículo de esta marca, como nuestro monarca Alfonso XIII al volante del modelo 12 HP. En un anuncio de publicidad del diario ABC, con fecha de 20 de Noviembre de 1903, se mostraba a los lectores un coche similar al que circuló por Cieza, idéntico carruaje con capota aunque con un menor motor de 8 caballos y dos velocidades, por el “módico” precio de 4.900 francos, aunque si lo preferías con solo dos asientos, con uno o dos cilindros, el precio bajaba a 4.150 francos.

 

Hace más de cuatro décadas el Real Automóvil Club de España adquirió un “De Dion Bouton” (año 1907, tipo AX con carrocería “doble phaetón”), aquel coche quedó pendiente de una minuciosa restauración. Por suerte sus elementos fundamentales estaban íntegros y en el año 2006 se decidió su puesta en valor, finalmente en la revista “Motor clásico” (nº 262 de noviembre de 2009) nos describe su restauración, como se ha realizado, de la mano de Ignacio Pueche junto a un test de conducción. Por su gran semejanza con el modelo del año 1904 podemos aproximarnos a como funcionaba este vehículo. Su arranque era con manivela regulando la chispa y el gas, retrasando el encendido -por magneto- con una de las dos palancas que tiene el volante. En el suelo tenía dos pedales, el del embrague y el del freno a la transmisión. Los tambores de las ruedas traseras se accionan mediante la palanca vertical del lado derecho. La dirección y el cambio de marcha debieron ser muy duros, como el propio especialista Juan Bonilla publica en ese artículo “…Es el momento de insertar la primera relación –rechinar impepinable de dientes-, soltar embrague -de poco recorrido y algo brusco- y acelerar…el cambio de relación requiere otro baile de pies y manos: mover la palanca del acelerador y la rosca del combustible para bajar ligeramente las relaciones –y eso sin quitar al menos una mano del volante-; desembragar, “forzar” el selector del cambio hasta la siguiente posición ¬-nuevo posible rechinar de dientes- volver a embragar y regular otra vez la mezcla para ganar velocidad”. A la hora de frenar se produce también ese mismo meneo de manos y dedos pero teniendo que pisar el pedal de freno y tirar de la palanca de las zapatas de los tambores traseros.

 

El modelo de 1904 también tenía la misma estructura de bastidor con un chasis independiente de acero, la carrocería realizada con elementos de ebanistería, chapa en las aletas, con idéntico bastidor y lona para la capota pero con solo dos asientos forrados en cuero al estilo capitoné de la época. Los faros principales funcionaban con carburo con un depósito auxiliar. Frente al modelo “doble phaetón” restaurado del año 1907 que alcanzaba una velocidad media de 55 km/h con un motor de cuatro cilindros en línea, el modelo anterior que circuló por Cieza no debió alcanzar más de 20 km/h dada la capacidad del motor con 10 cv de potencia, media diaria de kilómetros realizados, malas condiciones de los caminos, peso del equipaje, reserva de combustible y piezas de repuesto.

 

Para finalizar este artículo deseo destacar como nuestros caminos fueron testigo y prueba de uno de los mayores inventos del siglo XX, el automóvil. Y como uno de los mayores pilotos de la historia junto al ingeniero fabricante de una famosa marca automovilística pasaron por Cieza.

Antonio León Más Gómez.-

Galería de imágenes

Haga clic sobre las miniaturas para verlas ampliadas y navegar por la Galería de Imágenes.

Más en esta categoría: La Samaritana de Cieza »
PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.