Logo
Twiter Facebook Meneame
Lunes, 30 de Noviembre del 2020
Lunes, 25 Agosto 2014

Miguel Abellán e Iván Fandiño, a hombros en la corrida de Feria en Cieza

Iván Fandiño entrando a matar en una de sus faenas en la Deseada Iván Fandiño entrando a matar en una de sus faenas en la Deseada CLR

CLR/Giovanni R. Tortosa.

En tarde apacible y soleada, "La Deseada" abrió sus puertas para acoger el festejo de la Feria de San Bartolomé. Se lidiaron toros de "La Dehesilla", de excelente presentación y que dieron buen juego, a excepción del tercero. El coso registró más de media plaza. Al término del paseillo se guardó un minuto de silencio por la memoria de Pascual Martinez, que fuera encargado de la plaza.

Miguel Abellán, como de costumbre, lucía un terno blanco y plata. Recibió a su primero, -un toro de 490 kilos-, con una serie de verónicas rematadas con una magnífica media que el público aplaude. Un puyazo contundente y a continuación un estupendo quite del propio torero. Su comienzo de faena fueron ayudados por bajo, siguiendo con una larga serie de derechazos que se jalean desde las gradas. Con la izquierda, su labor fue meritoria. Estocada caída entera. Una oreja.

 

Ivan Fandiño, que al igual que los otros espadas también hacía su presentación en la plaza ciezana, vestía de carmesí y oro. Verónicas, chicuelinas y el remate con una media supusieron los inícios de su lidia al toro de 505 kilos que le correspondió en suerte. Tomó dos varas de refilón, saliendo suelto del caballo. Siguieron tres buenos pares de banderillas. Brindó al mayoral de la ganaderia. Comenzó a base de doblones y derechados. Faena llena de profundidad y enjundia, que caló en los tendidos. Fué todo un dechado de arte la labor artística de Fandiño mientras sonaba el pasodoble "Nerva", bajo la sabia batuta del maestro Garcia-Alcázar. Unos espléndidos ayudados por bajo fueron el broche mágico de tán interesante faena. Parte del público pidió el indulto del toro, quizás por su buena colaboración con el torero de Orduña, un animal que repitió con gran nobleza sus embestidas. Sin embargo manseó en varas y posiblemente Fandiño no creyera que mereciera el indulto, por lo que en varias ocasiones se perfiló para matar mientras el público solicitaba de nuevo se perdona la vida. Recibió un par de avisos y al desestimar la presidencia perdonar la vida al animal el torero norteño se perfiló, dejando un pinchazo sin soltar, una media y un estoconazo que junto al descabello acabaron con el noble ejemplar de "La Dehesilla". Fue premiado con un apéndice .

 

El recién alternativado Rafael Cerro; apoderado por el maestro Ortega Cano venía con ganas de agradar al respetable. Salía de una lesión reciente, pero sus buenas maneras se estrellaron ante su primero, un animal desrazado y sin clase de 506 kilos. El sevillano vestía un terno azul turquesa y oro y poco pudo hacer ante la mansedumbre de su oponente. Lo finiquitó con un pinchazo y estocada baja. Aplausos.

 

En cuarto lugar saltó a la arena un precioso "burraco" de 510 kilos y que Abellán recibe de capote con cierto mimo y suavidad, debido a las escasas fuerzas del animal; por lo que recibe una sola vara. Su banderillero Raúl Cachorro puso el mejor par de la tarde. Y a los sones del pasodoble de Elvira Checa, "La Puerta Grande", Abellán instrumentó en los medios una faena plena de enjundia y gran sabor torero. Entera en buen sitio, que hace rodar al toro. Dos orejas.

 

De chiqueros salió un toro castaño de muy buenas hechuras, pesando 500 kilos y cuya lidia comenzó Fandiño con vibrantes verónicas en el centro del platillo, que serían muy aplaudidas. El picador de turno suministró una vara y un "picotazo", y posteriormente brindaría al público. Inició con un hermoso ramillete de naturales, prosiguiendo con derechazos de indudable factura e intentando someter a un animal que cabeceaba, con escasas fuerzas. Su labor fue meritoria, ya que supo sacar retazos interesantes, llenos de plasticidad a un toro que se lo ponía realmente difícil. Mató de pinchazo y estocada, recibiendo dos orejas.

 

El sexto fue un ejemplar con trapío, negro zahíno y 520 kilos. El joven sevillano le enjaretó las verónicas mas emocionantes y sentidas de la tarde, que el público aclamó con intensos "olés". Parecía que aquello tenía aromas de triunfo, pero Cerro porfió y porfió, cambiando los terrenos continuamente y no entendiéndose con el toro de mayor boyantía del encierro. Quizás le faltó confianza en su trasteo. Terminó con una estocada atravesada y seis descabellos. Un aviso y tuvo aplausos generosos de la concurrencia.

 

Y mientras él abandonaba la plaza junto a su cuadrilla, Abellán y Fandiño eran izados a hombros para un año mas atravesar esa puerta grande de una de las plazas mas elegantes y coquetas de la región murciana. Fue un festejo variado y que seguro no defraudó a los aficionados.

Galería de imágenes

Haga clic sobre las miniaturas para verlas ampliadas y navegar por la Galería de Imágenes.

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.