Logo
Twiter Facebook Meneame
Lunes, 30 de Noviembre del 2020
Sábado, 07 Febrero 2015

Las ‘Misiones Pedagógicas’ y la II República vuelven a escena

El ponente, Jorge Novella, junto a Conrado Navalón El ponente, Jorge Novella, junto a Conrado Navalón CLR

CLR/Miriam Salinas.

Las Misiones Pedagógicas renacen. El siglo XX hace una parada para recalar en la reflexión; a su paso, Cieza se convierte en destino para el coloquio.

La Fundación ‘Los Álamos de JL Pardos’ y el ‘Foro por el pensamiento y el diálogo’ traen con motivo de la exposición en Murcia de ‘Las Misiones Pedagógicas en España’ la conferencia ‘La II República: Emblemas y significados’. El sonido de cuatro laudes inicia la conferencia. Los músicos rasgan las cuerdas con el mismo sosiego que marca la voz de Celia Aroca, la que pone el contrapunto a la cadencia creada por los instrumentos. ‘Zorongo’, canción popular andaluza de Federico García Lorca, llena primero el ambiente. ‘Haurtxo Tippia’, nana de tierras vascas marca el final del concierto y el comienzo de la conferencia.

 

La canción de cuna irrumpe por casualidad en la memoria del ponente. Jorge Novella, profesor titular de Filosofía, y hoy conferenciante recuerda ante el público la última canción. Era la nana que su madre cantaba a su hermana. En la mesa que preside la conferencia se sitúa junto a Novella, Conrado Navalón, profesor de Psicología en la universidad de Murcia. La primera definición se la lleva el título de la conferencia. Novella limita el término ‘emblema’ como “representación simbólica”. Sin duda, el ponente recalca que el emblema de la II República fue la pugna por la educación. Sobre la mesa Novella sitúa la Constitución de 1931, un regalo de su padre; la obra presidirá toda la conferencia como testigo de las palabras.

 

“La modernización de aquel Estado se pretendió hacer a través de la educación”, explica el ponente, “en la España de aquel entonces cabía la más absoluta fascinación cuando los misioneros pedagógicos llevaban el cinematógrafo a las montañas o a cualquier pueblo que ni siquiera conocía la electricidad.” Novella recuerda a Azaña, primer presidente de la II República, a Manuel Chaves Nogales, periodista que vivió esa España, y a José Ortega y Gasset, filósofo clave en el siglo XX. También trae la imagen de Walter Benjamin, filósofo alemán que se suicidó en Portbou (Gerona), quien explicaba que había dos tipos de historia; la historia de los vencedores y la historia de los vencidos.

 

El ponente se coloca las gafas y pronuncia con tono serio: “Quiero traer a la memoria la reflexión. Las víctimas de la historia no pueden hacer nada. Son los herederos de ellos, sin necesidad de lazos de sangre, los que pueden sobrepasar los dos tipos de historia que apostillaba Benjamin. La memoria debe hacer justicia, crear una sola historia.” El coloquio se cierra con el discurso que Manuel Azaña pronunció el 18 de julio de 1938 en el ayuntamiento de Barcelona. El discurso contenía un mensaje de reconciliación entonces, en medio de la guerra. Hoy trae el mismo sabor. La necesidad de alcanzar un final: “Cuando la antorcha pase a otras manos, a otros hombres, a otras generaciones…. Si alguna vez sienten que les hierve la sangre iracunda y otra vez el genio español vuelve a enfurecerse con la intolerancia y con el odio y con el apetito de destrucción, que piensen en los muertos y que escuchen su lección: la de esos hombres, que han caído embravecidos en la batalla luchando magnánimamente, por un ideal grandioso y que ahora, abrigados en la tierra materna, ya no tienen odio, ya no tienen rencor, y nos envían… el mensaje de la patria eterna que dice a todos sus hijos: paz, piedad y perdón.”

Galería de imágenes

Haga clic sobre las miniaturas para verlas ampliadas y navegar por la Galería de Imágenes.

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.