Logo
Twiter Facebook Meneame
Miércoles, 21 de Octubre del 2020
Sábado, 17 Octubre 2020

Juan Carlos García: "El mañana solo puede ser fabricar salud"

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)
Juan Carlos García en su despacho de pan Juan Carlos García en su despacho de pan CLR

CLR/Tomás Moreno/José María Cámara.

Nuestro entrevistado de esta semana es camaleónico en el vis a vis. De aspecto siempre jovial y risueño, no duda en tenderte la mano siempre que lo necesitas. Para él, sus trabajadores son su familia, habla de ellos como si por sus venas corriera la misma sangre. Hace de su cercanía con el cliente un valor incalculable. Desde la Calle Arquitecto Muguruza, su calle, como él bien dice, endulza las casas de miles de ciezanos, murcianos y hellineros que confían en su panadería para ponerle sabor a sus días, que dirían en un famoso programa culinario de TVE.

Igual te lo encuentras paseando por la Plaza de las Flores pensando a que restaurante puede ofrecer sus productos, que igual te lo encuentras montado en la furgoneta de la empresa repartiendo sus productos puerta a puerta.

 

Debo reconocerles que, y permítanme que les hable de mi, no hay producto ciezano que admire más que las tortas de pan dormido, pero no cualquiera torta de pan dormido, sino las tortas de Juan Carlos García, nuestro entrevistado de esta semana.

 

Supongo que lo de ser panadero lo llevas en la sangre, ¿hasta qué punto ha influido tu padre Manolo para que tú te decidieras por la misma profesión que él?

 

Pues al cien por cien, porque no tenía otro referente, otro sitio donde mirarme. Desde que tengo memoria, mi padre ya era panadero. Cuando yo nací mi padre ya era panadero y al final uno siempre intenta fijarse de los que están en su casa, en su padre y en su madre y para mí era mi único objetivo. Fui a la universidad porque quería ir, pero, realmente, yo sabía que no quería sacarme una carrera, yo quería que mi profesión fuera esta.

 

Trabajas en Cieza, pero vives en Murcia. ¿Qué tal lo llevas?

 

Pues hombre, tiene los sinsabores de no ver todos los días a la gente que quiero; mis padres, mis sobrinos o mis amigos. Además, echo mucho de menos salir a la calle, solo, y sentirme en casa. En Murcia, aunque también estoy muy bien, puesto que con mi pareja estoy fantásticamente, vivimos en un sitio fantástico, pero ella trabaja en Murcia y, de momento, prefiero coger yo el coche y que sea ella la que no lo coja.

 

¿Cómo es un día normal en la vida de Juan Carlos?

 

Depende, porque hay días distintos. Acompañado de un equipo profesional y humano que tengo extraordinario me permite no trabajar de noche. Entonces, aunque sí que se madruga, el hecho de no tener que estar de noche haciendo el pan, porque estoy cubierto por un súperequipo, me permite utilizar mi tiempo, y mis recursos, en formación, en innovación y en intentar mejorar, todos los días, lo que puedo. Creo que es una ventaja fantástica. 

 

Eres de esos empresarios que están continuamente invirtiendo para que su negocio evolucione con los tiempos, ¿es este el secreto para que Panadería Manolo después de tantos años sea un referente en el sector?

 

Es uno de los de los secretos, pero la inversión tiene que estar, por supuesto, en el local, en que esté muy bien acondicionado pero, el mayor secreto, es volver al pasado, es echar hacia atrás, trabajar como hace cien años. Bajo mi punto de vista, los negocios, como el mío, estas pequeñas empresas, no pueden estar automatizadas y tener mucha maquinaria. Aquí las máquinas tiene nombre, se llaman: Jesús, Pepe, Sergio, Francis, Noemí etc.. Las máquinas son las personas que son las que, con su profesionalidad y con su talento, hacen que cada día las cosas salgan bien. Yo no quiero industrializar esta empresa, porque nos restaría calidad y sello. Creo que es un error porque hemos heredado una panadería que ya tenía una cierta seña de identidad y, mi única línea, es volver al pasado, acompañado, lógicamente, por nuevos hornos. Sirva de ejemplo la máquina de cobro automático para no tener que tocar el dinero y más ahora con el tema de la Covid, que está puesta ya dos años, yo fui el primero en Cieza que la puso y claro que sí, tecnología sí, pero en el producto vuelta al pasado.

 

Entre todos los productos que tienes en tu panadería. ¿Hay alguno que sea, digamos, el producto estrella de Panadería Manolo? ¿Cómo llegaste hasta él?

 

Sin lugar a dudas, el pan dormido. El pan dormido, como bien saben en Cieza, se vendía en Semana Santa, aunque yo ya lo hago todo el año. No con las cantidades de Semana Santa, lógicamente, pero es el producto estrella. Yo he llegado a este producto, primero por la formulación que tenía mi padre, pero luego también sabemos que las cosas están cambiando y la gente cada vez más quiere productos menos grasos, más ligeros, con índices menos glucémicos; es decir, que estén buenos, pero que sean sanos. Como resultado de esto, retoqué un poco la formulación y, aunque hacemos las cosas como se hacían tiempo atrás, ese cambio creo que ha sido muy positivo porque el producto tiene una identidad que creo que es inconfundible y, además, no es pesado ni fuerte, como lo pueden ser otros productos, como pueden ser los donuts, por ejemplo. En efecto, tú no te puedes comer un donut todos los días, una torta de pan dormido, sí.

 

¿Cómo le ha afectado la pandemia del Covid 19 a su negocio? ¿Las medidas que han adoptado los diferentes gobiernos para intentar paliar las consecuencias de la crisis sanitaria en el sector del comercio las ves suficientes?

 

Nos hemos llevado un palo, porque hay varios tipos de empresas o de empresarios, bajo mi punto de vista. Las panaderías pequeñas en las que trabaja el matrimonio o la frutería pequeñita que tiene al jefe con la chica o con el chico, esas yo creo que les ha podido venir incluso bien; pero la gente como yo, que somos más inquietos, que nos gusta montar puntos de venta en otro sitio o buscarnos clientes externos, entre otras tantas cosas. Date cuenta que yo vendo en Murcia y en Hellín. Me he abierto un mercado y no siempre ha salido todo bien, no vayas a pensar que es por ganar más dinero, porque a veces lo hace uno por un desarrollo profesional y personal, pero claro, una vez que tú abres mucho mercado, en restauración, por ejemplo en Murcia, en la Venta Pascual de Hellín que me compraba muchísimo, y de repente con el Covid ese tipo de locales los cierran y yo estoy preparado con un equipo personal y humano para ese trabajo, pues claro, lamentablemente, dos personas que estaban conmigo de extras no pude renovarles el contrato, sigo manteniendo todo el personal que tenía menos los extras, pero sí que es cierto que los ingresos han caído un poco. Las medidas que se han adoptado para mí no son suficientes, aunque no les puedo culpar demasiado porque esto nos ha pillado a todos muy verdes, por ejemplo, la crisis de 2008-2009 fue económica y ahí teníamos más recursos, yo tenía más recursos, no digo económicos, sino profesionales. Cuando aquella crisis vino recuerdo una frase demoledora de mi padre que me la dijo para animarme, pero también para picarme: “cuando yo no esté, en seis meses se ha cerrado la panadería”, y, en un año, dupliqué sus ventas, dupliqué los empleados y en plena crisis en un barrio como este, mi calle es Arquitecto Muguruza, a la que estoy muy agradecido, es un barrio obrero, muy trabajador, sobre todo pintores y estructuritas; aquí había un paro enorme y, sin embargo, conseguimos duplicar ventas, duplicar personal y para mí aquello fue un reto personal que asumí y creo que lo gané, pero, en este caso particular, es distinto porque ya depende de otros factores. Por eso, cuando me preguntas si los gobiernos han tomado las medidas más acertadas, creo que no, pero es que creo que si yo hubiese estado tampoco habría sabido hacerlo.

 

Recuerdo que antes de la pandemia hablábamos de la necesidad de ampliar tu red de trabajo para no tener que despedir gente de tu empresa. Dicho esto ¿Hasta qué punto Panadería Manolo es de sus trabajadores y su forma de ser está implícita en la panadería?

 

Al cien por cien. No se puede negociar. Hace poco nos hicieron una inspección de trabajo y empezaron a preguntar a mis empleados cuánto tiempo estaban trabajando aquí: 14 años, 12 años, 17 años etc. Esto es otra cosa, en esta casa, la gente que está aquí, siempre con un respeto empleado- jefe, y al contrario, pero el equipo que tengo es el que hace que el producto sea como es y que funcionemos como lo hacemos, por supuesto, dirigidos por mí, pero sin esta gente yo no podría estar donde estoy. Es imposible.

 

¿Crees que el pueblo de Cieza, y por qué no, Murcia, conocen, y reconocen, a Juan Carlos, Panadería Manolo y sus productos?

 

Bueno, sinceramente no soy una persona que necesite medallas, prefiero los comentarios de los clientes. Por ejemplo, cuando escucho decir: ‘’madremia nena que bueno está el pan’’ o ‘’me he llevado una barra de pan y me ha durado cuatro días en perfectas condiciones’’, o cuando te paran por la calle. Yo, con eso, mi ego lo tengo cubierto.

 

Desde que se declaró la pandemia ¿ha sentido el calor de la gente?

 

Ha sido una época muy rara y, además, hemos estado todos un poco perdidos; ¡como esto es tan nuevo! Sí que es cierto, que al principio estaba todo el mundo un poco loco, y la gente no sabíamos que hacer, pero es verdad que, una vez que pasaron un par de meses, los negocios pequeños como los nuestros, que estamos al pie del cañón y no hemos cerrado, al final también hemos expuesto nuestra salud, porque no hemos cerrado, y, si que es verdad, que la gente nos ha agradecido que hayamos estado en el día a día. Si lo he notado sí.

 

¿Cómo ves el mañana de Panadería Manolo? ¿Saldrás más fuerte de esta crisis pandémica?

 

Se hace el silencio antes de la respuesta.

 

Primero, me encantaría que saliera una vacuna cuanto antes y que esto se pasara pronto, porque es lo más importante. Y, una vez que esto ocurra, el mañana solo puede ser fabricar salud.

 

Por último, si tuvieras que elegir de nuevo una profesión, ¿serías panadero?

 

Me encanta este trabajo, pero es que tengo alguna inquietud más, es verdad, me gustan cosas que son distintas, por ejemplo: siempre me gustó haber hecho óptica y optometría, me hubiera encantado en su momento; también pastelería, incluso cocina, me gusta mucho todo lo que sea que con tus manos consigas coger ingrediente y transformarlo en un producto final, eso me encanta.

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.