Logo
Twiter Facebook Meneame
Martes, 26 de Setiembre del 2017
Viernes, 26 Junio 2015

Irene Vázquez: “¡A la carrera!”

Escrito por 
Valora este artículo
(6 votos)
Irene Vázquez Irene Vázquez CLR

CLR/Miriam Salinas.

La joven marchadora del 98 Irene Vázquez no para de sonreír: alarga los labios continuamente. Su color favorito es el azul celeste, y revela que para motivarse ve las palabras que Rocky Balboa le dice a su hijo. Ahora, recibe muy precavida la posibilidad de ir al Mundial de Atletismo en Colombia.

Cuando habla de ir a Colombia, “un país diferente y un campeonato diferente”, se le hincha la calma y con la contundencia de mil carreras disputadas explica: “Este campeonato es solo de atletismo pero, del mundo. Las Olimpiadas me dan más miedo porque son todos los deportes y vamos toda la selección.”

 

Relata, con el suave ritmo de sus pulsaciones, su paso por los Juegos Olímpicos de la Juventud en Nanjing, donde quedó sexta, y por los europeos de Bakú. Sumó las dos experiencias el año pasado. De la mirada se le escapa ternura cuando cuenta que antes de representar a España en los dos campeonatos, nunca había salido del país: “Hice lo que me gusta y conocí a mucha gente, fue muy chulo.” Recuerda Bakú y la tensión con la que veía que los compañeros de otras disciplinas traían medallas y pensaba: “A ver como lo voy a hacer yo.” Ella iba disfrutando el viaje, sin presionarse, tranquila. Cuando tenía que competir se decía: “¡A la carrera!”. Y, entonces, ganó el bronce. “Vi a todos mis compañeros de selección venir hacia mí, me gritaban: ¡Irene! En el pódium, me sentí muy bien y escuchar un himno, aunque no sea el tuyo…-Hace un gesto, agita las manos y sonríe- aunque yo no me lo creí hasta que no vi la medalla en mi casa.”

 

El origen

 

Empezó en alevín, con diez añitos en 2008. Cuenta que quería apuntarse a pintura porque era buena en plástica pero esa tarde de septiembre la academia estaba cerrada. “Empecé por envidia a mi hermana -cuenta traviesa-. La tarde que intenté empezar con pintura fuimos a recogerla de atletismo y la vi de las primeras corriendo por la pista. Entonces me dio el gusanillo.”

 

En su primer entrenamiento Juan (su entrenador de la escuela de atletismo) la puso a marchar, directamente. “Me acuerdo que pensé que marchar era como andar rápido y que eso cansaba menos.” Asiente con la cabeza mientras se recoge el pelo y vuelve a sonreír.

 

El mundo de Irene

 

Admite que no lleva dieta estricta aunque trata de comer todo tipo de alimentos. Reconoce que su madre es la que la ayuda más en eso. Cuando habla de su familia, Irene enciende el más tierno recuerdo, es dulce pero no pringa como el caramelo, más bien deja en la atmosfera un aire amable, un tinte cálido. Relata que cada vez que llega a meta busca a su hermana Alicia para abrazarse. “Me gusta que mi hermana compita conmigo: entreno y me pico con ella, me gustaría hacer una carrera con ella para que consiga la mínima y vayamos juntas a Colombia”.

 

Reconoce que es “muy sensible” y aunque le salga bien la carrera, alguna lágrima se le escapa al final.

 

Piensa en los “pequeños sacrificios” que tiene que hacer, sobre todo para compatibilizar su vida de estudiante de primero de bachillerato de ciencias sociales con la disciplina de los entrenamientos y las competiciones: “Y llega el sábado y mis amigos salen y yo compito el domingo –explica con un ademán inocente-.” Entrena cinco días a la semana, más de diez horas. Aún así, se muestra tenaz y con el suficiente ímpetu como para llevar bien los estudios y su pasión. “A veces se junta todo, exámenes y carreras, y si no te organizas no puedes sacar las dos cosas”.

 

Su prioridad es la familia, le siguen los estudios y le da el tercer puesto a la marcha. “Mi meta es ir a unos Olímpicos, pero de los de verdad, con los absolutos.” En cuanto a lo académico se debate entre ser maestra de educación física o periodista de deportes. Cuenta que lo que la mueve para seguir esforzándose en la marcha es ver a la gente que conoce: los que ve en cada competición que tiene que sudar. “Pienso: tengo que hacer esta marca para ir a este campeonato para ver a esta persona.”

 

En una de sus canciones favoritas suena: “La mujer de verde se ha vuelto a poner el traje para rescatarme.” Ella prefiere el azul celeste. No rescata pero casi que podría volar. Su marca, récord regional, está en 48 minutos 30 segundos en los 10 kilómetros. Sus ídolos están cerca de ella: Miguel Ángel López, Benjamín Sánchez, Juanma Molina y Amanda Cano. No es casualidad que todos estén en su equipo. Casi que la pista de atletismo es su hogar. La entrevista la realizamos justo ahí, y todos sus compañeros, al verla, sonreían casi tanto como ella en toda la conversación.

Galería de imágenes

Haga clic sobre las miniaturas para verlas ampliadas y navegar por la Galería de Imágenes.

PromoCLR

Deseo recibir noticias en mi correo electrónico:


AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.