Logo
Twiter Facebook Meneame
Jueves, 13 de Junio del 2024
Saturday, 18 December 2021

A oscuras y con frío: así nos tienen las eléctricas

Rate this item
(3 votes)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

Hay una historia que prácticamente todas y todos conocemos: la de Robin Hood, príncipe de los ladrones, que robaba a los ricos para repartir el botín entre los pobres. Un ejemplo de justicia poética y social que, pese a que con casi toda seguridad no sea real, sí ha hecho de bálsamo durante siglos para aplacar la ira y las ansias de revuelta un pueblo aplastado y explotado por los poderosos.

Y he aquí que en pleno siglo XXI el pueblo vuelve a ser literalmente exprimido por quienes mandan en realidad en el país, que no son otros que las grandes empresas eléctricas y los capitales especulativos. Aprovechándose de una regulación del mercado eléctrico absolutamente demencial, que parece hecha ex profeso para permitir el saqueo de la economía nacional por las empresas eléctricas, estas y los fondos buitre no dudan ni un segundo en aprovechar la coyuntura para llenarse no ya los bolsillos, sino los sacos de los que tienen que echar mano para guardar su astronómicos beneficios.

 

Y es que no sé quién ideó el actual sistema de fijación de los precios de la electricidad, pero estoy seguro de que en todas las sedes de las compañías eléctricas y de inversión deben tener, en lugar privilegiado en sus entradas, una estatua bien grande del susodicho. Porque no pudo hacerles mayor favor a estas empresas del que les hizo.

 

Vamos a explicarlo claramente: la producción de electricidad se lleva a cabo de diferentes formas. Todas ellas contribuyen, o más bien deberían contribuir, de forma proporcional al precio final de la electricidad en función de su participación en el mix final y del precio de cada una de ellas. Pero no; el actual sistema de formación del precio prioriza precisamente el más alto de todas las fuentes de producción de energía, que se aplica a todas las demás y es el que finalmente sale a subasta. Porque además de esta forma desquiciada de fijar el precio, después se subasta la producción al mejor postor, lo que aumenta todavía más el costo del kilovatio/hora en una espiral alcista en la que lo único que importa es maximizar el beneficio a costa de lo que sea. Especulación pura y dura, por decirlo de manera breve. En

 

España, por poner un ejemplo, tenemos una capacidad de producción de electricidad que duplica el pico de demanda más alto que se ha registrado jamás. Es decir, no hay una escasez de electricidad que, según las leyes del mercado (neoliberal), provoque un aumento de las tarifas eléctricas, sino más bien todo lo contrario. Es verdad que parte de la electricidad sobrante se exporta a otros países, pero ni aún así existe penuria de energía eléctrica en España. Por lo tanto el descomunal precio de la electricidad se debe a otras causas. Y es aprovechado por las compañías productoras y comercializadoras y por los fondos de inversión que acuden a las subastas para hacer su agosto. Y su septiembre, y su octubre, y todos los demás meses del año.

 

Y no pensemos que el estado no tiene nada que ver en este asunto. Porque una parte importantísima de los precios finales de la electricidad viene dada por los impuestos y tasas fijas que se aplican al precio de comercialización. Resulta más fácil y conveniente gravar la electricidad con desorbitados impuestos que pagan consumidores privados y negocios que hacer pagar dichos impuestos directamente a las grandes fortunas y multinacionales. De hecho el aumento del precio de la electricidad supone también un aumento de la recaudación por el estado, aumento que cubre de sobra las bajadas de impuestos que hace el mismo estado para disminuir, aunque poco, el precio final al consumidor.

 

Especulación criminal: esa es la característica del mercado eléctrico no solo en España, sino en toda la Unión Europea, ya que el sistema de formación de precios que padecemos y sufrimos es común a toda la UE. No hay más que ver que el viernes 17 de enero la electricidad en España alcanzará su récord de precio con 309€ el megavatio/hora, a pesar de que las últimas y copiosas lluvias en la mitad norte del país han llenado los embalses y las centrales hidroeléctricas tengan muchísima materia prima gratuita para producir electricidad, aunque después nos la cobren al mismo precio que la producida con gas natural; práctica que por cierto llevan a cabo de forma constante. Y también aunque los vientos fuertes y constantes hayan multiplicado la producción eléctrica de las centrales eólicas.

 

Consecuencias: millones de familias sin calefacción en medio de un crudo invierno; millones de familias que tienen igualmente que elegir entre comer o pagar la factura de la electricidad. Millones de familias que incluso no pueden cocinar sus alimentos porque se ven imposibilitadas de pagar los precios increíbles que alcanza, día tras día, la energía eléctrica. Por no hablar de las empresas que cierran porque ya no pueden hacer frente a la factura de la luz. Y de los cientos de miles de personas que pierden su empleo por ello. Y de la pérdida de competitividad de las empresas españolas. Y del empobrecimiento, en suma, de casi todo el país. Salvo de unos cuantos, claro.

 

En fin, que si Robin Hood existiera hoy seguro que robaría sus beneficios a las eléctricas y a los fondos buitre y los repartiría entre la gente humilde. O mejor aún: produciría electricidad abundante, ecológica y barata y la distribuiría a un precio razonable entre el pueblo y las empresas productivas. Que así sea…

AGENDA CULTURAL

FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

© Cieza en la Red · Diseño: Airearte